lunes, 17 de diciembre de 2012
 "La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”Juan 14:27 (NVI)

Lectura:

Tiempo de Navidad... Un momento de alegría, armonía y paz, ¿de verdad lo es?
Hace años en lugar de paz mi casa estaba llena de estrés, fiebre y fatiga. Nunca parecía haber suficiente tiempo, dinero o energía para llenar mis expectativas de lo que una celebración de Navidad "perfecta" debe ser.

Recuerdo una Navidad en especial, tuve esta idea maravillosa para dar inicio a nuestras fiestas familiares. Mis hijos ya no eran bebés y pensé que estábamos "preparados para el reto". Yo imaginaba todas las cosas que podríamos hacer. En primer lugar, haríamos nuestras propias tarjetas de Navidad, incluyendo un retrato de una familia encantadora. Luego, podríamos envolver nuestros regalos en estilo y seguramente íbamos a ganar el concurso de "la mejor casa decorada en el barrio". Sin agotarnos, haríamos artesanías, hornearíamos y decoraríamos galletas para toda nuestra familia, amigos y vecinos. Nuestra casa, una mini versión de Navidad central, llena con todos los sonidos y todos los aromas de la Navidad. Paz, alegría y amor se destila desde adentro…

Quizá la celebración hubiera ido mejor si hubiera pasado más tiempo planificando y menos tiempo soñando despierta al respecto... o si hubiera escogido actividades para la edad de los niños y para disfrutar en lugar de abrumar a mi familia con proyectos… ¡y si mi marido no hubiera perdido su trabajo exactamente antes de Navidad!

Aprendí que esa realidad rara vez coincide con mis expectativas, especialmente durante los días festivos. ¿Cómo puedo estar alegre, armoniosa, pacífica o incluso ser agradable con mi familia durante esta temporada que es tan agitada? Aprendí mediante la dolorosa experiencia que con solo hacer mi parte un poco antes de la "gran prueba" se puede preservar el verdadero significado de la temporada.

Permítanme compartir con ustedes algunas sugerencias prácticas que he aprendido con los años, para que tú y tu familia puedan disfrutar de las fiestas festivas “al estilo Cielo".

Suelta: Coloca en una caja imaginaria todas tus expectativas poco realistas o inalcanzables para las fechas festivas y cuando termines ¡tírala al basurero!

Haz una lista: Reúne a toda tu familia para discutir las cosas que les gustaría hacer durante esta época Navideña.

Revisa bien: Calendario en mano, decidan juntos lo que pueden hacer siendo realistas y anoten en el calendario familiar. Decidan de antemano quién estará a cargo de qué o quién ayudará con cada tarea.

Busca la paz: Activa y diligentemente busca aquellas cosas que velarán por la paz de tu corazón y hogar. No permitas que tú o tu familia estén tan ocupados que no tengan tiempo para ir a la iglesia, orar o leer la Biblia durante este tiempo.

Recuerda: ¡Esta es la temporada para celebrar! Dios Padre nos dio el mejor regalo en su Hijo. Vamos a intentar no olvidar (tampoco dejemos que nuestras familias olviden) lo que es el momento más maravilloso del año.

¡Que tengas una Feliz Navidad!

Amado Padre, gracias por enviar a tu hijo, Jesús, como un pequeño bebé, el mejor regalo para la humanidad. No me dejes olvidar lo que la Navidad realmente es y ayúdame a prepararme para que pueda celebrar el nacimiento de una manera que sea agradable, pero pacífica, tanto para mi familia como para mí. En el nombre de Jesús, amén.

Reflexionar y reflejar:
Antes de que "toda la locura Navideña" comience, reserva un tiempo para orar y pedirle a Dios que prepare tu corazón para la temporada Navideña y que te llene a ti, tu familia y tu hogar con Su presencia. Ten especial cuidado de no descuidar tu relación con el Señor, reflexiona en su belleza y bondad.

Estudia tu corazón:
¿Qué significa realmente la Navidad para ti?
¿Cómo podrías utilizar este tiempo muy especial para acercarte a Dios?
¿Qué puedes hacer para preservar la paz en tu casa, en medio de todas las actividades añadidas que trae la temporada?

Recursos relacionados:
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Visita con Wendy y con Van compartiendo con ellas una Feliz Navidad

Visita nuestra página en Facebook

Versículos poderosos:
Proverbios 14:20a, "Al pobre hasta sus amigos lo aborrecen, pero son muchos los que aman al rico.”(NVI)

Romanos 12:2, "No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta." (NVI)

1 Corintios 2:12, "Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia El nos ha concedido". (NVI)

2 Corintios 1:12, "Para nosotros, el motivo de satisfacción es el testimonio de nuestra conciencia: Nos hemos comportado en el mundo, y especialmente entre ustedes, con la santidad y sinceridad que vienen de Dios. Nuestra conducta no se ha ajustado a la sabiduría humana sino a la gracia de Dios.” (NVI)

© 2012 de Ana Stine. Todos los derechos están reservados.

Compartir en Facebook

Archivos del Blog

Buscar en este blog

Cargando...