lunes, 8 de junio de 2009
por Elaine Bonds Graduada de She Speaks Conferencia de mujeres Proverbios 31 Ministerio para mujeres Versículo clave: Isaías 40:31. “Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 9 de junio Devocional: Recuerdo la noche en que perdía la esperanza. Nuestro hijo había regresado a vivir a casa, pero con la condición de que debía asistir a las reuniones semanales de su grupo de apoyo. Cada viernes, después de regresar de su reunión, yo sentía que algo andaba mal, pero mi corazón se negaba a dejar de afianzarse al último hilito de esperanza del que colgaba. Pero un día, tuve que confrontar mis temores. Decidí ir a una de sus reuniones y descubrí la verdad que temía. Esa noche, cuando mi hijo llegó a casa, le pregunté como le había ido con su reunión. “Bien, bien,” me contestó tersamente. “Estoy cansado y deseo acostarme.” ¡Mentira! Me sentía desanimada, furiosa y adolorida. Pero Dios utilizó a una amiga para hablarme. Ella no sabía lo que estaba ocurriendo con mi hijo, pero ella estaba orando por mí y decidió enviarme su oración por medio de un correo electrónico:“Padre, Tú eres el Dios de toda esperanza. Tu Palabra dice que los que esperan en Ti renovarán sus fuerzas. Ellos volarán como las águilas, correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. Señor, yo te ruego por Elaine esta mañana, porque ella ponga su ESPERANZA en Ti y solamente en Ti …”Al leer esta oración, de pronto todo se esclareció. Mi esperanza estaba puesta en mi hijo y en sus reuniones. La esperanza a la que yo me afianzaba era una esperanza humana – una esperanza limitada. Pero la esperanza que Dios ofrece renueva, refresca, y nunca desanima, porque no tiene límite. Dios sabía a que tipo de esperanza yo me había afianzado, y Él deseaba que yo aprendiera a confiar en Él. Y aunque mis circunstancias no cambiaron, mi corazón estaba lleno de paz y esperanza – la esperanza que solo Dios puede dar. Mi oración para hoy: Amado Señor: Gracias por darnos una esperanza maravillosa y eterna. Gracias por ayudarme a aprender a poner mi confianza en nadie ni en nada más que Tú. Gracias porque para Ti nada es imposible. En el Nombre de Jesús. Amen miércoles, el 10 de junio Aplicación: Ora por una situación que has considerado sin esperanza. Pídele al Señor que te conceda Su perspectiva para esta situación y que llene tu corazón con Su esperanza. Recursos sugeridos: ¿Qué hago ahora? Màs recursos jueves, el 11 de junio Puntos para reflexionar: Pídele al Señor que te revele en quién estas poniendo tu esperanza. ¿En tu esposo? ¿En tu cuenta bancaria? ¿En alguna promesa? ¿Verdaderamente estas poniendo tu esperanza en el Señor? viernes, el 12 de junio Versículos para recordar: Salmo 42:5, “¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!” (NVI) Romanos 15:13, “Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (NVI) Salmo 147:11, “[El Señor] se complace en los que le temen, en los que confían en su gran amor.” (NVI) © 2009 by Elaine Bonds. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka

2 comments:

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, saludos desde Panama!

Anónimo dijo...

Felicitaciones, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog