miércoles, 26 de mayo de 2010
por Van Walton                                                                          Directora del                                                                                      Ministerio latino Proverbios 31,                                                    Ministerio para la mujer

Versículo clave

1 Pedro 5:8, “Estén siempre atentos y listos para lo que venga, pues su enemigo el diablo anda buscando a quien destruir, como si fuera un león rugiente.” (BLS)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo.

martes, el 25 de mayo

Lectura:
Judy me invitó a disfrutar con ella un café con desayuno una mañana. Puso nuestros panes y fruta con el café en el balcón y, mientras esperaba que yo llegara, ella tomó el tiempo para arreglar su casa. En ese momento yo llegué y entré la casa cuando la escuché gritar. Me dije a mí misma, “¿Qué estará pasando?”  En mi mente pensé que probablemente era una cucaracha que la había asustado. Pero no, mientras gritaba, corría desesperada de un lado a otro, nada más y nada menos que tratando de espantar a un cuervo que merodeaba el lugar y su objetivo era el desayuno que se supone disfrutaríamos las dos esa mañana.


Nos fuimos al balcón para presenciar la escena del crimen. Seguramente, un pan nuestro estaba perdido. ¿Cómo había pasado esto?  Judy me dijo que había notado que el cuervo volaba cerca del barandal, pero no prestó mucha atención ya que nunca imaginó que un pájaro de semejante tamaño podría descansar en su balcón. Entonces así de rápido, como lo vio posarse en la baranda del balcón, lo observó volar y descender en picada sobre la mesa con nuestro desayuno. Ella gritaba y corría alrededor de la puerta. Le pregunté por que no había golpeado sobre las ventanas para asustarlo. Ella me lanzó una mirada feroz.


Estábamos enfadadas de que nuestra deliciosa comida terminara así. Con no muy buen gusto removimos todo. Mirábamos fijamente y atónitas el pájaro negro y mutuamente suspiramos. ¿Cómo pudo llegar hasta aquí? Nos sentamos derrotadas por lo que había pasado con nuestra comida y nunca vimos otro pájaro por las dos horas que duró mi visita.



¿Te ha dado cuenta alguna vez, de que alguien te ha robado algo precioso? Eso si me ha pasado a mi. De repente, yo me di cuenta que mi gozo por la vida se había perdido. ¿Cómo pudo pasar esto? Me di cuenta que mi pasión por la palabra de Dios empezaba a escabullirse. No lo pude encontrar cuando lo necesitaba.  Mi decisión por servir a Dios y animar a mis amigas se estaba perdiendo. ¿Dónde podía ir para re-descubrir mi regalo de animar y servir?  Mi amor por la iglesia tenía tiempo disminuyendo.  ¿Era esto un robo? Algunas veces daba la espalda a quien me necesitara. ¿En dónde estaba mi compasión? Sentía que se me estaba robando la vida.



Efesios 6:18 nos anima,  “oren a Dios, háganlo dirigidos por el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. Oren siempre, pidiendo por todos los que forman parte del pueblo de Dios.” Yo sé que cuando no estoy regularmente en comunión con mi Padre celestial mi gozo disminuye. Cuando sigo los conceptos del mundo estoy pérdida. Rápidamente estoy consumida por cosas que me estresan. Si ignoro la palabra de Dios, otras cosas caen por sima de mi Biblia. Se cubre por cosas desordenadas, y descuido lo que realmente tiene valor. Si vuelvo mi atención a cosas insignificantes, permito que la tentación del mundo me llegue y capte mi afección. El hecho es que tenemos un enemigo. No es un cuervo negro, pero está andando buscando a quien destruir, rondando alrededor para hurtar los beneficios que como hijos de Dios tenemos. “Manténganse en estado de alerta…oren siempre.”  No hay nada más grande que guardar que nuestra alma.





En broma, le pregunté a Judy, “¿Por qué no golpeó la ventana para asustar a ese pájaro negro ladrón?”  La realidad es que ella se movió demasiado lejos de su premio, nuestro desayuno, para poder protegerlo. Como cristianos debemos proteger nuestra relación con Jesús. Valores como el gozo, comunión, pasión, el amor están con nosotros mientras que caminamos cerca del Señor. Fuera de Él, nuestras vidas pueden ser robadas de significado y propósito. Nos quedamos con nada, manos vacías.   Manténganse cerca, vigilando su camino con Cristo.  Tú nunca querrás perder las bendiciones que son para ti porque diste vuelta atrás y enfocaste en las cosas de éste mundo.

Mi oración para hoy:
Jesús, algunas veces me distraigo y te doy la vuelta. Me has dado un significado y propósito a mi vida. ¡Quiero mantener mis ojos fijos en ti para siempre! En el Nombre de Jesús, Amen

miércoles, el 26 de mayo

Recursos Relacionados:



Pasos para la aplicación:                                                                                                                    Examine tu corazón de sentimientos vacíos, carencia de propósito y significado en la vida. Escríbalo en un diario.

Puede ser que tú estas muy ocupada para saber que está perdida en su vida. Tome tiempo para estar con Dios. Pídale que te revele las áreas de su vida en la que ha robado el gozo.



Tome algún tiempo para re-enfocar tu identidad que esta pérdida y sostenga su camino con el Señor.



Comience de nuevo contándole a Jesús que  has errado en pasar tiempo con Él.  Encomiende sus oraciones diarias y estudie la Biblia usando un diario para recordar y valor su búsqueda.

jueves, el 27 de mayo

Puntos para reflexionar:
 ¿Estoy convencida de que lo que he perdido en mi vida es mi amistad con Jesús?

¿Deseo buscar una relación profunda con Él?

¿Quiero gastar el tiempo necesario para buscar lo que he perdido (talvez nunca lo tuve) para quedarme satisfecha con Él, y solo Él?

viernes, el 28 de mayo


Versículos que te darán fuerza:
Jeremías 29:13,  Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón”. (NVI)

1 Timoteo 6:20ª,  “Miró entonces a los que estaban allí y les dijo: "¡No vivan siempre deseando tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz". (LBLA)   

Filipenses 4:6, ” No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. (BLS)




Natasha Curtis


martes, 18 de mayo de 2010
por Tracie Miles                                                                                                Miembro del equipo                                                                                                                                                                    de conferencistas de                                                                                        Proverbios 31,                                                                                                 Ministerios para la mujer


Versículo clave:

Génesis 25:26, "Cuando nacieron los mellizos, Isaac tenía sesenta años." (NVI)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo

martes, el 18 de mayo

Lectura:
¿Alguna vez te has cansado de esperar a que Dios responda a tus oraciones? Hace poco, comencé a sentirme algo descontenta con la espera, y también un tanto cansada.

Cansada de repetir la misma oración día tras día, mes tras mes, año tras año. Cansada de contarle a Dios los mismos viejos problemas que aún existían. Cansada de oírme a mi misma orar por los mismos viejos problemas, lo que me lleva a cuestionarme si Dios está tan cansado de oír mis plegarias como yo de elevarlas.

Por lo tanto, agaché la cabeza y admití ante Dios que simplemente estaba cansada de esperar.

En un profundo estado de cansancio emocional, me entregué a las crujientes y blancas páginas de la Biblia. Tenía la esperanza de que Dios me iluminara con unos versículos que sobresalieran del libro y penetraran directamente a mi corazón.
Comencé a leer acerca de cuando Rebeca, la esposa de Isaac dio a luz a mellizos. Una oración en particular me llamó la atención y retrocedí para leerla varias veces más. Mi corazón se estremeció al darme cuenta de que Dios estaba utilizando esta pequeña oración para inspirar esperanza en mi espíritu. Utilizó su resaltador espiritual tal como yo quería.

En Génesis 25:26 nos enteramos de que Isaac tenía sesenta años cuando nacieron sus mellizos; un simple dato factual de la Biblia, pero que sin embargo tuvo un profundo sentido para mí en este día en particular. Ya ves, Isaac había tenido paciencia a la espera de que el Señor le diera la esposa perfecta; tenía cuarenta años cuando se casó con Rebeca. ¡Si haces los cálculos te darás cuenta de que Isaac esperó 20 años para que Rebeca le diera hijos! Podría haberse buscado una concubina que le diera un hijo varón. Pero él era un hombre de gran paciencia que prefirió esperar a Dios. A la larga, su paciente fe se vio recompensada.

Isaac nunca perdió las esperanzas de que su Señor convirtiera lo imposible en posible. Había aprendido que el Señor proveería. Por lo tanto continuó repitiendo la misma oración desesperada para que Dios le diera un hijo, día tras día, mes tras mes, año tras año. De hecho en Génesis 25:21 nos enteramos de que "Isaac imploró al Señor", lo que significa que oró encarecida e intensamente acerca de su problema. El no le pidió un hijo al Señor a medias sino que ¡se lo imploró! Le suplicó. Le entregó todo su corazón a la causa.

Puedo imaginarme a Isaac implorándole a Dios durante esos 20 años, con brazos extendidos y mejillas manchadas con lágrimas--su rostro postrado contra la tierra sucia y caliente, suplicándole a Dios que respondiera a su oración.

Sin duda Isaac estaba cansado de esperar, pero nunca dejó de orar para que sus sueños se convirtieran en realidad. Y, en el momento más perfectamente oportuno, se dio.

Si estás cansada de esperar, es posible que le estés implorándole a Dios como lo hizo Isaac. Puede que lleve veinte años para que Dios responda a nuestras plegarias, o puede que solo lleve veinte minutos. Pero hoy, hallemos consuelo al recordar la paciente fe de Isaac y tengamos la esperanza de creer que Dios no está cansado de escuchar nuestros ruegos, sino que simplemente está esperando el momento oportuno para responder.

Mi oración para hoy:

Amado Señor, por favor ayúdame a tener paciencia y fe mientras espero tu respuesta. Ayúdame a vivir con ansiosa expectativa a la espera del día en el que Tu respuesta a mis plegarias se convierta en realidad. En el nombre de Jesús, Amén.

miércoles, el 19 de mayo

Recursos Relacionados:

¿Conoces a Jesús?

Más recursos


Pasos para la aplicación:

Ten en cuenta plegarias que no te han sido respondidas pero por las cuales no has orado recientemente. Pídele a Dios que te renueve las esperanzas en lo que respecta a esos deseos y espera con fe Su momento oportuno.


jueves, el 20 de mayo

Puntos para reflexionar:

¿He dejado de orar por algo simplemente porque me he cansado de esperar a que Dios responda?


viernes, el 21 mayo
Versículos que te darán fuerza:

Salmo 27:14 "Espera al SEÑOR; esfuérzate y aliéntese tu corazón. Sí, espera al SEÑOR" (LBLA)

Isaías 40:31,"pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán." (LBLA)

© 2010 por Tracie Miles. Todos los derechos están reservados.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora

Judith Hernández
Ana Stine

Natasha Curtis
miércoles, 12 de mayo de 2010
por Susanne Scheppmann                                                                               Miembro del Equipo de conferencistas                                                                  de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

Juan 1:16, “Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia."(LBLA)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo

martes, el 11 de mayo

Lectura:

El sudor cubría mi frente como gotas de rocío mientras yo me obligaba a terminar la última ronda de ejercicios de esa mañana. Halé las agarraderas esperando escuchar el “silbido” cuando divisé un tatuaje en la pierna de la mujer que se encontraba frente a mí. Forcé la vista para ver qué significaba exactamente el tatuaje. Pero como ella estaba trotando, yo no podía descifrar el significado de la obra de arte. Las manchas azules chorreadas de rojo parecían un mapa. Pensé: “¡Qué trabajo más malo! Espero que le hayan devuelto el dinero.”

Ella finalizó el circuito al mismo tiempo que yo. Llegó primero al colchón para estirarse y comenzó a extender sus piernas. El mapa lleno de manchas estaba a unos pocos centímetros de mi cara.

“Ay,” pensé, “no es un tatuaje, son várices”.

Mis ojos estaban fijos en su pierna é inmediatamente perdí el interés en hacer el estiramiento. Ahora solo quería llegar a casa para examinar mis propias piernas. Antes de quitarme el pantalón de hacer ejercicios ya sabía que mis piernas no eran perfectas. Mi corazón dio un vuelco ante la decepción. Me di cuenta de que mis venas también podían pasar por “una obra de arte”. Las estudié detenidamente por varios minutos.

Seguidamente comencé a reír. Mis piernas también eran un mapa. Mostraban las curvas y vueltas de mi vida. La gran línea púrpura que recorría la parte interna de mi muslo es un recuerdo de mi primer embarazo. Las otras líneas rojas pequeñas aparecieron en mi vida cuando cruzaba las piernas en la silla del trabajo de recepción que tuve por años. La línea que sobresale en la izquierda recuerda el nacimiento de mi segundo hijo. Varias marcas como tejidas al croché se abrieron paso luego de años de meterme en pantalones vaqueros apretados.

Estos tatuajes cuentan una historia. La historia de una vida realizada, mi vida. No son tan feos, son sagradas. Las bendiciones de Dios se ilustraban en mis piernas. Yo podía lucir estas obras de arte con orgullo. Esta obra de arte maestra mostraba la evidencia de la fidelidad de Dios obrando a lo largo de mi vida. Yo lo considero “¡mi tatuaje sagrado!”.

Amado Padre, ayúdame a recordar las muchas bendiciones que me has dado en Ia vida. Déjame lucir mis tatuajes sagrados con orgullo y agradecimiento.


miércoles, el 12 de mayo

Recursos Relacionados:

Quienes somos

Más recursos

Pasos para la aplicación:

Mírese hoy detenidamente en su espejo. ¿Ve “tatuajes sagrados”? ¿Divisa líneas por reírse tontamente? ¿Tal vez los muslos pesados declaran la abundancia de Dios? ¿Las manchas de la piel revelan toda una vida llena de recuerdos? En una tarjeta de cartulina haga una lista de los “tatuajes sagrados” de su vida y colóquela en su espejo para que diariamente le recuerden las bendiciones de Dios.


jueves, el 13 de mayo

Puntos para reflexionar:

¿Cómo veo las “imperfecciones” que tengo?

¿Qué evidencias veo de las bendiciones de Dios en mi vida?

Cuando estoy con mis amigas, ¿me quejo de mis “tatuajes sagrados”?

¿Le doy gracias a Dios por sus bendiciones?


viernes, el 14 de mayo

Versículos que te darán fuerza:

Génesis 49:25-26: “¡Gracias al Dios de tu padre, que te ayuda! ¡Gracias al Todopoderoso, que te bendice! ¡Con bendiciones de lo alto! ¡Con bendiciones del abismo! ¡Con bendiciones de los pechos y del seno materno! Son mejores las bendiciones de tu padre que las de los montes de antaño, que la abundancia de las colinas eternas. ¡Que descansen estas bendiciones sobre la cabeza de José,
sobre la frente del escogido entre sus hermanos!” (NIV)

Efesios 1:3: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo…” (LBLA)

Proverbios 31:30: “Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al SEÑOR es digna de alabanza.” (NVI)

1 Pedro 3:3-4: “No piensen ustedes que los peinados exagerados, las joyas de oro y los vestidos lujosos las hacen más bellas. Su belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en su corazón. Así que sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios.” (BLS)

© 2010 de Susanne Scheppmann. Todos los derechos están reservados.

Proverbios 31 Ministerios para la mujer
616-G, Matthews-Mint Hill Road
Matthews, NC 28105                                                                            http://www.proverbs31.org/


Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora

Judith Hernández 
Ana Stine

Natasha Curtis
martes, 4 de mayo de 2010
por Ana Stine
graduada de She Speaks
Ella habla - conferencia de
Proverbios 31 para las llamadas de
Dios a ser conferencistas y escritoras

Versiculo clave:

Gálatas 6:2,“Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo”. (NVI)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo


martes, el 4 de mayo

Lectura:

Tengo un secreto.

Es algo con lo que he batallado durante mucho tiempo y algo de lo cual yo me avergonzaba. ¿Quién podría entender por lo yo que estaba pasando?

Un día me sentí tan desesperada que decidí compartir mi secreto con Susan, una amiga en mi estudio bíblico. Mis palabras y lágrimas brotaron con tanta fuerza que no pude contenerlas.

Le conté que desde mi adolescencia yo sufría de una fatiga extrema, que había días en que sentía que no podía cuidar de mis hijos o de mi hogar, y que había veces en que mis brazos y piernas me dolían tanto que me costaba trabajo levantarme de la cama.

Le conté que me sentía culpable y avergonzada, que pensaba que era una mala madre y esposa – sin paciencia y sin energía, que pensaba que era una mala cristiana porque si no podía cuidar de mi hogar, ¡cuanto menos poder compartir el amor de Cristo con otras personas!

Cuando al fin mis lamentos y lágrimas cesaron, temí levantar el rostro. ¿Qué pensaría Susan de mí? Seguramente que era una holgazana y una cobarde.

Pero cuando al fin me animé a darle la cara, hallé una mirada llena de compasión. “¡O, Ana!” me dijo. “Yo sé exactamente como te sientes. Yo también he batallado con este problema por muchísimos años.”

Susan me abrazó tiernamente y luego oró por mí. Después me animó a hablar con mi doctor sobre mis síntomas. Después de varios años y muchos análisis, mi doctor logró finalmente averiguar cual era mi problema. El dolor de músculos y fatiga crónica que siento se deben al virus Epstein Barr. Si no fuera por Susan, yo probablemente nunca hubiera obtenido la ayuda que necesitaba.
Con el tiempo he aprendido a controlar mis síntomas con dieta y ejercicio, pero todavía tengo días en que me siento muy mal – días en los cuales temo caer en la depresión y me pregunto, “¿Volveré algún día a sentirme bien?”

Pero gracias a amigas como Susan, sé que estaré bien.

El Apóstol Pablo animó a los creyentes a ayudarse los “unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplir la ley de Cristo.” (Gálatas 6:2, NVI) Durante mis dificultades, físicas y emocionales, mis hermanas de la iglesia me han demostrado lo que este versículo significa. Y aunque aún batallo con cansancio, dolor y depresión, sé que ya no tengo que enfrentar mis problemas yo sola.
Ahora tú conoces mi secreto – pero yo ya no me avergüenzo.

Mi oración para hoy:

Amado Señor: Te doy gracias por proveer ánimo y apoyo por medio de mis hermanas en Cristo. Gracias por ser mi ayuda en momentos de dificultad. Gracias por darme esperanza en tu Hijo, Jesucristo. En Su Nombre oro hoy. Amén.

miercoles, el 5 de mayo

Recursos Relacionados:

Quienes somos

Más recursos


Pasos para la aplicación:

¿Hay algo en tu vida con lo que batallas y de lo que te avergüenzas? Quizás es una condición de salud, un problema económico o un área de pecado.

Te animo a que busques amistades cristianas con quienes puedas compartir tus problemas y quienes te apoyen con sus oraciones y su cariño.

¡No te desanimes! Dios no se ha olvidado de ti y desea ayudarte por medio de otras personas.


jueves, el 6 de mayo

Puntos para reflexionar:

El diseño de Dios es que compartamos con nuestras hermanas en la fe nuestras alegrías y que nos apoyemos las unas a los otras durante nuestros problemas.

Quizás como yo, tu estás pasando por dificultades y te sientes sola.

¿Estás dispuesta a buscar ayuda?

Y cuando la encuentres, ¿estarás dispuesta a poner tu orgullo a un lado y a aceptar la ayuda que otros te ofrezcan?

¡Piénsalo!

viernes, el 7 de maho


Versículos que te darán fuerza:

2 Timoteo 1:12, “Por ese motivo padezco estos sufrimientos. Pero no me avergüenzo, porque sé en quién he creído, y estoy seguro de que tiene poder para guardar hasta aquel día lo que le he confiado”. (NVI)

Santiago 5:16, “Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz”. (NVI)


© 2010 por Ana Stine. Todos los derechos están reservados

Proverbs 31 Ministries

616-G, Matthews-Mint Hill Road

Matthews, NC 28105

www.proverbs31.org
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog