lunes, 21 de diciembre de 2009
por Shari Braendel Miembro del Equipo
de conferencistas
de Proverbios 31,
Ministerios para la mujer

Versiculo clave:

“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el SEÑOR tu Dios te acompañará donde quiera que vayas.” Josué 1:9
(NVI)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo

martes, el 22 de diciembre
Devoción:

Mientras trataba de dormir unos minutos más, mi esposo se inclinó hacia mí y me susurró que iba a la piscina. Estábamos de vacaciones en Florida, por lo que ir a la piscina sería una actividad normal para mucha gente. Pero no para mi esposo. Él no es una persona que “va a la piscina”. Jamás. A la playa tal vez, pero solo si voy con él a caminar.

Así que cuando me besó y salió solo por la puerta de nuestro hotel sentí mucha curiosidad, aunque no lo suficiente como para perder unos minutos más de sueño. Cuando me volteé unos treinta minutos después, me di cuenta de que aun no había regresado, así que me puse a chismosear un poco.
Salí al balcón para ver si podía verlo, preguntándome qué estaría haciendo. Mientras recorría con la vista la zona de la piscina vi a un mendigo sentado a un lado del camino que llevaba a la entrada de la playa pública. Recordé haber pasado por su lado el día anterior cuando dormía en el césped. Sin embargo, hoy estaba sentado con las piernas cruzadas, café en la mano y hablando con alguien. Me inclinė un poco más hacia el borde del balcón y mi corazón brincó cuando me di cuenta de que era mi esposo. Estaban sentados sobre unas rocas, tomando café, entablando una conversación.

Los observé desde la distancia como por veinte minutos hasta que tomaron cada uno su camino. Mi esposo se veía tan cómodo hablando con este hombre. Reían, sonreían y pasaban un buen tiempo. Supe que se ofreció a lavarle la ropa al hombre y luego antes de irse le dio algo de dinero.

Tuve que parar un momento y preguntarme si yo habría tenido el valor suficiente para hacer lo mismo. ¿Me acercaría a un completo extraño solo para sentarme y hablar? ¿Le ofrecería a alguien con hambre un café y un poco de desayuno como lo hizo mi esposo?

Mientras reflexionaba en este encuentro yo pensaba en la clase de hombre que es mi esposo. La verdad, ėl no es del tipo de los que se levantan temprano a leer su Biblia todos los días y no está en ningún comité en la iglesia. En cambio, lo verás hablar con un mendigo, darle dinero a un extraño necesitado y ser amable con las personas. Es decir, “ser Jesús” para otros.

Yo creo que Dios nos pide a cada uno de nosotros, salir y “ser Jesús”. Algunas veces, sin embargo, nos consumimos tanto en las cosas diarias de la vida que simplemente no lo hacemos o decimos que lo haremos más tarde porque no tenemos tiempo ahora.

También creo que Dios no nos pide hacer algo para lo que él ya no nos haya preparado. Mi esposo fue mendigo cuando era joven. Se vio obligado a vivir por su propia cuenta cuando tenía 15 años. Aprendió a buscar refugio en la nieve acumulada, en los sótanos, en autos abandonados. Él siente compasión de los que no son amados, los que huyen de sus casas y los que no tienen la ropa tan limpia.
Cada uno de nosotros tiene un don, talentos y experiencias pasadas que nos permiten alcanzar y tocar a otros en formas que son verdaderamente significativas para ellos. Casi siempre no nos cuesta más que una taza de café hacerlo. ¿Qué experiencias o pasiones tienes tú que te hacen una candidata perfecta para alcanzar a alguien hoy?

Mi oración para hoy:

Amado Dios, abre mis ojos a la gente a mí alrededor para que yo pueda marcar la diferencia en otra persona. Yo sé que las circunstancias de mi vida no son en vano cuando me ofrezco a ti y a tu servicio. Dame la oportunidad de ser “Jesús” para alguien hoy. En el nombre de Jesús, Amén.

miércoles, el 23 de diciembre

Aplicación:
Ore y pregúntele a Dios si hay alguien cuya vida él quiere que usted toque. Ore para que él ponga a esa persona en su camino y para que usted tenga el valor de alcanzarle.

Haga ajustes hoy para servir en un comedor público.

Recursos sugeridos:
Quienes somos


Más recursos

jueves, el 24 de diciembre

Puntos para reflexionar:

¿Qué experiencias o tiempos duros he experimentado que puedo usar para ayudar a otra persona?

¿Seré una persona amargada por mi pasado, o lo usaré para relacionarme con alguien que necesite a Jesús?

viernes, el 25 de diciembre

Versículos para recordar:

Efesios 1:11, " En Cristo también fuimos hechos herederos, pues fuimos predestinados según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad…” (BLS)

Mateo 25:40, “Yo, el Rey, les diré: "Lo que ustedes hicieron para ayudar a una de las personas menos importantes de este mundo, a quienes yo considero como hermanos, es como si me lo hubieran hecho a mí". (BLS)

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora

Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com

Ana Stine http://anastinescorner.blogspot.com/

Natasha Curtis

© 2009 por Shari Braendel. Todos los derechos están reservados.

1 comments:

Anónimo dijo...

Me encanto demasiado, "Deja que Jesus nazca en tu corazon hoy". Yo soy una joven en mi primer ano de la universida y latina. Yo estudie en escuelas cristianas toda mi vida y no tenia una relacion con dios muy fuerte pero ahora como una estudiante en la vida universitaria me pongo a pensar que dios vale mucho. Este verso honestamente me ayuda pensar y reflexionar como yo podria ayudar a esos que necesitan. Yo soy una persona muy callada y este devocion me ayudo abrir los ojos y ponerme a pensar que jesus hizo mucho por nosotras y en cambio el merece que hablemos y ayudemos a otros a conocerlo. Y gracias por que ahora con esas palabras que escribieron me dara fuerzas para continuar en mi relacion con jesus y para ayudar a otros empezar una.

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog