lunes, 4 de febrero de 2008
por Rachel Olsen Conferencista y Escritora Certificada de Proverbios 31 Ministerios para la Mujer Versículo Clave: “Y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación, dando gracias con alegría al Padre.” Colosenses 1:11 (NVI) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, febrero 5 Devocional para Hoy: En un corazón que valora gratificación instantánea así como el mió, paciencia parece algo muy difícil de alcanzar. En las últimas semanas yo me he apresurado en la luz amarilla por que no he querido esperar a la luz roja. He revisado mis síntomas en el Internet por que no he querido sentarme a esperar en la sala de espera de un doctor. He pagado extra por un artículo del Internet por que no he querido esperar en línea en una tienda. También he comido mi postre primero, por que no he querido esperar que sea “el tiempo” del postre. (Pienso que cualquier momento es un buen tiempo para el postre). Aunque no puedo recordar un momento especifico, apuesto que yo perdí mi paciencia en algún punto y arme un escándalo con mis hijos. Nosotros queremos cosas y las queremos ahora. Queremos resultados y los queremos ahora. Aunque la Biblia dice que la paciencia debe ser una forma de vida de los seguidores de Jesús. Dios es amor y paciencia es parte de su personalidad. Para ti y para mi amar como Dios ama, se requiere paciencia (1 Corintias 13:4-7). Amar como Dios ama es nuestra meta final mientras caminamos en esta vida buscando complacer a Dios y ser como Él. Paciencia se definiría como la habilidad de resistir amablemente. Todos nosotros hemos tratado con gente o circunstancias que prueban nuestra compostura – un niño malagradecido, una mesera desatenta, una línea lenta para pagar, un esposo tomando nuestro trabajo duro alrededor de la casa como un castigo. ¿Qué tan amable nos comportamos en estas circunstancias? La Biblia dice que Dios será fiel para completar la buena obra que empezó en nosotros. (Filipenses 1:6). Eso implica que va a haber un “mientras tanto” cuando todos somos menos que perfectos y menos fáciles de amar. Es allí donde la paciencia se aparece. El apóstol Pablo nos instruye “Por eso yo, que estoy preso por la causa del Señor, les ruego que vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido, siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz” (Efesios 4:1-3). También tenemos que ejercitar la paciencia hacia Dios mientras esperamos que su plan completo se desenvuelva. Algunas veces debemos esperar por respuestas a oraciones. Por liberación, por la provisión, o por Él para que se llene de justicia o nos revele su voluntad. Realmente no tenemos otra opción que esperar en estas circunstancias, pero una mujer desarrollando la paciencia va a enfrentar esa espera amablemente. Ayuda el recordar cuan paciente Dios tiene que ser con nosotros diariamente (1 Timoteo 1:16, 2 Pedro 3:8-9). Ejercitar paciencia no es solamente un ejercicio de la naturaleza humana. La clase de paciencia de la que Pablo está hablando es el fruto del Espíritu desarrollado en el alma de una mujer muy unida con Dios. Es una virtud que crece desde su confianza en el Dios soberano y su habilidad de traer todas las cosas a su totalidad. En su tiempo, de una forma que beneficia a sus hijos y lo glorifica a Él. Esta cosa de la paciencia puede tomar algún tiempo para desarrollarse. Pero he decidido amablemente enfrentar el proceso. Yo empecé hoy parando y esperando en la luz amarilla, Aunque estoy segura que hubiera podido pasarla a salvo. Yo pensé en Dios y de como el desarrolló la paciencia. La luz cambió a verde un minuto mas tarde, y yo continué mi camino con una sonrisa en mi cara, feliz de ser una mujer que está aceptando la paciencia…..aun de una forma muy pequeña. Mi oración para hoy: Amado Dios, gracias por ser tan paciente con migo. Ayúdame a desarrollar paciencia y mostrar esa calidad para tu Gloria. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, febrero 6 Aplicación: Ora por paciencia todos los días. Mantén la palabra “paciencia” en frente de tu mente hoy y busca oportunidades de ser más paciente. jueves, febrero 7 Puntos para Reflexionar: ¿Quién en mi vida puede beneficiarse de que yo les extienda más paciencia? ¿Cómo cambia mi día, mi perspectiva, mi salud o mis relaciones cuando me vuelvo más paciente? ¿Es mi paciencia más fuerte que mi temperamento o más fuerte que mis deseos? viernes, febrero 8 Versículos para Recordar: Proverbios 25:15, “Con paciencia se convence al gobernante. ¡La lengua amable quebranta hasta los huesos!” (NLT) Eclesiastés 7:8, “Vale más el fin de algo que su principio. Vale mas la paciencia que la arrogancia.” (NLT) Romanos 15:15, “Sin embargo, les he escrito con mucha franqueza sobre algunos asuntos, como para refrescarles la memoria. Me he atrevido a hacerlo por causa de la gracia que Dios me dio16.” (NLT) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Judith Hernandez (Judithhernandez.blospot.com) Angela Vásquez Ana Stine

1 comments:

Anónimo dijo...

hola,acabo de leer el devocional y Dios lo utilizo para confirmarme q solo en El puedo tener la paz q necesito,y no en soluciones q yo pueda inventar,soy mamita de 2 bebes seguidos y he tenido un sin fin de problemas de salud ,familiares y matrimoniales,hay momentos en q anhelo morir y estar con Dios...pero gracias por las palabras de aliento...

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog