martes, 27 de mayo de 2008
por Amy Carroll Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: Eclesiastés 3:11, “Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, mayo 27 Devocional: Aquellos de nosotros que hemos vivido en áreas rurales sabemos que los tractores en el camino son parte de la vida. Sin embargo, solo por que ellos son parte de la vida, no los hace menos irritantes si estas de prisa! Yo seguí a un tractor por una de nuestras estrechas calles de dos carriles, recientemente. A un punto yo perdí completamente mi paciencia por su lenta velocidad y comencé a gritar (sin que me oyeran- gracias a Dios) “¡Apresúrate apresúrate apresúrate!” ¡Eso no agilizó el tractor para nada! ¿Cuántas veces yo me he acercado al tiempo de Dios de la misma manera? Y eso no lo ha apresurado a el tampoco. Lo admito, Dios no siempre opera a la velocidad que a mí me gustaría y yo quiero que Él se apresure, se apresure, se apresura. Y pienso que Sara, la esposa de Abraham, se sentía de la misma manera. Después de esperar 10 años por el bebe que Dios le había prometido a Abraham (Esta en Génesis 12-21 para la historia completa) Sara, decidió “ayudar” a Dios. Seguramente 10 años era mucho tiempo de espera para cualquier persona. Entonces Sara le dio su sierva, Hagar, a su esposo. Y ellos dos tuvieron un hijo. Pronto las dos mujeres estaban peleándose. ¡Hablando de novelas!! Finalmente quince años después el hijo que Dios le había prometido a Abraham, nació. Dios no estaba tarde. Su tiempo era perfecto. Era Sara la que estaba afanada, y apresurando las cosas, pero ella se dio cuenta que había un precio que pagar por manipular las circunstancias. Yo se que Sara y yo no estamos solas en nuestros deseos de que Dios se apresure En Isaías 55:9, Dios dice, “Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” (NVI) El tiempo de Dios es parte de sus caminos. Yo podré estar dando golpecitos con el dedo índice a mi reloj, pero Él nunca esta tarde. Él puede parecer lento, pero Él siempre está en el tiempo preciso. ¿Te ha hecho Dios una promesa que ha tardado un poco en cumplirse? ¿Ha plantado, Dios, un sueño en tu Corazón que no se ha realizado todavía? ¡No pierdas tu esperanza! Dios es fiel, y puedes confiar en su tiempo perfecto. Coloca tus ojos en Él y disfruta el viaje hacia tu destino. Hay muchas cosas que aprender en el camino que van a incrementar el gozo del cumplimiento de la promesa. Mi oración para hoy: Amado Dios, algunas veces no entiendo tu tiempo. Casi siempre es difícil esperar pero yo te creo. Yo quiero confiar en tus caminos y tu tiempo. Ayúdame a aprender lo que necesito aprender mientras espero. En el nombre precioso de Jesús. Amen. miércoles, mayo 28 Aplicación: Escribe algunos de los planes o sueños que tú crees que Dios ha puesto en tu corazón. Considera si has estado manipulando las circunstancias para tratar de ver esos sueños hacerse realidad. O si te has enfocado en el tiempo de Dios. jueves, mayo 29 Puntos para reflexionar: ¿Estoy completamente comprometida a esperar por el tiempo de Dios.? ¿Qué es lo que Dios quiere que yo aprenda en este tiempo de espera? viernes, mayo 30 Versículos para recordar: Salmos 130:5, “Espero al SEÑOR, lo espero con toda el alma; en su palabra he puesto mi esperanza” (NVI) 2 Pedro 3:9, “El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se *arrepientan.” (NIV) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Laura A. Colón González
lunes, 19 de mayo de 2008
PESCANDO PARA LA VERDAD por Luann Prather Miembro del Equipo de Conferencistas Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: Mateo 17:27, “Sin embargo, para que estos cobradores no se enojen, ve al mar y echa tu anzuelo. Ábrele la boca al primer pez que saques, y allí encontrarás una moneda. Toma ese dinero, y paga mi impuesto y el tuyo.” (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, mayo 20 Devocional: Mi hija y su amigo estaban pescando. ¡Descansando con la caña en el hombro, el gancho cayó en el agua detrás de ella y enganchó un pescado! Cuando ella jaló la caña del agua el pescado voló por el aire, pegándole en sus espaldas. Su amigo levantó sus manos. “Increíble,” grito. ¡Él se preguntó cómo ella podría agarrar un pez por detrás, cuando él no podía encontrar ni un pez con los cebos más finos! Nunca habían pescado, pero este día ella no podía perder y él no podía ganar. A veces entendemos estas cosas y otras veces no. Tome un momento para leer Mateo 17:24-27 en su Bblia. Tal vez por el momento este pasaje parece que no nos pertenece, pero la realidad es que hay tres indicios de verdad en los que podemos concentrar nuestra atención. En Éxodo, la ley de Moisés enseñaba que cada hombre tenía que regalar mitad de una moneda- shekel o dos dracmas, para los servicios religiosos. Este regalo era algo más que el mandato del diez por ciento que cada personal tenía que dar. Por eso se consideraba que el regalo de la media moneda era voluntario. Con esto el templo mantenía lo necesario para los sacrificios diarios (leña, animales, sal, e incienso). Nuestra lectura dice que los hombres religiosos preguntaron, “¿Tiene su maestro el hábito de pagar los impuestos para sostener el templo?” Pedro, en su manera típica hablo fuertemente en defensa de Jesús: “¡Sí!” Estoy segura que Pedro quería decirle a Jesús lo que había pasado. Pero Jesús ya lo sabía, y habló primero. Después de la explicación sobre el por qué de no pagar el impuesto, Jesús hizo una ilustración usando tres verdades con Pedro, el emocional. Verdad #1-Decide Hagamos lo necesario en escoger un camino de paz. No provoquemos ningún argumento, ni oposiciones innecesarios. Aunque tengamos razón, saldríamos mejor en esta situación para pagar el impuesto y dar un ejemplo. ¡Cristo siempre nos enseñaba cómo comportarnos! Verdad #2-Use Use los dones y capacidades que tienes. Dios nos deja usar nuestros dones naturales. Pedro era un pescador. Jesús no encontró la moneda en el aire. Tampoco le mandó que Pedro hiciera un par de zapatos para venderlos. No, Pedro hizo lo natural usando su don, pescando, y Dios hizo provisión en eso. Cuando tenemos necesidades, tenemos que prepararnos para trabajar. Mire esto, Jesús no solamente pagó sus propios impuestos, él también pagó los de Pedro. Jesús dijo que Pedro encontrará una moneda. En la lengua original esa moneda tenía un valor de cuatro dracmas. Ahora Pedro tenía dinero para pagar su impuesto y también un poco más. Ciertamente, hay beneficios para él que obedece. Verdad #3-Crea A lo largo de la vida de Jesús, Él siempre ofrecía pistas de Su naturaleza divina. Este día no fue diferente. Él sabía que Pedro tenía una pregunta sobre el impuesto y él sabía que el primer pescado capturado tendría esta moneda en su boca. No sabemos si la moneda fue puesta en la boca del pescado por Jesús antes de esta situación o si el pescado había comido la moneda poco tiempo atrás. Lo que si sabemos es que Jesús es divino. El sabe todo. El conoce cada situación y nuestras necesidades. Este cuento escondido aquí en el libro de Mateo nos envía sabiduría para vivir. 1- Decide-no pelear 2- Use-su capacidad natural 3- Crea-Dios sabe todo. Tire sus ojos hacia la palabra de Dios hoy, y deje que estas verdades se enganchen en tu corazón. miércoles Mi oración para hoy: Querido Señor, ayúdanos a enamorarnos de tu Palabra. Enséñanos que ninguna palabra tuya es vacía sino llena de sabiduría y útil en nuestra vida cotidiana. En el nombre de Jesús, Amén. mayo 21 Aplicación: Lea algo nuevo en la Biblia hoy, no solamente lo cómodo y familiar. Deje que Dios le abra la mente y le muestre algo nuevo. Encuentre un versículo y ore que Dios le dé una nueva verdad. Busque http://www.gospelway.com/spanish/index.htm en la red y lea sobre un sujeto o tema que no haya descubierto en el pasado. Recursos sugeridos: Controla tu Lengua por Deborah Smth Pegues jueves, mayo 22 Puntos para reflexionar: ¿Cuáles libros de la Biblia ignoro? ¿Tomaré el tiempo para buscar nuevas verdades en la Palabra de Dios? viernes, mayo23 Versículos para recordar: Salmos 119:11, “En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.” (NIV) Mateo 4:4, Jesús le respondió: Escrito está: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios." (NIV) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Laura A. Colón González
lunes, 12 de mayo de 2008
por Amy Carol Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: Colosenses 3:16, “Que el mensaje de Cristo permanezca siempre en ustedes con todas sus riquezas. Instrúyanse y amonéstense unos a otros con toda sabiduría. Con corazón agradecido canten a Dios salmos, himnos y cantos espirituales.” (DHH) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, mayo 13 Devocional: Todas las mujeres norteamericanas, especialmente las que crecen en la cultura del sur, saben que cuando reciben una invitación a cenar en la casa de alguien, responden afirmativamente con las palabras, “¿Qué puedo traer?” Que lástima que muchas veces no hacemos la misma pregunta cuando asistimos a nuestra Iglesia. En vez de contemplar lo que nosotros podemos traer a la reunión, nos enfocamos mayormente en lo que conseguiremos del servicio. Llegamos con las manos vacías, y a menudo salimos con sentimientos de decepción si la música no nos conviene, ni el sermón no nos mueve espiritualmente. La escritura nos dice que estamos equivocados. Yo creo que cuando llegamos a la Iglesia con nuestras manos llenas de regalos para otros, saldremos más llenos que en cualquier otra ocasión. Miremos lo que nos dice Pablo en Colosenses. El nos dice que todos tenemos algo que contribuir. La enseñanza- Para poder enseñar es necesario conocer muy bien el tema. ¡Que desafío! Venir a la Iglesia con algo para enseñar. Yo tengo que estudiar la Palabra de Dios toda la semana. Cuando he aprendido lecciones personales sobre la palabra de Dios tengo algo para compartir. El ánimo- Esto quiere decir, “dar consejos sabios o ánimo cariñoso.” ¿Cómo podemos prepararnos para animar? Creo que la oración es clave. Cuando oro por alguien, Dios me da ideas para animar a esta persona o me da lugares en la Biblia donde los puedo referir para una palabra positiva. Cuando pasamos el tiempo escuchando a Dios durante la semana, El nos prepara para dar el don de ánimo a la Iglesia. La canción- Tal vez algunas de ustedes estarán pensando que su capacidad de cantar no será considerado como un regalo para la Iglesia. Si crees esto mira las últimas palabras del versículo: “Con corazón agradecido canten a Dios salmos, himnos y cantos espirituales.” Agradecimiento en realidad es un don del cuerpo de Cristo. Si llegamos con un corazón que cuenta sus bendiciones cada semana, estaremos listos para cantar a Jesús. Y más, la alabanza que nos levanta, verdaderamente nos llena con gozo. Quiero desafiarme a mí misma esta semana para salir de los pensamientos negativos sobre la Iglesia, y no preguntarme más, “¿Qué has hecho por mi?” De ahora en adelante voy a mirar cada domingo como si fuera una cena a la cual soy invitada. Y voy a preguntar, “¿Y yo, que puedo traer?” Mi oración para hoy: Señor, ayúdame a llevar algo para compartir con la Iglesia esta semana. Ayúdame a enfocarme en lo que puedo hacer por otros, en vez de pensar en mi misma. Tengo fe en que tú me puedes llenar. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, mayo 14 Aplicación: Pase tiempo esta semana orando y leyendo la Biblia. Pídele al Señor que te llene con el Espíritu Santo. Pídele al Señor oportunidades para enseñar, animar, o agradecer a otros. jueves, mayo 15 Puntos para reflexionar: ¿Qué puedo ofrecerle a mi Iglesia? ¿Me he preocupado con lo que puedo recibir en de vez de lo que puedo dar? viernes, mayo 16 Versículos para recordar: Lucas 6:38, “Denles a otros lo necesario, y Dios les dará a ustedes lo que necesiten. En verdad, Dios les dará la misma medida que den a los demás. Si dan trigo, recibirán una bolsa llena de trigo, bien apretada y repleta, sin que tengan que ir a buscarla.” (BLS) 2 Corintios 9:7, “Cada uno debe dar según crea que deba hacerlo. No tenemos que dar con tristeza ni por obligación. ¡Dios ama al que da con alegría! (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Laura A. Colón González
lunes, 5 de mayo de 2008
por Shari Braendel Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: Proverbios 15:2, “La lengua de los sabios destila conocimiento; la boca de los necios escupe necedades.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, mayo 6 Devocional: Mis ojos se llenaron de lágrimas cuando escuché las noticias. Me di cuenta que ofendí a alguien. Quiero decir, realmente la ofendí. Mis palabras la ofendieron tan profundo que ella lloró toda la noche. Pocas semanas atrás yo había conocido a esta mujer, y en nuestra pequeña conversación yo dije algo que ella no pudo olvidar o dejar pasar. Yo pensé que era una conversación inocente, yo nunca intenté herirla, pero ella estaba disgustada. Por varios días, yo pensé en lo que había dicho y cómo le había hablado a esta mujer. Yo luchaba con lo que debería hacer o lo que habría podido hacer diferente. Y repetía la conversación una y otra vez. Yo no podía deshacer lo que había dicho o cómo lo había dicho. Yo no podía explicarlo fuera de dar una docena de excusas. Yo no podría cubrirlo con mis propias lágrimas. Culpabilidad o vergüenza. Ya estaba allí, y no había mucho que yo pudiera hacer para regresar lo dicho. Después de un tiempo de oración y reflexión, pude localizar la dirección de la mujer. Le escribí una nota de disculpas y se la envié por correo. ¿Me pregunto cuántas veces mis palabras han sido ofensivas? ¿Cuántas veces al día mis palabras le hacen daño a alguien? Yo he sido llamada a edificar a otros, a levantarlos y animarlos en todas las cosas. Yo trato de dar ánimo a mi esposo, a mis hijos y a mis amigos. Yo trato de animar a mujeres en su diario caminar con Cristo. Y luego un “oops”, un “opps” muy grande que mueve mi mundo y el de alguien más. Una frase hablada herradamente o un tono inapropiado, y en un instante alguien se siente afligido por mis palabras. Yo me sentí muy desagradable por haber ofendido a esta persona, y yo sabia que tenía que ir a Dios. Yo compartí todos mis pensamientos, mis sentimientos, insuficiencias, palabras y remordimientos con el Señor. Yo se lo di todo a Él. Yo oré por la mujer y su dolor. Yo oré por perdón. Ore por dirección y sanidad en esta situación. Yo le hice saber a Dios que quería que mis palabras fueran llenas de sabiduría y conocimiento, en lugar de necedades como dice el verso de esta semana. Dios escuchó mis oraciones, me perdonó, y aun me animó unos pocos días después mientras estaba en el balcón de mi iglesia. Alguien que yo no conocía se me acercó y me preguntó mi nombre. Me dice, yo he querido encontrarte porque unos meses atrás yo contacté el grupo de oración de la iglesia y pedí oración por el trabajo de mi esposo. Tú me escribiste el e-mail más hermoso y había una oración allí. Significó tanto para mí. Yo copié palabra por palabra en mi diario. Solo quería agradecerte. Tu oración por mí y por mi esposo me tocó. Después de que se había ido yo susurre, “Gracias Dios”. Que maravillo es Él al recordarme que mis palabras también han sido mensajes de su amor y esperanza, y no todas desacertadas. ¿Qué están diciendo tus palabras a otros? Mi oración para hoy: Amado Dios, gracias por traernos delicados recordatorios de como tú cuidas de nosotros en cada detalle de nuestras vidas. Yo oro que mis palabras hoy sean para animar a otros, y así ellos puedan detenerse y puedan buscar conocerte. Tú, por favor ayúdame a pensar antes de que yo hable. En el nombre de Jesús. Amén. miércoles, mayo 7 Aplicación: ¿Cómo les has estado hablando a otros? ¿Estás estimulando otros al animarlos? Coloca atención a tus palabras hoy y la respuesta de otros. Pídele a Dios que te ayude a pensar antes de hablar. jueves, mayo 8 Puntos para reflexionar: Recuerda por un momento cuando tú fuiste herido por palabras. ¿Le has pedio a Dios que lo sane por ti? ¿Has lastimado a alguien, recientemente, con tus palabras o tu tono de voz? Escríbele una nota de disculpas y pídeles perdón viernes, mayo 9 Versículos para recordar: Salmos 19:14, “Sean, pues, aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos, OH SEÑOR, roca mía y redentor mío.” (NVI) 2 Samuel 19:7, “¡Vamos! ¡Salga usted y anime a sus tropas!” (NIV) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Laura A. Colón González
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog