lunes, 29 de agosto de 2011
Wendy Pope
Miembro del Equipo de conferencistas
de Proverbios 31, Ministerios para la mujer


"Él, en cambio, conoce mis caminos; si me pusiera a prueba, saldría yo puro como el oro…Job 23:10 (NVI)

Lectura:

Más que cualquier otra cosa una madre debe desarrollar la habilidad de mirar a su hijo.

Mi hijo de solo cuatro años de edad, quería por todos los medios caminar solo desde el estacionamiento hasta la escuela, recorrer completamente esta distancia sin que yo lo acompañara. Pero el espíritu independiente de mi hijo, el tráfico continuó del estacionamiento de la escuela y yo, no nos llevábamos muy bien. Mi hijito no podía entender por qué yo tenía que caminar con él. Yo no quería quebrantar su autoestima.  Además debía asegurarme de que llegara salvo.  Así que me dedique a crear un plan que lo hiciera pensar que  estaba caminando solo.

Tan pronto llegáramos al estacionamiento se desabrocharía su cinturón de seguridad, se colocaría su mochila y bajaría del carro a esperarme. Juntos miraríamos si venían carros o no, y esperaríamos  el momento oportuno para que pasara la calle hasta la escuela con seguridad. Yo vigilaría, por un momento parada en el carro, cómo pasaba la calle a una señal mía, no le quitaría los ojos de encima hasta que pasara. Así lo hicimos y fue maravilloso ver como crecía su confianza mientras hacíamos esto cada mañana. Yo estaba lista para protegerlo sin que  se diera cuenta.

Hoy en mi estudio Bíblico descubrí algunos versículos relacionados con esto y mi corazón se estrujó contra mi pecho mientras los leía.  Sabía que Dios había preparado esto para mí.  En los momentos de confusión y debilidad, Él sabía qué camino estaba  escogiendo. Él estuvo allí todo el tiempo para protegerme, sin que yo lo supiera. Así yo también protegí a mi hijo incluso cuando él no lo sabía. 

Le di las gracias por ser omnipotente, lo alabé por su provisión.

En las circunstancias por las que estés pasando hoy, en los eventos que estés viviendo, consuélate en saber esto: Él sabe el camino que tomas. Descansa en esta promesa: "Él, en cambio, conoce mis caminos; si me pusiera a prueba, saldría yo puro como el oro." (Job 23:10) Confía en sus palabras como en tu pan diario. "No me he apartado de los mandamientos de sus labios;  en lo más profundo de mi ser he atesorado las palabras de su boca." (Job 23:12)

Señor, gracias por ser El Roi, el Dios que ve. Esto me trae consuelo y conocimiento de que tú sabes y preparas el camino para que yo ande. En el nombre de Jesús, amén.

Pasos para la aplicación:

Siéntate y calladamente reflexiona en que Dios te protege como El Roi. Lleva un diario de lo que Dios te revele. Canta una canción para alabarlo por su provisión.

Recursos relacionados:

Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!


Nuestra página principal         
   
 Más recursos                  
                                                                                                                                                              Puntos para reflexionar:

¿Cómo sé que Dios me enseña?

¿Cómo  doy gracias a Dios por su provisión?

¿Comparto con algunas personas lo que Dios ha hecho por mí?



Versículos que te darán fuerza:

Salmos 121:3." No permitirá que tu pie resbale;  jamás duerme el que te cuida. (NVI)

Salmos 121:5, "El Señor es quien te cuida,  el Señor es tu sombra protectora…" (NVI)

Salmos 121:8, "El Señor  te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre. " (NVI)


© 2011  de Wendy Pope. Todos los derechos están reservados.  

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Natasha Curtis
Veronica Young

lunes, 22 de agosto de 2011
Amy Carroll                                                                                                                                          
Miembro del Equipo de conferencistas                                                                                                de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

Salmos 25:16,  “Vuelve a mí tu rostro y tenme compasión, pues me encuentro solo y afligido.”                                       (NVI)

Lectura:

Sola. Es una palabra que nunca pensé que usaría para describirme a mí misma, pero es así exactamente como me sentía.

Durante muchos años, después de una mudanza que me costó mucho hacer, me sentí sola.
Siempre había tenido buenas amigas, y la ausencia de una amistad íntima me estaba lastimando el corazón. Añoraba tener a alguien con quien pudiera encontrarme espontáneamente para ir a tomar in café, o alguien con quien intercambiar mis muchas palabras diarias en una conversación telefónica. Anhelaba contar con una mujer que me escuchara y a la vez que compartiera conmigo sus historias.

Con el tiempo, aprendí mucho acerca de cómo restablecer las amistades, y la mayoría de los días me siento conectada y satisfecha. Sin embargo, hace poco leí un artículo publicado por el periódico USA Today que incluía información de un estudio fascinante pero triste. Este estudio, publicado por la American Sociological Review, citaba estadísticas que demostraban que la mitad de los estadounidenses solo cuentan con dos buenos amigos. Aún más desgarrador es que uno de cada cuatro estadounidenses dice que no tiene ningún buen amigo.

Ni siquiera uno. Eso demuestra que hay muchísimas almas solas y corazones que duelen.
Entonces, ¿cómo podemos solucionar esta epidemia?

Si te sientes sola…

Este es el consejo que me di a mí misma miles de veces en los días de soledad porque estos consejos son verdaderos. Cuando no tienes una amiga, SÉ para otras mujeres la amiga que a ti te gustaría tener.
Había cosas que me repetía una y otra vez durante los momentos difíciles. “Amy,” me decía a mí misma…
• “¿Te gustaría contar con una amiga que se tomara el tiempo de mostrarte que le importas levantando el teléfono y llamándote para preguntarte cómo fue tu día? Entonces levanta el teléfono, llama a alguien y pregúntale cómo fue su día.”

• “¿Te gustaría contar con una amiga de confianza a quien puedas confiarle tus cosas? Entonces sé una persona de confianza.”

• “¿Te gustaría contar con una amiga que te preguntara si quieres ir de compras (o a ver una película, o a dar un paseo...) sin pensarlo dos veces? Entonces pídele a alguien que te acompañe cuando haces esas cosas.”
A veces es más fácil quedarse aislada que tratar de alcanzar a otra persona, especialmente si te han herido muchas veces. Yo lo sé bien. Pero quiero animarte a que alcances a otra mujer, que demuestres amor e interés por el prójimo.

Dios me enseño tanto durante la soledad. Aprendí a depender más de Él. Aprendí a apreciar más la amistad de mi familia. Puse más atención en algunas cosas de mí que no eran tan buenas y puse mucho empeño en cambiarlas.

Durante tiempos de soledad, haz un esfuerzo mayor por conectarte con Dios y el prójimo. Hay tanto que aprender en estos momentos.

Si no te sientes sola…

Recuerda que hoy en día hay muchos que se sienten muy solos. Recuerda que una de cada cuatro mujeres diría que no tiene ni una sola amiga íntima. Piénsalo en términos de tu vecindario. Si hay 40 mujeres que viven cerca de ti, hay 10 que creen que no tienen ni una sola amiga en este mundo. ¿Podría ser que Dios te esté llamando a ser esa amiga?

Busca formas de abrir tu círculo de amistades para incluir a nuevas personas. Presta atención a esa nueva mujer en tu iglesia que se sienta sola, la mujer en el trabajo que almuerza sola, o la vecina que parece que nunca la invitan. Hoy debes alcanzar a una nueva persona, y formar parte de la iniciativa de que hoy haya una vida que deje de sentirse sola.

Amado Señor, tú eres el amigo que es más cercano que un hermano. En este momento de soledad y aparente falta de amistades, muéstrame lo valiosa que puede ser una amistad contigo. Enséñame todo lo que necesito aprender durante esta etapa de mi vida. ¿Puedes también prepararme una amiga y prepararme a mí para ser una amiga valiosa y de confianza para otra? En el nombre de Jesús, Amén.

Recursos relacionados:

Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

 

Visita Aventuras de fe para examinar cómo podrías levantarte a ser mujer digna, caminando con confianza y autoridad.

 
Pasos para la aplicación:
Si te sientes sola, toma la iniciativa de rodearte de gente con quienes tengas cosas en común. Inscríbete en una clase, club de lectura o grupo para mujeres de tu iglesia.

Si tienes un círculo cerrado de amigas, planea un encuentro que incluya amigas nuevas y viejas. (¿Recuerdas la vieja canción de las exploradoras? “Haz nuevas amigas pero conserva las viejas amigas. ¡Una es de plata pero la otra es de oro!”)

Puntos para reflexionar:

¿Es Dios realmente mi mejor amigo?    
   
¿Le he permitido que Él sea suficiente para mí? 

¿Qué me puede enseñar Él durante mi soledad acerca de la amistad?

¿Cuándo fue la última vez que incluí una nueva persona en mi círculo de amigos?

Versículos que te darán fuerza:

Proverbios 17:17, “En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano.” (NVI)
Eclesiastés 4:10, “Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!”. (NVI)
© 2011 de Amy Carroll. Todos los derechos están reservados.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora 
Natasha Curtis                                                                                                                                Waleska Nickerson                                                                                                                   Veronica Young
lunes, 15 de agosto de 2011
Glynnis Whitwer
Miembro del Equipo de conferencistas
de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

Efesios 3:20-21, "Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros  ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén." (NVI)


Lectura:

Como una voluntaria del ministerio de niños en mi iglesia, noté un comportamiento similar en los hijos de los pastores y los empleados, caminaban con autoridad y confianza por todos lugares en la iglesia. Tenían bien claro en sus mentes que, si su papá era el dueño del lugar en donde estaban, entonces ellos podían ir de un lugar a otro sin que nadie se los impidiera.

Yo entendía bien esta mentalidad ya que cuando era adolescente, mi mamá trabajaba como directora de la oficina en nuestra iglesia pequeña.  Recuerdo, aunque era una jovencita, que me sentía orgullosa del papel que desempeñaba mi mamá como directora. Me daba un sentido de confianza y autoridad. Un niño pequeño adquiere confianza cuando se identifica con sus padres.

Hoy, tú y yo, hijas del Dueño y el Rey del universo, podemos caminar a través de este mundo con confianza, porque nuestra identidad está en el Padre Celestial.

Como hijas del máximo Rey tenemos el privilegio de acceder al trono de nuestro Padre con nuestras peticiones en oración. Sin embargo, por alguna razón, no utilizamos este recurso maravilloso.

De hecho, actuamos como huérfanas, con miedo de pedir mucho y ser codiciosas. Pero la verdad es que tenemos un padre quien “está dispuesto hacer mucho más allá de lo que te puedas imaginar”  (Efesios 3:20 NVI). Jesús nos dice en  Mateo 8:11: “Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!” (NVI)

 Necesitamos pensar como reinas y enseñarles a nuestros hijos que piensen como reyes, siempre caminando  en confianza y pensando con autoridad. En realidad yo agregaría que requerimos pensar como las hijas del  Rey. Es necesario estar convencidas de que Dios está dispuesto a hacer cualquier cosa por nosotras. 

Precisamos caminar con confianza y pedir sabiendo que nuestra identidad está fundada en ser amadas por un Padre espiritual generoso quien nos escogió  para darnos cosas buenas y regalos maravillosos.


Padre celestial, gracias por escogerme a mí y adoptarme dentro de tu familia. Tu amor es arrollador. Dame un corazón audaz y confiado, que viene de conocer mi identidad y ser amada por ti. En el nombre de Jesús, Amén.


Pasos para la aplicación:
 
Reflexiona si tu identidad y confianza están fundadas en tus propias habilidades o en tu relación personal con Dios.

Identifica aquellas esferas de tu vida en las que confías más en tus propias fuerzas.

Decide entregar por completo esas esferas y necesidades ante nuestro Padre Celestial.

                                                                                                                                                     Recursos relacionados:

Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!



Visita Aventuras de fe para examinar cómo podrías levantarte a ser mujer digna, caminando con confianza y autoridad.


 Puntos para reflexionar:

Recuerda los tiempos en que Dios fue abundante contigo.

¿Qué es lo que más le pides comúnmente a Dios en tus oraciones?

Si pudieras hacer una pregunta a Dios sobre cualquier cosa, ¿cuál sería?

¿Crees que Dios responde todas las oraciones con un “sí”?
 
¿Crees que hay alguna cosa que esté estorbando tus oraciones?
 
Versículos que te darán fuerza:

Salmo 89:1,  "Oh Señor, por siempre cantaré la grandeza de tu amor; por todas las generaciones proclamará mi boca tu fidelidad." (NVI).                       


Mateo 7:7-8, "Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!” (NVI)

2 Corintios 8:9, "Ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por causa de ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegarán a ser ricos." (NVI)


© 2011  de Glynnis Whitwer. Todos los derechos están reservados. 


Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora 
Natasha Curtis
Veronica Young
lunes, 8 de agosto de 2011
Lysa TerKeurst                                                                                                                              Presidente de Proverbios 31, Ministerios para la mujer


"La boca del hombre recto pronuncia sabiduría, y su lengua habla de lo que es justo. La ley de Dios está en su corazón; sus pies no resbalar." Salmo 37:30-31 (NVI)

Lectura:

Creo que he descubierto uno de los mayores trucos que Satanás usa con nosotras para que entremos en tentación. 

"No es justo". No es justo que a otros parezca permitírseles tener esto, tener aquello, actuar de esta manera. 

No es justo que Dios no nos permita comer del fruto prohibido…un pequeño bocado no es malo, ¿cierto?

No es justo que no pueda comprar esa cartera nueva que deseo tanto…una pequeña deuda no es tan mala, ¿cierto?

No es justo que tenga este cuerpo, y cuidar todo lo que ingiere, mientras que mi vecina puede comer todo lo que quiere y se mantiene en la talla 4… un pedazo del pastel de queso no sería tan malo, ¿cierto? 

No es justo que no podemos tener sexo antes de casarnos cuando estamos tan enamorados…experimentar una vez no es tan malo, ¿cierto?
Nuestro cuerpo carnal se cree la mentira de Satanás de que no es justo que se nos retengan ciertas cosas. Así que tomamos un bocado del fruto prohibido y permitimos que Satanás escriba “vergüenza” en nuestro corazón. Una vez hayas probado del fruto prohibido, lo anhelarás mucho más de lo que lo anhelaste antes, y así darás más y más poder a la tentación. Y con poder suficiente, la tentación empieza a consumir nuestros pensamientos, redirigir nuestras acciones y exige nuestra adoración. La tentación no acepta muy bien el tener hambre. 

No sé lo que hoy te esté tentando; pero conozco personalmente este círculo vicioso y estoy aquí para darte la esperanza de que sí es posible superarlo. El solo escribir esa frase me da escalofríos. Hace solo un par de meses me preguntaba si alguna vez esto sería cierto para mí. 

Yo he estado en un plan de dieta muy estricto desde abril. Parte de ese plan es nada de azúcar en mi dieta. No suena tan malo hasta que te das cuenta de que hay azúcar en casi todo lo que nos gusta comer. Pan, pasta, papas, arroz y sin mencionar todas las cosas deliciosas de las panaderías. 

De seguro ha sido desafiante algunas veces; pero hace poco mientras estaba de vacaciones y veía a otros gozar de una gran cantidad de golosinas, empecé a tener lástima de mí misma y esas palabras se deslizaron en mi mente: "No es justo". En ese instante, me retorcí en mi silla y pensé, "sólo un pequeño bocado… tal vez dos… me he portado tan bien… estoy de vacaciones… y todo el mundo está disfrutando... 

¡AY, AY, QUÉ ESTÁS HACIENDO, LYSA! 

En ese momento de tentación extrema, me di cuenta de que tener lástima era un indicio de que estaba confiando en mi fuerza… una fuerza que me ha fallado antes y me fallaría otra vez. Tuve que aferrarme a la fuerza de Dios y la única manera de hacerlo fue invitar su poder a mi situación. 

Mentalmente le entregué mi situación a Dios, recitando verdades que había depositado en mi corazón. "Yo soy más que vencedora. No me dejes caer en la tentación, sino LÍBRAME del maligno. La ley de Dios está en su corazón; sus pies no resbalarán." 

Pronto, era hora de levantarme de la mesa y regresar a mi habitación. Y nunca me había sentido tan poderosa. Si hubiera dicho, “sí” en la primera noche de nuestras vacaciones, habría hecho muchas más concesiones en otras comidas. Una concesión tras otra equivale al fracaso. En cambio, resistir la tentación permitió que promesa tras promesa se edificaran en mi corazón, y eso es igual a poder del Espíritu Santo. 

Como dije antes, no sé con lo que pudieras estar luchando hoy, pero te puedo asegurar que Dios es justo y recto. Hay una razón por la cual debemos enfrentar esto. La lucha puede ser dolorosa en el momento, pero realiza algo magnífico dentro de nosotros. Santiago 1 nos promete: “Considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada.”

Oh, querida hermana, ese es el grito de mi alma. Mis papilas gustativas mienten, mientras hacen reclamos vacíos para satisfacerme. Sólo perseverando con Dios me hará sentir realmente satisfecha, completa, sin que me falte nada. Sigue adelante, hermana. Sigue adelante.

Amado Señor, Ayúdame a ver mi sacrificio a la luz de tu verdad. La verdad es que este sacrificio es una parte necesaria de mí búsqueda de ti, el único y verdadero cumplimiento y satisfacción de mi cuerpo, mente y alma. Dame fuerzas, Señor. Recuérdame depender solo de tu verdad y tu Espíritu para que me den fuerzas a cada momento. En el nombre de Jesús, Amén. 

Pasos para la aplicación:

Escribe en tarjetas algunos de los versículos que Lysa ofrece aquí  y llévalas contigo siempre. Recítalas  una y otra vez cuando enfrentes tentación, y persevera en  resistir. 

Recursos relacionados:

Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una hella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!


Puntos para reflexionar:

Qué significa esta declaración para ti, a nivel personal: "Una concesión tras otra equivale al fracaso. Pero promesa tras promesa es igual a éxito".

Versículos que te darán fuerza:

Santiago 1:15-16, “De esos deseos nacen los actos pecaminosos, y el pecado, cuando se deja crecer, da a luz la muerte.  Así que no se dejen engañar, mis amados hermanos.” (NTV) 

Salmos 73:26, “Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre.” (LBLA)

© 2011  de Lysa Terkeurst. Todos los derechos están reservados. 

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.
Wendy Bello, editora 
Natasha Curtis                                                                                                             Waleska Nickerson                                                                                                                    Veronica Young

Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog