lunes, 24 de agosto de 2009
por Susanne Scheppmann Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Santiago 1:3-4, “…pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada." (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 25 de agosto Devocion: Mi fe tiembla. Ocurre más frecuentemente cuando algo pasa en la vida que está más allá de mi entendimiento. Mi fe se desploma a lo más bajo del océano muy distante, cuando veo un desastre natural, una tragedia familiar, o la caída de otro cristiano. En mi humanidad, no puedo comprender los “¿por qué?" Independientemente de mi distorsionado pensamiento, Dios es fiel. La escritura marca las siguientes tres verdades a través de toda la Biblia. Dios es bueno. “Él es la Roca, sus obras son perfectas, y todos sus caminos son justos. Dios es fiel; no practica la injusticia. ¡Él es recto y justo!" (Deuteronomio 32:4, NLT) Dios siempre trabaja en nuestro mejor interés. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” (Jeremías 29:11, AMP) Los caminos de Dios están más allá de nuestro entendimiento. "Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el Señor —. Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!" (Isaías 55:8-9, NVI). Entonces, ¿qué hago cuando mi fe se derriba? Necesito ver la verdad que es más profunda que mi realidad humana. Necesito reconocer que mi fe solo puede crecer cuando debo creerle a Dios, sin el beneficio de que entienda cada detalle de su voluntad divina. También tengo que darme cuenta que la fe es cambiante, y yo no soy la única que tiene problemas con la duda. Un ejemplo Bíblico de alguien que tiene problemas con la fe es el discípulo Tomás. Tomás pasó tres años con Jesús. Él vio los milagros que hizo el Señor. Pero aun así su fe se desvaneció. Jesús nunca se dio por vencido con Tomás, sino que continuó animándolo a creer y confiar. Entonces cuando tengo problemas para mantener mi fe a flote en medio del océano de dudas, buscaré a Jesús para que me ayude. De buena forma admitiré que no entiendo el por qué de la situación. Y aceptaré que es parte del proceso de crecer en fe. Me afirmaré en el verso clave de la semana, mientras mi fe se mantiene. “…pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada." (Santiago 1:3-4, NIV). Si tu fe está cayendo hoy, acompáñame en el camino de la fe. Podemos caminar con ánimo juntas sabiendo que estamos perseverando y madurando, y que un día nuestra fe estará completa, sin faltas en ninguna área. Mi oración para hoy: Amado Dios, algunas veces mi fe decae. Ayúdame a mantenerme en la verdad de tu Palabra. Ayúdame a recordar que mi fe va creciendo en cada circunstancia. Dale fortaleza a mi fe, para que yo pueda perseverar y madurar. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 26 de agosto Aplicación: Copia las siguientes escrituras en notas pequeñas: Deuteronomio 32:4, Jeremías 29:11, Isaías 55:8-9, y Santiago 1:3-4. La próxima vez que tu fe se sienta débil, lee estos versículos para encontrar poder. Pídele a Dios que te muestre la verdad de su fidelidad. Recursos sugeridos: Quienes somos Más recursos jueves, el 27 de agosto Puntos para reflexionar: ¿Hay ciertas áreas en donde mi fe flaquea? ¿Hay ocasiones cuando me siento culpable por no tener suficiente fe? viernes, el 28 de agosto Versículos para recordar: Romanos 10:17, " Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la Palabra de Cristo." (NVI) 1 Pedro 1:7, " Porque la confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se prueba con fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se prueba por medio de los problemas. Si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen en Dios, porque una confianza que se ha probado tanto merece ser muy alabada." (BLS) © 2009 by Susanne Scheppmann. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Wendy Bello, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Ángela Vásquez Lupe Coka
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog