domingo, 1 de abril de 2007
lunes, abril 2 Ánimo para Hoy por Micca Monda Campbell Conferencista y Escritora Certificada de Proverbios 31 Ministerios para la Mujer Versículo Clave: Hebreos 10:10, “Dios nos ha consagrado porque Jesucristo hizo la voluntad de Dios al ofrecer su propio cuerpo en sacrificio una sola vez y para siempre”. (DHH) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. Devocional para Hoy: martes, abril 3 ¿Alguna vez has pensado que sería de tu vida si Jesús nunca hubiese muerto por ti en la cruz? Te podrías imaginar vivir con el peso de tus cargas mientras añoras conocer a Dios y vivir en Su presencia. Que frustrante sería vivir día tras día desesperada tratando de encontrar significado a tu vida y buscando liberarte de la carga del pecado. Así deben haberse sentido las personas del Antiguo Testamento. La esperanza de la cruz estaba en su futuro, pero mientras esperaban, buscaban alcanzar con sacrificios de animales lo que solo la cruz podía brindarles. Ansiaban libertad, pero solo tenían la ley; y esta no era suficiente. Claro que su fe en Dios era probada en su obediencia y les sería contada como justicia, pero la ley no les ofrecía ser libres del pecado. ¿Por qué no les servía la ley? ¿Por qué no funciona? Porque la ley de Moisés era solamente una sombra de los bienes que habían de venir, y no su presencia verdadera. Por eso la ley nunca puede hacer perfectos a quienes cada año se acercan a Dios para ofrecerle los mismos sacrificios… (Hebreos 10:1 DHH) Bajo el plan antiguo, el único que podía ofrecer los sacrificios del pueblo a Dios era el sacerdote. Antes de que el sacerdote se presentara con el sacrificio del pueblo éste tenía que ofrecer sacrificios por sus propios pecados. Pero aun así, estos sacrificios no limpiaban ni al pueblo ni al sacerdote de su pecado y tampoco los perfeccionaba. ¿Por que entonces la ley requería tal sacrificio si la mancha del pecado permanecía? Pero estos sacrificios sirven más bien para hacerles recordar sus pecados cada año. (Hebreos 10:3 DHH) En otras palabras, la ley fue establecida por Dios para revelar el pecado de ellos y su necesidad de un Salvador; un sumo sacerdote que acabaría con nuestro pecado de una vez y por todas. Entonces, ¿cual es el nuevo plan? ¿Que hace la cruz por nosotros que el viejo sistema no pudo hacer? Volviendo a Hebreos encontramos la gloriosa respuesta. Hebreos 7:26, “Así pues, Jesús es precisamente el Sumo Sacerdote que necesitábamos. Él es santo, sin maldad y sin mancha, apartado de los pecadores y puesto más alto que el cielo. No es como los otros sumos sacerdotes, que tienen que matar animales y ofrecerlos cada día en sacrificio, primero por sus propios pecados y luego por los pecados del pueblo. Por el contrario, Jesús ofreció el sacrificio una sola vez y para siempre, cuando se ofreció a sí mismo.” ¡QUE TRMENDA NOTICIA PAR AQUELLOS QUE VIVIMOS DE ESTE LADO DE LA CRUZ! Solo Jesús es el sacrificio perfecto que nos limpia, nos completa y nos hace dignos de vivir para siempre en la presencia de Dios. Tal y como los del Antiguo Testamento, puede que sintamos que tengamos que hacer algo para ser salvos y así añadirle o sumarle algo a la cruz. ¡No! ¡La cruz es suficiente, no hay nada que añadirle a la cruz! No queda nada más por hacer. No tenemos que hacer obras, ni envolvernos en rituales diariamente, ni siquiera hay que mantenerse aferrado a alguna tradición o religión para lograr nuestra salvación. Sencillamente, por fe, ponemos nuestra confianza en el hecho de que Jesús murió por nuestros pecados, removió nuestra culpa y proveyó un lugar para nosotros en el cielo. Cuando nos detenemos y pensamos como debió haber sido vivir antes de la cruz, nos debe embargar un sentido profundo de gratitud. Espero que mientras celebras este tiempo de pascua, reflexiones y medites sobre el significado de la cruz y peses su valor. Da gracia a Dios por que envió a Jesús para ser nuestro único y suficiente sacrificio, que nos liberta del pecado y la muerte y nos reconcilia y nos “re-une” con el Padre. Mi oración para hoy: Amado Señor, gracias por todas tus misericordias y por el amor que derramas sobre nosotros a través de tu Hijo y nuestro Salvador Jesús. Que el mundo comprenda durante esta temporada la necesidad que tienen de la cruz. Que lleguen a la cruz y allí encuentren salvación y vida eterna, en el nombre de Jesús, amen. miércoles, abril 4 Aplicación: Si ya conoces al Señor lee Hebreos 10:22-25 y cuenta las cinco cosas que te invita y te reta a hacer. Si todavía no conoces a Dios a través de su hijo Jesús, visita www.proverbs31.org, haga clic “en español” (mano derecha, abajo). Encuentre, “¿Lo Conoces?” jueves, abril 5 Puntos para Reflexionar: ¿Encuentras que a veces tratas de añadirle a lo que Jesús ya logro por ti con su sacrificio? ¿Que puedes hacer tu para borrar los recuerdos de pecados del pasado y librarte del sentimiento de culpa? En esta pascua, confiesa tus pecados y pídele a Dios que te limpie. Luego alábale y da gracias porque la cruz aun tiene poder para cambiar tu vida. viernes, abril 6 Versículos para Recordar: Hebreos 2:17, “Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo.” (NVI) Hebreos 2:17, “Y para poder ayudarlos tenía que hacerse igual a ellos. Por eso, por hacerse igual a todos nosotros, pudo ser un Jefe de Sacerdotes en quien se puede confiar, lleno de amor para servir a Dios.” (BLS) Romanos 6:23, “ Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.” (NVI) Hechos 16:31, “Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos --le contestaron.” (NVI) Romanos 10:9, “…que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Angela Vásquez Ana Stine Doris Navarro
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog