lunes, 29 de octubre de 2012


Melissa Taylor

“Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.” Efesios 4:29 (NVI)

Lectura:

Estaba impresionada mientras miraba la explosión. Se gritaban palabras groseras y venenosas; palabras que no deseas que tu hijo escuche. Cuando el árbitro de las ligas menores tomó una decisión en el juego que no le gustó al entrenador, el entrenador se aseguró de que todos los presentes vieran cuánto estaba en desacuerdo.

Se paró frente a frente del Comisionado de béisbol, expresando su opinión airada en términos inequívocos. Para probar su punto, caminó hasta donde estaba el otro entrenador y comenzó a gritarle en su cara también. Este hombre se había descompuesto por completo y vomitaba su ira a todo el que le rodeaba.

La falta de autocontrol y las duras palabras del entrenador derribaron a dos equipos, sus padres y funcionarios. Su explosión verbal descontrolada causó un efecto multiplicador y arruinó lo que debía haber sido un gran día para muchas personas.

Quizá tú has estado en el camino de una persona que está explotando. En un momento estás en una reunión familiar feliz, y sin darte cuenta, una discusión entre tu tío y tu primo se intensifica a una pelea de gritos. Uno de ellos se va molesto y todos los demás se quedan afuera y tristes, y el día está arruinado.

Tal vez estás en el trabajo, lista para afrontar el día y te encuentras con un jefe descontento. Te dice unas cuantas palabras negativas y te deja sobre ascuas. 

Posiblemente las acciones explosivas que te ponen tensa son de alguien cercano, como un cónyuge o un hijo.

 O quizá el comportamiento severo viene de... ti.

Nuestro versículo clave, Efesios 4:29, nos dice que utilicemos nuestras palabras para edificar a otros. Si seguimos la lectura en Efesios 4, se nos dice que nosotros debemos también "abandon[ar] toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia" (Efesios 4:31 NVI). Sin embargo, con demasiada frecuencia reaccionamos en lugar de considerar esta verdad o una respuesta mejor.

A veces detener nuestra ira y elegir palabras calmadas no es lo que queremos hacer, o a veces incluso no nos sentimos siquiera capaces de hacerlo. Si estamos en el extremo receptor de la explosión, o en el extremo que la provoca, tenemos una opción en cuanto a qué palabras y tono utilizamos.

La Palabra de Dios nos impulsa a responder de una manera más amable, eficaz y auto controlada. Haciendo esto, no sólo nuestras vidas tendrán menos estrés y mayor tranquilidad, sino que además edificaremos a los que nos rodean en lugar de destruirlos.

Amado Padre, ayúdame a pensar cómo mis palabras y acciones afectan a los que me rodean. Quiero honrarte en todo lo que digo y hago. En el nombre de Jesús, Amén.

Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!


Visítanos en Facebook
 
Reflexionar y responder:                                                                                                           Piensa en el futuro y planifica algunas formas en las que puedes reaccionar la próxima vez que te enfrentes a una situación o persona difícil.

¿Eres capaz de mantener sus emociones intactas o luchas por la necesidad de ser escuchada y de tener la razón?

Versículos poderosos:                                                                                                             Efesios 4:31, “Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia.” (NVI)

Proverbios 15:1, “La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego.” (NVI)

© 2012 de Melissa Taylor. Todos los derechos están reservados. 



Ana Stine  

Natasha Curtis
Waleska Nickerson  
Veronica Young
Karina Córdova
Cony Villareal




lunes, 22 de octubre de 2012


 Renee Swope                                                                                                                                                                    

"¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?" Romanos 8:31, (NVI)

Lectura:

El otro día me desperté sintiéndome desanimada.  La duda acosaba mis pensamientos.  ¡No puedo hacerlo todo! Yo no nací para ser esposa, madre, hija, maestra, escritora y todo lo demás que Dios desea que yo sea.
Y así me quedé en la cama, sintiéndome completamente incompetente, cuando la alarma sonó.  De pronto la voz de Twila Paris interrumpió mis pensamientos.  Con su dulce canción me decía que no era hora de temer, sino de confiar con determinación.  Me retó a no perder la visión y a no dejarme distraer por mis emociones, sino que más bien debía asirme de las promesas atesoradas en mi corazón y creer que eran verdaderas.  Y por último, Twila me recordó la verdad más importante: Dios tiene el control.[1]
Al escuchar estas palabras, mis pensamientos se alinearon con la verdad de la Escritura y cambiaron mi perspectiva.  Pasé de sentirme derrotada a sentirme más que vencedora, y de sentirme fuera de control a recordar que Dios tiene el control.
Como cristianos tenemos acceso al poder y las promesas del Señor para poder vivir con un corazón confiado.  Pero para lograr vivir así, debemos alinear nuestros pensamientos con los pensamientos de Dios. Y debemos escoger: ¿Permitiremos que la duda nos abata o que la Verdad nos edifique?
Recuerda: Nuestros pensamientos tienden a batallar contra nosotros, pero los pensamientos de Dios batallan por nosotros. 
Así que la próxima vez que la duda te acose, pídele al Espíritu Santo que te muestre por qué te sientes así.  Analiza tu sentir y tus pensamientos a la luz de la Escritura.  ¿Qué dice la Palabra al respecto? 
Por ejemplo:
·       Cuando dudas alguna promesa o el plan de Dios para tu vida y te sientes débil y sola, enfócate en la verdad contenida en Deuteronomio 31:6: “Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará”. (NVI)
·        Cuando dudes que eres lo suficientemente capaz para desempeñar cierto papel o posición a la cual Dios te haya llamado a desempeñar, recuerda Efesios 2:10: “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.” (NVI)
·        [1] "God Is In Control," © 1993 Twila Paris. Todos los derechos reservados. Del álbum en CD “He Is Exalted: Live Worship”
Amado Señor: Tu Palabra dice que nosotros somos tu pueblo escogido, reales sacerdotes, hijos santos, que te pertenecemos.  Ayúdame a recordar esta verdad cuando la duda me acosa y me hace sentir insegura e incompetente.  ¡Gracias te doy porque Tú me dices que por medio de Aquel que nos amó somos más que vencedores!  En el Nombre de Jesús oro a Ti.  Amén.
Nuestros recursos sugeridos:                                                                                                                                                              Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!



Un corazón confiado ¿Quieres afianzar más tu identidad en Cristo? Visita la  página del estudio de Wendy Bello.

Reflejar y responder:
¿En qué aspecto de tu vida te acosa más la duda?
Cuando la duda te acose, haz una lista con dos columnas: en una escribe los pensamientos que batallan contra ti, y en la otra escribe las Escrituras que remplazarán estos pensamientos negativos con la verdad.

Versículos poderosos:                                                                                                                       1 Pedro 2:9, "Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable." (NVI)

Deuteronomio 20:4, "Porque el Señor tu Dios está contigo; él peleará en favor tuyo y te dará la *victoria sobre tus enemigos." (NVI)
Romanos 8:37, "Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó." (NVI)
© 2012 de Renee Swope.   Todos los derechos están reservados.


Natasha Curtis
Veronica Young
Karina Córdova
Cony Villareal

 



Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog