lunes, 30 de marzo de 2009
por Micca Campbell Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: 1 Pedro 3:3-4, “No piensen ustedes que los peinados exagerados, las joyas de oro y los vestidos lujosos las hacen más bellas. Su belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en su corazón. Así que sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios." (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 31 de marzo Devocional: El otro día encontré una fotografía del primer baile que tuvo mi hija en la escuela. ¡Ella parecía una princesa! Una de las partes más divertidas de esa tarde fue cuando ella se vistió para el evento. Como a la mayoría de las niñas, Peyton se maravilla con los disfraces. Tengo muchas fotografías de sus disfraces, como una novia, una princesa, una bailarina. Y como a ella le encanta esta actividad más que cualquier otra cosa, para su primer cumpleaños le regalé un juego de mesa llamado “Bella, bella princesa.” Muy rápidamente, este pasó a ser su juego favorito. Cuando a un jugador le llega su turno, puede colocarle a la princesa un arete, un collar o una pulsera, de acuerdo al dibujo que tenga la carta que escogió. Si uno de los jugadores saca el dibujo de la corona de la princesa, es el ganador del juego. Aun recuerdo que lindo era verla jugar con su papá y que divertido era verlo usando las hoyas de plástico de la princesa. Mirando atrás esos años me he podido dar cuenta que Peyton no está sola. No importa la edad que tengamos, como mujeres continuamos siendo tan bellas como una princesa. Es un deseo determinado por Dios. Pero desde la caída del mundo, hemos tratado de vivir este deseo causándonos daño y dolor. Por ejemplo, el mundo nos dice que seremos bellas si tenemos una talla perfecta, sin defectos. Nos dice que podemos cubrir nuestro rostro con maquillaje. Mira por un momento la cantidad de dinero que se calcula gastan las mujeres comprando cosméticos, cremas, lociones y haciéndose cirugías cosméticas. Si miramos la televisión, queremos saber quién es la mujer más hermosa y mejor vestida del planeta. El mundo nos invita a ver la belleza que dura muy poco tiempo y no permanece. Pero Dios nos llama a cultivar la belleza que permanece, Él nos creó a su imagen. Ya que somos hijas del Rey, entonces, ¡ya somos llamadas princesas! Somos escogidas, como dice en la Biblia: “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (Pedro 2:9) ¡Y él nos ama como somos! Mi oración para hoy: Amado Dios No permitas que me concentre solo en la parte de mí que todos pueden ver, permíteme cultivar más mi apariencia interior. Quiero conocerte, y parecerme más a ti. Así seré mucho más atractiva en ti. Oro en el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 1 de abril Aplicación: Cultiva tu belleza por dentro recordando y memorizando pasajes bíblicos que te recuerdan quién eres en los ojos de Dios. Recursos sugeridos: ¿Qué hago ahora? Màs recursos jueves, el 2 de abril Puntos para reflexionar: ¿Cuánto tiempo gastas arreglándote por fuera en comparación al que pasas cultivando tu belleza interior? ¿Cómo puedes cambiar la idea de que la belleza es solamente tan profunda como la piel? ¿Qué cualidades externas reflejan que estás cultivando tu belleza interior? viernes, el 3 de abril Versículos para recordar: Proverbios 31:30, “La hermosura es engañosa, la belleza es una ilusión; ¡sólo merece alabanzas la mujer que obedece a Dios.” (BLS) Éxodo 34:29, “Cuando Moisés descendió del monte Sinaí, traía en sus manos las dos tablas de la ley. Pero no sabía que, por haberle hablado el Señor, de su rostro salía un haz de luz.” (NVI) 2 Corintios 3:18, “Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor.” (RV- 95) © 2009 by Micca Campbell. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 23 de marzo de 2009
por: Luann Prater Conferencista certificada Proverbios 31 Ministerios para la mujer Versículo clave: Lucas 2:46 "Al día siguiente encontraron a Jesús en el templo, en medio de los maestros de la Ley. Él los escuchaba con atención y les hacía preguntas”. (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 24 de marzo Devocional para hoy: Muy pocas personas llegan a dominar el “arte” de escuchar. Saber escuchar es base de una buena relación, porque saber hacerlo valida la autoestima de una persona. Cuando realmente escuchamos a alguien, le estamos invitando a nuestras vidas y le estamos obsequiando una de las cosas más preciadas de hoy en día: nuestro tiempo. De acuerdo con el Diccionario Webster, “escuchar” significa, “prestar atención, oír, ocuparse de, esperar, considerar”. La semana pasada estuve en un viaje de negocios. Cuando finalmente llegué a casa, a las once de la noche, estaba absolutamente exhausta. Mi dulce esposo vino a mí con los brazos abiertos para darme un fuerte abrazo, mientras mis dos hijas corrieron hacia mí para darme la bienvenida. Durante las dos últimas horas en que manejaba hacia casa, soñaba con meterme dentro de mi cama. Pero nuestra hija de dieciséis años tenía otra idea. ¡Quería contarme tantas cosas! Durante mi ausencia, ella había iniciado su primer trabajo, había ido a una audición para una obra de teatro en la escuela y además tenía otros asuntos personales que anhelaba compartir conmigo. Cuando se dio cuenta de que me estaba durmiendo, su tono gentil y suave me dio a entender que ella podía esperar para contármelo después. Cuando dejé caer mis maletas y me dirigí hacia la cocina, me di cuenta de que una sombra me seguía de cerca. Cuando me di la vuelta, me encontré un par de ojos azules. Puse mis brazos alrededor de mi hija. Ella se derritió en ellos y con un suspiro me dijo: “He extrañado tus abrazos, mamá”. Nos dirigimos al sofá y para compartir un tiempo juntas. ¿Cuándo fue la última vez que realmente escuchaste a alguien? ¿Cuándo entregaste un cien por ciento de tu atención sin mirar al reloj ni a otras personas alrededor? ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste sin interrumpir para dar tu opinión? ¿Cuándo fue la última vez en que escuchaste atenta, cuidadosa y amorosamente? Jesús, es nuestro ejemplo en todas estas cosas, pero muchas veces pasamos por alto esta importante lección: escuchar. Hoy te reto a estar en silencio, y atenta a quines están tu alrededor. Simplemente escucha. Mi oración para hoy: Padre, gracias por nunca estar demasiado ocupado para escuchar mis oraciones. Enséñame a seguir tu ejemplo y a escuchar con un corazón amoroso a aquellos a mi alrededor, que lo necesitan. Amén. miércoles, el 25 de marzo Aplicación: Busca a alguien que necesite ser escuchado. Dale toda tu atención por unos momentos. Ora con ella y por ella a través del día. jueves, el 26 de marzo Puntos para reflexionar: ¿En cuál relación de mi vida necesito escuchar con atención? ¿Cómo me siento cuando alguien realmente me escucha? ¿Creo que Dios verdaderamente me escucha? ¿Qué obstáculos impiden que yo escuche a Dios? ¿Cómo puedo convertirme en una persona que escucha? viernes, el 27 de marzo Versículos para recordar: Jeremías 29:11-12 “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé”. (NVI) Isaías 55:2 “Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no satisface? Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno, y se deleitarán con manjares deliciosos”. (NVI) Proverbios 19:20 “Escucha el consejo y acepta la corrección: así serás sabio en tu vejez”. (RV 1995) Apocalipsis 13:9 “Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo siguiente:” (BLS) Santiago 1:19 “Mis queridos hermanos, pongan atención a esto que les voy a decir: todos deben estar siempre dispuestos a escuchar a los demás, pero no dispuestos a enojarse y hablar mucho”. (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Wendy Bello Ángela Vasquez Ana Stine Lupe Coka
lunes, 16 de marzo de 2009
de Marybeth Whalen Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? Mateo 6:27 (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, el 17 de marzo Devocional: Los recientes aumentos en el precio de la gasolina. Un mercado inmobiliario que se derrumba. Una bolsa de valores que fluctúa de manera dramática. Récord en las ejecuciones hipotecarias. Inflación. Rescate de los bancos y negociaciones de último momento. Es difícil no percatarse de la confusión económica que nuestro país ha estado enfrentando en los últimos meses. También es difícil no sentir ansiedad cuando vemos los últimos reportajes en las noticias. ¿Cuándo saldremos de esto? ¿Hasta dónde llegarán las cosas? Y no obstante, Jesús nos dijo que no nos preocupáramos por nada. Puede que ahora mismo nos estemos preguntando: ¿cómo no hacerlo? Isaías 32:8 dice: “El noble, por el contrario, concibe nobles planes, y en sus nobles acciones se afirma». Parte de aprender a vivir sin preocuparse, como ordena Jesús, es comenzar a hacer planes sabios para nuestro futuro financiero. Dios no quiere que dejemos las cosas a la casualidad ni que neciamente pensemos que las cosas nunca van a cambiar. Los planes nobles se sostendrán en los tiempos más convulsos. Las acciones nobles se mantendrán aún cuando todo lo demás se esté derrumbando. Hace unos cinco años mi esposo y yo tomamos la decisión de hacer lo que fuera necesario para eliminar nuestra deuda y vivir libres financieramente. Cuando lo hicimos, comenzamos a vivir una vida que era muy diferente del status quo. No puedo decir que fue fácil, pero pusimos la mirada en nuestro plan y con la ayuda de Dios trabajamos en pro del futuro. Hoy respiramos con alivio al no estar donde estuvimos una vez. No tengo la menor duda de que si no hubiéramos hecho los cambios que hicimos hace cinco años, ahora mismo tendríamos un gran problema financiero. Los pagos mensuales de nuestra deuda serían demasiado encima del aumento significativo en el costo de la vida. Aunque ahora no tenemos deudas, todavía tenemos que mantener nuestro plan en acción para no caer en los viejos hábitos y reunir una nueva deuda. Cuando vendimos nuestra casa el verano pasado, algunos prestamistas nos dijeron que podíamos sufragar una casa mucho más grande de lo que estábamos esperando. Reconozco que era tentador comprar la gran «casa de nuestros sueños» y echar por la borda toda precaución, con la esperanza de que mi esposo siempre ganara su comisión y que pudiéramos “salir a flote”. Al orar por nuestra decisión, supimos que Dios no quería que hiciéramos eso. Compramos una casa que era una opción mucho mejor desde el punto de vista financiero. No era la solución "divertida” y la casa que compramos no era lujosa ni impresionante. Y no obstante, a medida que vemos el decadente cuadro financiero de nuestro país, sabemos con certeza que tomamos la decisión correcta. Al seguir las pautas de Dios y buscar su voluntad, hemos experimentado la libertad de ser capaces de pisar un terreno financiero firme. Si lo hubiéramos hecho por nuestra cuenta, ahora estaríamos en un gran lío. Este momento de nuestra nación puede verse como devastador o como un llamado de alerta necesario. ¿Ya llamó tu atención? ¿Estás buscando soluciones para tus problemas de dinero? Podemos dejar que nos sacuda o podemos dejar que nos sirva de ímpetu para hacer planes nobles, planes que estén alineados con el diseño de Dios para nuestros gastos, nuestros ahorros y nuestros diezmos. Podemos inscribirnos en una clase en la iglesia o comprar recursos que nos ayuden a crear por fin un presupuesto o a evaluar nuestros hábitos en cuanto a gastar. Podemos hablar con nuestros hijos acerca de reducir nuestro estilo de vida. Podemos acercarnos más a nuestro cónyuge y orar juntos para que Dios nos guíe mientras navegamos por estos tiempos de incertidumbre. Más que nada, podemos descubrir una nueva dependencia de Dios como nuestro proveedor, nuestro protector y la fuente de nuestra paz, independientemente de lo que digan los informes financieros. Mi oración para hoy: Amado Señor, quiero vivir una vida responsable en cuanto a las finanzas. Quiero honrarte con las decisiones financieras que tome y hacer planes que reflejen tu propósito en mi vida. Ayúdame a buscarte en mis finanzas al igual que hago con el resto de mi vida. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 18 de marzo Aplicación: Pídale al Señor que te ayude ser responsible en tus finanzas. Haz una lista de compras antes de salir al mercado. Solamente compre lo que has puesto en tu lista. Tal vez tienes un don que puedes compartir con una amiga. En vez de gastar dinero trabajen juntas compartiendo sus poderes. jueves, el 19 de marzo Puntos para reflexionar: ¿Qué paso puedes dar hoy que te ayudará en tu futuro financiero? ¿Está Dios tocándote para que hagas cambios en tu manera de gastar o en la manera en que ves tu dinero? ¿Tienes un plan noble para tus finanzas que puede servir de consuelo en estos tiempos inciertos? viernes, el 20 de marzo Versículos para recordar: 1 Timoteo 6:9: «Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción». (NVI) Proverbios 20:18a: «Afirma tus planes con buenos consejos». (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Wendy Bello Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 9 de marzo de 2009
Por Wendy Blight Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Éxodo 14:21, “Moisés extendió su brazo sobre el mar, y toda la noche el Señor envió sobre el mar un recio viento del este que lo hizo retroceder, convirtiéndolo en tierra seca. Las aguas del mar se dividieron…” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 10 de marzo Devocional: ¿Te sientes sola?¿Sientes cómo que Dios está muy lejos?¿Sientes que está muy oscuro y tienes miedo?En un punto de mi vida, yo respondí, “sí” a todas estas preguntas. Después de un trágico accidente en mi vida, el miedo llenó mi corazón. Dios parecía tan lejos. Yo me sentía completamente sola. Fue entonces cuando Dios colocó una historia familiar en frente de mí. Se encuentra en el libro de Éxodo capítulo 14. Cuenta la historia de los israelitas escapando de la esclavitud de Egipto. Inicialmente, el Faraón estuvo de acuerdo en dejar ir a la gente de Dios, pero pronto, después de que se fueron, él cambió de parecer. Él comenzó a perseguirlos junto con 600 de sus mejores hombres de guerra. El acercamiento de estos soldados asustó a los Israelitas. Ellos clamaron a Moisés. Moisés les recordaba las promesas de Dios, que Él los liberaría. Pero las circunstancias decían otra cosa. Ellos escuchaban el resonar de los carruajes tras ellos persiguiéndolos. Y veían el gran montón de agua bloqueando su única salida. ¿Puedes imaginarte su terror? La realidad que ellos conocían era que los mejores soldados de Faraón los perseguían, y había un obstáculo gigantesco: un mar oponiéndose a su escape. El pueblo de Dios no tenía ni idea del milagro que les esperaba. Cuando Moisés alzó sus manos sobre el Mar Rojo, dice la escritura “Moisés extendió su brazo sobre el mar, y toda la noche el Señor envió sobre el mar un recio viento del este que lo hizo retroceder, convirtiéndolo en tierra seca.” (Éxodo 14:21). Los Israelitas no pudieron ver lo que Dios estaba haciendo porque era de noche. En medio de la oscura noche Dios trabajó sin descanso a favor de sus hijos para liberarlos, así como lo había prometido. Era como si las palabras de la historia salieran de la escritura y vinieran a mi vida oscura, a mi corazón desolado. Aunque los israelitas no podían ver o escuchar a Dios, Él estaba trabajando en medio de su oscuridad. Yo tampoco podía “ver” o “escuchar”, pero Él estaba trabajando a mi alrededor de maneras invisibles; presente y activo. Trabajando a mi favor para sostenerme en mis momentos más oscuros.En la oscuridad tenemos dos alternativas. Podemos tomar los problemas en nuestras propias manos, volviéndonos al alcohol o las drogas para anestesiar nuestro dolor. Tal vez buscamos el consejo de los amigos o el libro de auto ayuda que nunca terminamos. Nunca sabemos si realmente algo de esto era parte del camino hacia la sanidad y plenitud. O podemos mirar a Dios, abrir su palabra y saber que Él garantiza sanidad y plenitud. ¿Te gustaría que la verdad de la palabra de Dios se hiciera realidad en ti? ¿Te gustaría que Él viniera a tu lado? Necesitas pedírselo. El Señor lo prometió “Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.” (Jeremías 29:13) No tienes que sentirte sola, solamente busca a Dios. Mi oración para hoy: Amado padre celestial, es tan difícil caminar en la oscuridad. Te siento tan lejos. Me siento muy sola. Gracias por la promesa de que nunca me dejarás o me desampararás, y que no hay nada en toda la creación que pueda separarme del amor que tengo para ti y para tu hijo. Camina muy cerca de mí durante este tiempo de oscuridad. Dios háblame. Dame esperanza. Muéstrame el tesoro en la oscuridad. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 11 de marzo Aplicación: A veces Dios deja que circunstancias difíciles hagan una poderosa obra de transformación en nuestras vidas. ¿Puedes examinar tu corazón y preguntarle honestamente al Señor si tal vez esas circunstancias son una parte más grande del proceso que Él está usando para hacerte más como Él? Escribe lo que aprendas. jueves, el 12 de marzo Puntos para reflexionar: Reflexiona en el verso de Isaías 61:1. “El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros…” (NVI)Deja que Dios el Sanador, Jesús el Redentor venga a consolar tu duelo, a mostrarte el camino a la libertad, y a sacarte de la oscuridad. Él está esperando. viernes, el 13 de marzo Versículos para recordar: 1 Juan 1:5b, “Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad.” (NVI) Romanos 8:38-39, “Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida, ni la muerte, ni los ángeles, ni los espíritus, ni lo presente, ni lo futuro, ni los poderes del cielo, ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka © 2009 by Wendy Blight. All rights reserved.
martes, 3 de marzo de 2009
por Melissa Taylor Conferencista de Proverbios 31 Ministerios para la mujer Versículo clave: Mateo 7:7, “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá." (NVI) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, el 3 de marzo Devocional para hoy: Debido a que yo he compartido muchas veces los problemas (¡y triunfos!) que he experimentado en mi matrimonio, muchas mujeres me hacen preguntas como estas: "¿Cómo sobrevivió tu matrimonio?" "¿Qué harías si tu esposo no quisiera ir a recibir consejería matrimonial?" "Yo ya no quiero a mi esposo. ¿Y ahora que hago?" "¿Qué haces cuando estas cansada y tu esposo quiere tener relaciones contigo?” “¿Qué haces si tu esposo no es cristiano?” Desearía saber como responder a todas estas difíciles preguntas. Más no siempre lo sé. Pero sí sé a Quien hacerlas… El Señor tiene la respuesta. He aprendido a orar y a escuchar lo que Dios desea decirme al respecto. También he aprendido a estar conforme con Sus respuestas. Por años yo oraba pidiéndole a Dios que cambiara a mi esposo, Jeff. Pero un día obtuve un libro titulado The Power of a Praying Wife (El Poder de la Esposa que Ora). Yo pensaba que si oraba diligentemente por mi esposo, todo en mi matrimonio se arreglaría. Yo abrí mi libro, lista para aprender a como cambiar a mi esposo con mis oraciones. ¡Imagínense mi sorpresa cuando leí que yo debía orar porque Dios me cambiara a mí primero! Conforme empecé a orar por mí, también empecé a orar por Jeff, porque el Señor hiciera Su obra en nuestros corazones. El cambio no fue rápido, pero poco a poco empecé a notarlo. También aprendí que antes de esposa, soy hija de Dios. Aunque mi relación matrimonial no dure para siempre, mi relación con el Señor es eterna, y es la relación en la cual debo poner mi principal enfoque. Cuando mi relación con Él está bien, todo trabaja mejor. Y aunque no todo sea perfecto en mi vida, yo estoy bien. La próxima vez que te preguntes, “¿Cómo va mi matrimonio?” Pregúntate primero, “¿Cómo está mi relación con Cristo?” Pues de esa relación, todo lo demás se desenvuelve. Mi oración para hoy: Amado Señor: Por favor ayúdame a entregarte los deseos de mi corazón. Trabaja en mi matrimonio, empezando conmigo. En el Nombre de Jesús. Amén. miércoles, el 4 de marzo Aplicación: Comprométete a pasar tiempo con el Señor, solos los dos, cada día durante una semana. jueves, el 5 de marzo Puntos para reflexionar: ¿Cómo puedo cambiar mi relación matrimonial? ¿Será posible que sea yo quien necesite cambiar? viernes, el 6 de marzo Versículos para recordar: Gálatas 6:9, " No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos." (NVI) Marcos 11:24-25, " Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán. Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados." (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Ana Stine Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog