lunes, 31 de diciembre de 2012


Van Walton

Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Abogado Defensor, quien estará con ustedes para siempre…. No los abandonaré como a huérfanos; vendré a ustedes.
Juan 14:16 y18 (NTV)
    
Lectura:

Recientemente hice un viaje largo y sabiendo que estaría fuera un mes, mi perro se unió al viaje. Él nunca había viajado en carro, excepto para ir a la veterinaria o a la perrera. De pronto, lo estaría dirigiendo a lo que sería la experiencia más confusa de su vida. Sentado en la parte trasera de mi camioneta, viajó durante dos días, aproximadamente 1,600 km. Finalmente llegamos a nuestro destino, una casa cerca de un lago rodeada de árboles, nada parecido al ambiente que conocía de la ciudad. Aquí mi pequeño perrito conoció otro ambiente. Después de dos días, lo dejé con mi mamá; ella se convirtió en su nueva “cuidadora”. No dudé ni un momento en dejar a mi fiel compañero con ella; después de todo ella me enseñó todo lo que sé acerca de los perros. En definitiva ella era experta en el “mejor amigo del hombre”.

Continué viajando, planeando regresar pronto por mi perro, pero ¿lo sabía él? Mi mamá me contó que regresaba constantemente a la puerta donde lo dejé. Miraba para ver si yo regresaría. Mientras tanto ella se encargó de alimentarlo, de llevarlo a pasear y de brindarle su atención. Él estuvo en buenas manos. Cuando por fin regresé, mi perro me recibió tan contento que me es difícil expresarlo con palabras. Él ladraba, hacía a mi alrededor, nunca dejó de mover su cola, no quería separarse ni un momento de mí.

Yo he vivido una vida similar a la de mi perrito. Dios me creó para vivir en esta Tierra, para adorarlo en todo lo que hago. Él me ha colocado en medio de circunstancias confusas y en ocasiones perturbadoras. Él envió a su Hijo a enseñarme cómo enfrentar los problemas y a ofrecerme la salvación; luego, un día, su hijo se fue, pero no sin dejarme a un cuidador, a un amigo, a un consejero, a alguien que me alentara en tiempos difíciles y tiempos de soledad.

Jesús ha prometido regresar por mí y por ti si tú le has pedido a Él ser el Señor de tu vida. Yo no sé tú, pero yo estoy constantemente mirando al cielo, preguntándome cuándo regresará. Yo quiero estar preparada. Quiero vivir una vida de obediencia e integridad definida por la santidad y la rectitud porque no quiero huir con temor cuando él regrese. Yo quiero cantarle alabanzas. Quiero correr y saltar y bailar de alegría ante él. Quiero sentarme a sus pies y nunca apartarme de su vista.

En cualquier momento las nubes se abrirán para que Jesús dé unos pasos en nuestra atmósfera llamando a todos los creyentes a unírsele. ¿Estás preparada?
 
Jesús, la promesa de tu regreso me llena de esperanza y de incontenible emoción. Quiero pasar el resto de mis días viviendo para ti, para que cuando tú regreses yo tenga plena confianza y no huya de ti con vergüenza. Dame sabiduría para vivir para ti. En tu nombre, amén.

Recursos Relacionados: 
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Segunda lectura: Ustedes, las que leen nuestras lecturas, han estado pidiendo más de una lectura a la semana. Gracias a Dios por nuestras voluntarias que las traducen, ahora podemos ofrecerles dos lecturas semanales. Esta lectura estará disponible los sábados en nuestra página. Es una bendición darles estas lecturas, pero esto implica un costo financiero. Así que tenemos una petición especial para este nuevo año; y aunque Dios siempre provee de maneras extraordinarias, en muchas ocasiones él usa a sus hijos para que otros tengan. ¿Quisieras ser parte de esta bendición, para que nuestro ministerio pueda alcanzar a muchas más mujeres, y contribuir con un regalo financiero? Tu donación, grande o pequeña, será de gran ayuda. Gracias.

From the Pound to the Palace, libro o DVD, (De la perrera al palacio) cuento escrito para niños por Van sobre la vida de su perrito. 

Avancemos con valentía: El blog de Van
Reflexionar y responder:
Lee Marcos 13:32-37.   

Date un momento para escuchar la canción “Sólo me Imagino” interpretada por “Vino Nuevo”.
Enlace: http://www.youtube.com/watch?v=ijAiaMvZxNo&feature=fvsr

Versículos poderosos:
Juan 14: 2-3, “En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.” (NVI)

Hechos 1:11, “Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse.” (NVI)

1 Juan 2:28, “Y ahora, queridos hijos, permanezcamos en él para que, cuando se manifieste, podamos presentarnos ante él confiadamente, seguros de no ser avergonzados en su venida.” (NVI)

© 2013 de Van Walton. Todos los derechos están reservados.  

Proverbios 31 Ministerios para la mujer                                                                              616-G, Matthews-Mint Hill Road                                                                                       Matthews, NC 28105                                                                                                        www.proverbs31.org


Judith Hernández, Radio latina
Ana Stine  
Natasha Curtis
Waleska Nickerson  
Veronica Young
Karina Córdova
Cony Villareal
Diana Torres

 

lunes, 24 de diciembre de 2012


Glynnis Whitwer

“Pero él me dijo: ‘Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad’. Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.” 2 Corintios 12:9 (NVI)
         
Lectura:

Ella me traicionó otra vez. El dolor y el enojo hervían a fuego lento mientras me alejé contando hasta diez, y luego hasta veinte. Señor, ¡esta tarea es difícil! Me siento como un fracaso.

Me llené de sentimientos de culpa mientras pensaba en cómo reaccioné ante los insultos de mi hija. Me pregunté a mí misma: ¿No debería estar lista para esto? ¿No debería ser capaz de lidiar con el rechazo y el engaño sin enojarme? ¿Por qué no puedo regocijarme en mis esfuerzos tal y como lo hicieron aquellos primeros seguidores de Jesús?

Ese día, como siempre, Dios me dejó desahogarme. Mientras le presentaba mis emociones de dolor y enojo, él brindaba paz a mi corazón. Mis circunstancias no habían cambiado, pero una vez más mi corazón fue restaurado y yo me sentí alentada.

Dios y yo habíamos pasado por esto antes. A pesar de mi corazón maltratado, esta tarea de cuidar a mi hija herida es mía.

Verás, hace siete años Dios hizo que nuestra familia creciera mediante una adopción internacional. Nosotros no sabíamos el trauma que nuestras hermosas niñas habían experimentado, pero Dios sí. Y aunque las historias de adopción de varias personas parecen ser bastante fáciles, la nuestra ha tenido un alto costo. La mayoría de esos siete años hemos andado un doloroso camino con nuestras hijas, compartiendo su sufrimiento.

En estos siete años he aprendido lo que es vivir con dolor e impotencia más que en todos los otros años de mi vida juntos. También he tenido que tomar algunas decisiones difíciles acerca de lo que creo sobre Dios.

Sobre todo me he debatido profundamente respecto a si creo o no que Dios puede realmente sacar algo bueno de tanto dolor, o si nuestro sufrimiento y el de mis hijas es sólo un desperdicio.

En ese proceso finalmente he concluido que Dios nunca desperdicia nuestro dolor, pero yo sí puedo hacerlo.
  • Cuando no soy honesta acerca de la realidad de cuán difícil es la vida, yo desperdicio el ofrecimiento de la paz que viene de Dios.
  • Cuando trato de hacer las cosas con mi propia fuerza, desperdicio el ofrecimiento del poder de Dios.
  • Cuando mantengo el dolor sólo para mí misma y finjo que todo es perfecto, desperdicio la oportunidad de ayudar a otros que están atravesando una situación similar.

Pero cuando confieso mis sentimientos de incompetencia, cuando admito que soy incapaz de curar las heridas de quienes están a mi cuidado, llego a un lugar de dependencia: y es justamente ahí donde Dios me quiere. Porque en este lugar de impotencia Dios toma el lugar central. Y cuando dejo que Dios sea quien me guíe, los milagros empiezan a ocurrir.

Aunque yo quitaría el dolor y el trauma en un abrir y cerrar de ojos si pudiera, sé que Dios está obrando incluso en estos momentos difíciles.

Especialmente en estos momentos difíciles.

Pudiera hablar sobre el poder de Dios todo el día, pero experimentarlo me cambia. Cambia a todos aquellos a mi alrededor.

Como dice Pablo en el versículo clave de hoy, encuentro la manera de ser feliz por esta debilidad en mí. No me hace feliz el pecado ni lo que causó el quebrantamiento que mis hijas y yo estamos enfrentando. Pero veo el dolor por lo que es: una condición de este mundo perdido, y un lugar para que Dios haga su mejor trabajo. Los planes del maligno no triunfan porque la batalla ya no es mía. El poder de Dios asume el control cuando yo retrocedo.

Este cambio de perspectiva me ayuda a enfrentar otro día más. Mis circunstancias no han cambiado, pero la esperanza se ha filtrado a través de las grietas. Ningún dolor se desperdicia cuando me rindo a los planes de Dios. Y ahora estamos viendo el poder curativo de Dios en la vida de nuestras dos preciosas hijas.

Amado Dios, ya hemos estado aquí antes, yo pidiendo tu alivio. Ayúdame a aceptar mi debilidad en esta situación y a dejar que tu poder asuma el control. Admito que no entiendo cómo funciona esto, pero elijo confiar en tu palabra. En el nombre de Jesús, amén.

Recursos relacionados:
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Piensa en algún momento doloroso de tu vida. ¿Cómo se reveló el poder de Dios durante ese tiempo?

Es fácil dejar que las circunstancias dolorosas nos lleven a un lugar de amargura. Si tú estás en ese lugar hoy, escribe diez cosas por las que estás agradecida. Mientras revisas esa lista, alaba a Dios por sus obras en tu vida y por haberte brindado estas cosas.

Versículos poderosos:
1 Corintios 1:25, “Pues la locura de Dios es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza humana.” (NVI)

1 Pedro 2:20, “Pero ¿cómo pueden ustedes atribuirse mérito alguno si soportan que los maltraten por hacer el mal? En cambio, si sufren por hacer el bien, eso merece elogio delante de Dios.” (NVI)

© 2012  de Glynnis Whitwer. Todos los derechos están reservados.  
Proverbios 31 Ministerios para la mujer                                                                              616-G, Matthews-Mint Hill Road                                                                                       Matthews, NC 28105                                                                                                       www.proverbs31.org


Ana Stine  
Natasha Curtis
Waleska Nickerson  
Veronica Young
Karina Córdova
Cony Villareal
Diana Torres

 



Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog