lunes, 29 de junio de 2009
por Karen Ehman Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Jeremías 9:13, “El Señor dice: Ellos abandonaron la ley que yo les entregué; no me obedecieron ni vivieron conforme a ella.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, el 30 de junio Devocional: Mi carro estaba listo; el tanque lleno de gasolina, la hielera llena de sándwiches para el camino. Mis tres hijos y yo estábamos emocionadísimos, listos para emprender nuestra aventura -- unos días en el mar con unos amigos. Además de lo que ya había empacado, necesitaba traer conmigo algo muy importante, un papel con las indicaciones para llegar a Ocean Isle en Carolina del Norte. Yo imprimí las indicaciones que hallé en el Internet. ¡Qué fácil se veía la ruta! Justo antes de salir recibí la llamada de mi padre. Él había hecho este viaje antes y deseaba darme indicaciones. Por educación, lo escuché pacientemente y medio escribí lo que me dijo en un papel que luego metí apresuradamente en la guantera de mi carro.A medio camino, me di cuenta de que las señales en la carretera no coincidían con las del Internet. Traté de no alarmarme, pero no tomó mucho tiempo para darme cuenta de que estábamos totalmente perdidos.Logré encontrar una estación de gasolina. Allí me informaron que las direcciones contenidas en el Internet no estaban al día y que muchas personas perdidas llegaban allí a pedir ayuda. Me acordé de las señales que mi papá me había dado. Las saqué de la guantera y se las mostré al empleado en la gasolinera. “Están perfectas” me dijo amablemente, “siga las señales de su padre y no se perderá.”Como todo en la vida, a veces deseamos tomar “atajos” o probar nuevas “rutas”. Pero si en el camino nos damos cuenta de que estamos perdidas, siempre podemos regresar a las señales del Padre. Él es el único camino y su senda nos guía a la verdad, y eventualmente, a la vida eterna. ¡Un destino aún mejor que unos días en la playa! Mi oración para hoy: Amado Señor: Ayúdame a mantenerme en el camino correcto. Guíame con la luz de tu Palabra para que yo siempre siga tus caminos. En el Nombre de Jesús. Amén. miércoles, el 30 de junio Aplicación: ¿Qué rutas ofrece el mundo para hallar felicidad y la vida eterna? ¿Cómo se comparan con lo que la Biblia enseña al respecto? Recursos sugeridos: Quienes somos Más recursos jueves, el 1 de julio Puntos para Reflexionar: ¿Qué pasos puedo tomar para mantener mis pies firmes en la Verdad? ¿Cómo puede ayudarme una amiga a mantenerme firme? viernes, el 2 de julio Versículo para Recordar: Salmo 16:11, "Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha." (NVI) © 2009 by Karen Ehman. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
martes, 23 de junio de 2009
por Micca Monda Campbell Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: 2 Timoteo 1:7, “Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes .Al contrario, nos da poder para amar a los demás y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.” (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 23 de junio Devocional: ¿Te has dado cuenta de cómo los comerciales de la televisión mezclan suficiente información con su producto para hacerlo creíble? Aunque a eso se le llama publicidad falsa, el producto parece convincente. No es hasta que compramos el producto y este falla que el fraude queda al descubierto. De la misma manera Satanás se especializa en publicidad falsa. Él es bueno en hacer que nuestros temores parezcan verdaderos cuando en realidad no lo son. ¿Significa eso que todos los temores son equivocados? No. El temor de estar parados en una montaña alta nos protege de acercarnos mucho al borde, perder el equilibrio y caernos. Por otro lado, los fantasmas de Satanás están llenos de engaños. Usualmente nos incapacitan y nos impiden progresar. Este tipo de publicidad falsa puede ahogar nuestra fe y aumentar nuestros temores. ¿Alguna vez te has preguntado dónde comenzó nuestras luchas entre la fe y el temor? Yo si lo he hecho. De acuerdo al autor y maestro Marlon Smith, el temor entró en la raza humana mediante una mentira satánica. El Edén fue el primer lugar donde la serpiente engañó a Eva al distorsionar la palabra de Dios. El Señor le dijo a Adán: “Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás," (Génesis 2:16-17). Si él o Eva comían de ese árbol, sin dudas morirían espiritualmente. Eva no solamente comió del árbol del fruto prohibido sino que también le ofreció a Adán y él lo comió también. Tan pronto como Adán desobedeció a Dios, la relación entre ellos cambió. Adán no solo sintió temor sino que dudó de la autoridad de Dios, de su amistad y de su provisión. La mentira de Satanás le dijo a Adán que él no necesitaba de Dios. De hecho Adán fue persuadido de que podía ser su propio Dios, autosuficiente en todas las cosas. Lo mismo nos puede suceder a ti y a mí. Algunas veces tú y yo vivimos independientes de la presencia de Dios. Actuamos como si todo dependiera de nosotros. No nos atreveríamos a reconocer que estamos perdidos. Queremos dar la impresión de tener el control. Pero Dios nunca quiso que fuéramos por nuestra propia fuerza. Fuimos diseñados para mostrar su fortaleza en nuestras debilidades, mientras que él provee para nuestras necesidades. Fuimos creados para vivir como niños pequeños, dependientes del cuidado de nuestro Padre celestial. Las veces en que insistimos en vivir nuestras vidas a nuestra manera, con nuestra propia fuerza, experimentaremos los mismos resultados de Adán y Eva. Viviremos con temor. Y es allí donde Satanás quiere que nos quedemos. Si tenemos miedo de probar algo, entonces nunca lo haremos. Si el enemigo puede tenernos aguantados por el temor, no podremos desarrollar nuestro potencial ni marcar la diferencia en la vida de otra persona. Satanás sabe de lo que somos capaces en Cristo. Él nos envenena con temor para impedir que entendamos eso. La verdad es que a lo que le tememos, casi nunca pasa. Este tipo de temor que se alimenta con las mentiras de Satanás puede describirse como evidencia falsa que parece real. No se trata de que no nos preocupen ciertos aspectos de la vida como la seguridad y la salud. Pero cuando la preocupación se apodera de nosotros y nos mantiene despiertos toda la noche y cabizbajos durante el día, nos hemos mudado a un lugar donde nunca se suponía que viviéramos. Debemos regresar a vivir en la presencia de Dios y a depender de sus promesas y su provisión. Solo entonces podremos distinguir entre la verdad y la mentira. Solo entonces nuestras vidas se caracterizarán por la fe y no por el miedo. Mi oración para hoy: Amado Dios, ayúdame a tener discernimiento entre los falsos temores y las verdaderas preocupaciones. Mientras memorizo tu Palabra, haz que tu verdad esté viva en mi corazón para que yo pueda luchar contra el miedo y vivir por fe. En el nombre de Jesús. Amén. miércoles, el 24 de junio Aplicación: Determina si tus temores son verdaderos o si son una evidencia falsa que parece real. Si tus temores son reales, préstales atención. Si son una estratagema del enemigo, lleva estos pensamientos cautivos y entrégaselos a Dios en oración. Recursos sugeridos: Nuestra página principal: Más recursos: jueves, el 25 de junio Puntos para reflexionar: ¿Dudas de la provisión y la protección de Dios? ¿Por qué o por qué no? ¿Estas viviendo independiente de la presencia de Dios o despreocupada bajo su cuidado? ¿Cómo puede eliminar tus temores el depender de los recursos y el poder de Dios? viernes, el 26 de junio Versículos para recordar: Romanos 8:31: "Sólo nos queda decir que si Dios está de nuestra parte, nadie podrá ponerse en contra nuestra. (BLS) Juan 14:27: "La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden…" (NVI)1 Pedro 5:7: "Así que pongan sus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ustedes.” (BLS) © 2009 by Micca Monda Campbell. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 15 de junio de 2009
por Renee Swope Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Isaías 26:3, “Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía." (NIV) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 16 de junio Devocional: Una de mis cosas favoritas es ver una silla mecedora en un portal. El ver la mecedora me hace sentir llena de paz. Yo no tengo una silla de esas, ni tampoco un portal, pero ¡claro que me gustaría tenerlos! Estar preocupada es lo contrario de estar llena de paz. ¡La preocupación me deja sin paz! Hay veces en las que ni me doy cuenta de que estoy preocupada. Mi mente está entrenada a pensar muchísimo. Así que me he acostumbrado a un torbellino constante en mi mente. La preocupación comienza a entrar sigilosamente en la mente y luego, antes de darme cuenta, hay un movimiento en mi corazón. Mi cuello se pone tenso. Antes de darme cuenta de lo que me está pasando, mi corazón se agita, la mente no cambia de velocidad y unas pequeñas situaciones se han convertido en una gran preocupación. La autora Linda Dillow dice: "Preocuparse es como una silla mecedora, te dará algo que hacer pero no te llevara a ningún lugar.” Hasta ahí llegó mi imagen de la paz. Pero ella tiene la razón. Como una silla mecedora, ¡no me lleva a ningún lugar! Y cuando yo dejo de preocuparme, observo que desperdicié tiempo muy valioso y energía mental, pensando en algo que yo no puedo cambiar, cuando debí estar hablando con Dios, pues él es el único que puede cambiar las cosas. En Filipenses 4:6-7 Pablo nos dice cómo podemos encontrar paz para remplazar nuestras preocupaciones. Él nos recuerda que el Señor esta cerca y nos dice: "Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” (NTV)La Biblia, en la Nueva Versión Internacional el versículo 7 dice: “…la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Me gusta que la promesa de que la paz de Dios transcenderá a mi necesidad de entender. Algunas veces, ese es mi mayor problema; no estaría tan preocupada por lo que Dios está haciendo, si tan solo él me explicara por qué, para que yo pueda entender mejor. Pero en este versículo Dios no dice que nos dará entendimiento, él dice que nos dará paz en medio de lo que no entendemos. Y eso es lo que yo quiero. Yo quiero que la cercanía de Dios sea mi bien y que confiar en su soberanía sea mi meta. Según la Palabra, lo único que tengo que hacer es: 1. Dejar de preocuparme: Colocar el botón de pausa en las preocupaciones que me consumen. 2. Comenzar a orar: Abrir mi boca y decirle a Dios lo que necesito. 3. Comenzar a agradecerle a Dios: Recordarle a mi corazón la fidelidad de Dios al agradecerle por lo que ha hecho. ¡Eso sí es posible! Pero, ¿por qué es tan difícil hacerlo? ¿Por qué por naturaleza hacemos lo contrario? Yo creo que es porque escuchamos el susurro del enemigo: “No estés calmado por nada, al contrario preocúpate por todo. Dile a Dios lo que él debería hacer y toma el control si él no te escucha.” Antes de percatarnos, esas inquietudes nos están consumiendo y nuestras preocupaciones están robándonos de la paz prometida por Dios. Pero no tenemos que vivir de esa forma. Dios prometió darnos todo lo que necesitáramos, guardarnos en perfecta paz si ponemos nuestra confianza en él y no en nuestras preocupaciones. Así que hoy, cuando nuestras inquietudes nos consuman, escojamos dejarlas y vaciar nuestros corazones de preocupaciones. Hablemos a Dios acerca de lo que necesitamos y démosle gracias por su fidelidad y su provisión. Es maravilloso cómo la paz entra a nuestra vida cuando dejamos de preocuparnos y comenzamos a orar, y a darle gracias a Dios por lo que ha hecho y lo que hará. Mi oración para hoy: Señor, gracias por la promesa de tu paz que viene cuando yo pongo mi confianza en ti. Cuando las inquietudes o las preocupaciones traten de consumir mis pensamientos, ayúdame a recordar el dejar de preocuparme, y comenzar a orar y dar gracias para que mi corazón recuerde cuán fiel y capaz eres de cuidar de mí. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 17 de junio Aplicación: Haz una lista de tus preocupaciones y háblale a Dios de ellas. Después, haz una lista de cualquiera cosa que se te ocurra que Dios ha hecho para proveer para tus necesidades o las necesidades de otros. Dale gracias a Dios por eso. Pídele a Dios que te dé una paz que trascienda tu necesidad de entender al tiempo que te comprometes a confiar en él en lugar de en tus preocupaciones. Recursos sugeridos: ¿Conoces a Jesús? Màs recursos jueves, el 17 de junio Puntos para reflexionar: ¿Cuánto tiempo gasto preocupándome? ¿Cuánto tiempo paso en oración o leyendo mi Biblia para que Dios me pueda hablar y calmar mis problemas? ¿Será que mi deseo de comprender y corregir las cosas me pone ansiosa? Versículos para recordar: Mateo 6:27, "¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?” (NVI) [Juan 14:1, "Poco después, Jesús les dijo a sus discípulos: --No se preocupen. Confíen en Dios y confíen también en mí.—” (BLS) © 2009 by Renee Swope. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 8 de junio de 2009
por Elaine Bonds Graduada de She Speaks Conferencia de mujeres Proverbios 31 Ministerio para mujeres Versículo clave: Isaías 40:31. “Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 9 de junio Devocional: Recuerdo la noche en que perdía la esperanza. Nuestro hijo había regresado a vivir a casa, pero con la condición de que debía asistir a las reuniones semanales de su grupo de apoyo. Cada viernes, después de regresar de su reunión, yo sentía que algo andaba mal, pero mi corazón se negaba a dejar de afianzarse al último hilito de esperanza del que colgaba. Pero un día, tuve que confrontar mis temores. Decidí ir a una de sus reuniones y descubrí la verdad que temía. Esa noche, cuando mi hijo llegó a casa, le pregunté como le había ido con su reunión. “Bien, bien,” me contestó tersamente. “Estoy cansado y deseo acostarme.” ¡Mentira! Me sentía desanimada, furiosa y adolorida. Pero Dios utilizó a una amiga para hablarme. Ella no sabía lo que estaba ocurriendo con mi hijo, pero ella estaba orando por mí y decidió enviarme su oración por medio de un correo electrónico:“Padre, Tú eres el Dios de toda esperanza. Tu Palabra dice que los que esperan en Ti renovarán sus fuerzas. Ellos volarán como las águilas, correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. Señor, yo te ruego por Elaine esta mañana, porque ella ponga su ESPERANZA en Ti y solamente en Ti …”Al leer esta oración, de pronto todo se esclareció. Mi esperanza estaba puesta en mi hijo y en sus reuniones. La esperanza a la que yo me afianzaba era una esperanza humana – una esperanza limitada. Pero la esperanza que Dios ofrece renueva, refresca, y nunca desanima, porque no tiene límite. Dios sabía a que tipo de esperanza yo me había afianzado, y Él deseaba que yo aprendiera a confiar en Él. Y aunque mis circunstancias no cambiaron, mi corazón estaba lleno de paz y esperanza – la esperanza que solo Dios puede dar. Mi oración para hoy: Amado Señor: Gracias por darnos una esperanza maravillosa y eterna. Gracias por ayudarme a aprender a poner mi confianza en nadie ni en nada más que Tú. Gracias porque para Ti nada es imposible. En el Nombre de Jesús. Amen miércoles, el 10 de junio Aplicación: Ora por una situación que has considerado sin esperanza. Pídele al Señor que te conceda Su perspectiva para esta situación y que llene tu corazón con Su esperanza. Recursos sugeridos: ¿Qué hago ahora? Màs recursos jueves, el 11 de junio Puntos para reflexionar: Pídele al Señor que te revele en quién estas poniendo tu esperanza. ¿En tu esposo? ¿En tu cuenta bancaria? ¿En alguna promesa? ¿Verdaderamente estas poniendo tu esperanza en el Señor? viernes, el 12 de junio Versículos para recordar: Salmo 42:5, “¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!” (NVI) Romanos 15:13, “Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (NVI) Salmo 147:11, “[El Señor] se complace en los que le temen, en los que confían en su gran amor.” (NVI) © 2009 by Elaine Bonds. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
martes, 2 de junio de 2009
por Marybeth Whalen Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: “No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco.” Romanos 7:15 (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 2 de junio Devocional: Él regresó a casa del trabajo, estoy segura que sintiéndose cansado. Pero en lugar de quejarse, se remangó la camisa y comenzó a hacer tostadas francesas y a freír tocino para la cena. Mientras lo hacía me contó sobre el día difícil que había tenido, más de 100 personas fueron despedidas en su empresa. Aunque a él no lo habían despedido, sentía pena por aquellos que sí y se preguntaba si estaría en la próxima lista de nombres. Después de la cena, se ocupó del baño de los niños más pequeños. Una vez que ellos estaban acurrucados en sus camas, llevó a un hijo con él a la tienda. Regresó a casa feliz, recitando la lista de cosas que me había ido a buscar. "¡No trajiste las vitaminas!," le dije. "¡Ese fue el motivo de que fueras a la tienda!" Su sonrisa desapareció. Desconcertado se ofreció a volver a salir y buscar las vitaminas si realmente las necesitábamos. "Pues claro que las necesitamos, si no, no las habría pedido", dije yo. Se fue otra vez. Era tarde. Estaba cansado. Regresó a casa por segunda vez, feliz nuevamente, blandiendo un pomo de vitaminas, de las que yo había pedido, pero no de marca. "¡Estas estaban que si compras una, lleva otra gratis!" dijo él, ondeando las dos cajas, una en cada mano. Yo le eché un vistazo a las cajas y dije con tono sarcástico: "Hay algunas cosas que no se compran baratas", le reproché. Él se escabulló a la cocina para guardar las vitaminas en el armario, lejos del alcance de la vista. Después se quedó dormido en el sofá, el libro que había intentado leer subía y bajaba en su pecho mientras dormía. Esta es una historia real que se produjo en mi casa. Esta mañana, mientras oraba, Dios me trajo esta escena a la mente, y me permitió ver mi fealdad. Aquí vemos a este hombre realmente estupendo que está tratando de servir, amar y dar, y vemos a esta esposa brusca, ingrata y desagradecida que mete la pata por completo al no amarlo y servirlo a cambio. En su lugar, vemos cómo quiere hacer las cosas a su manera y que hace pucheros como una niña de dos años cuando eso no sucede. Vemos que, una vez más, aflora su necesidad de hacer pequeños comentarios innecesarios. Vemos que ella se concentra en lo negativo y en el proceso pasa por alto tantas cosas positivas. Hoy nuevamente me recordaron lo que tengo y lo que puedo perder. Mis palabras hieren o, al menos, no llegan ni remotamente a lo que pudieran producir en la vida de mi esposo. Escojo criticar en lugar de cultivar. Escojo litigar en lugar de amar. Aborrezco estas selecciones que hago y sin embargo, una y otra vez regreso a esta necesidad impelente de defender mi caso, de sostener mis derechos, de salirme con la mía y de ser la primera. Cuando Dios me pide que esté dispuesta a ser la última (Marcos 9:35). En la vida…y en el matrimonio. Quiero comportarme mejor, hablar con más amabilidad, buscar las muchas cosas buenas en lugar de ir tras las malas. Quiero ser una esposa que sea su fuente de bien, no de mal, todos los días de su vida (Proverbios 31:12). Estoy trabajando en eso, pero hay días en los que caigo otra vez en estos patrones carnales que son tan malos y feos, retrocedo impresionada ante mi propia imagen cuando me la muestran. Yo sé actuar diferente, debo actuar diferente. Mañana lo intentaré otra vez. Y... ¿amor? Gracias por perseverar en esos días en los que yo no lo hago. Mi oración para hoy: Amado Señor, ayúdame a honrar a mi esposo con mis palabras y con mis pensamientos. Ayúdame a entender que mis palabras cuentan. Puedo escoger edificarlo o derrumbarlo. Ayúdame a escoger edificarlo y dame la fuerza para hacerlo. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 3 de junio Aplicación: La próxima vez que te sientas tentada a decirle a tu esposo palabras descorteces, ora primero, reconoce que Dios puede darte la victoria sobre tu carne mediante su Espíritu. Recursos sugeridos: Quienes somos: Más recursos: jueves, el 4 de junio Puntos para reflexionar: A menudo me hago esta pregunta: ¿Es más importante para ti tener la razón o tener la relación? viernes, el 5 de junio Versículos para recordar: Romanos 8:6, “La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.” (NVI) Gálatas 5:17, “Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. (NVI) © 2009 by Marybeth Whalen. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog