lunes, 10 de septiembre de 2007
ANIMO PARA HOY lunes, septiembre 10 Por: Van Walton Escritora y Conferencista Certificada de Proverbios 31 Ministerios para la Mujer Versículo Clave: Proverbios 31:16, “[La mujer sabia] calcula el valor de un campo y lo compra; con sus ganancias planta un viñedo.” (NVI) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, septiembre 11 Devocional para Hoy: Mi novio y yo deseábamos casarnos. Sin embargo, como estudiantes universitarios, enfrentábamos un gran obstáculo: ¡De qué íbamos a vivir! Afortunadamente, mi novio se ganó una beca y mi papá acordó en pagar un año más de mis estudios. Esto fue un buen comienzo, pero después nos tocaba salir adelante por nuestra cuenta. Aunque ninguno de los dos era especialista en finanzas o en contabilidad, los pasos a continuación nos ayudaron, no sólo a salir adelante, sino también a gozar de una vida libre de deudas: 1. Acordamos a seguir un presupuesto. Gastos extras por entretenimiento, comidas fuera, lujosas vacaciones y “cachivaches” muchas veces no cabían dentro de nuestro plan financiero. Por duro que fuera, nos adherimos al presupuesto acordado. 2. No compramos nada a crédito. Usar la tarjeta de crédito nunca fue una opción durante nuestros primeros años de matrimonio. No había otra: ¡Sin efectivo no había compra! 3. Diezmamos cada mes. Por lo menos un 10% de nuestras entradas iban directamente a la iglesia. 4. Ahorramos una porción de nuestras entradas mensuales. Decidimos designar un porcentaje fijo para ahorrarlo. Ésta es la base para ganar interés y ahorrar a largo plazo. Además decidimos ahorrar una cantidad mensual para compras mayores, como una lavadora o un mueble. ¡Tuvimos que ahorrar durante seis años, trabajando los dos, para poder dar el enganche de nuestra primera casa! En general, durante esos primeros años de matrimonio y en los años a seguir, decimos que era mejor vivir tranquilos que tener todo lo que deseábamos comprar. También logramos desarrollar importantes destrezas como cooperación, disciplina y contentamiento, al igual que buenos hábitos financieros, hábitos que han sido de gran beneficio para nuestra familia. Espero que este devocional te anime a procurar la paz y la tranquilidad en tu hogar a través de establecer y seguir un plan financiero que honre al Señor y sea de bendición para ti y tu familia. Mi oración para hoy: Amado Señor, Te ruego me des sabiduría para establecer un presupuesto. Y concédeme la auto-disciplina para adherirme a él. Recuérdame que esto, a la larga, será un buen ejemplo para mis hijos y de bendición para nuestra familia. Gracias te doy por tu ayuda, en el Nombre de Jesús. Amén. miércoles, septiembre 13 Aplicación: • Sin importar cuan difícil o incómodo parezca, proponte mantener un récord de tus gastos durante tres meses. • Evalúa en que gastas tu dinero. • Decide en que áreas puedes ahorrar. • Utiliza el dinero que ahorres ya sea para depositarlo en una cuenta de ahorros, para pagar una tarjeta de crédito o para ahorrar lo suficiente como para hacer una compra mayor. jueves, septiembre 13 Puntos para Reflexionar: ¿Me siento a gusto con mis hábitos financieros? ¿Honra al Señor la forma en que manejo mis finanzas? viernes, septiembre 14 Versículos para Recordar: Eclesiastés 5:10-11, “Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente. ¡También esto es absurdo! Donde abundan los bienes, sobra quien se los gaste; ¿y qué saca de esto su dueño, aparte de contemplarlos?” (NVI) Malaquías 3:10, “Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el SEÑOR Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Angela Vásquez Ana Stine Judith Hernandez
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog