sábado, 7 de diciembre de 2013

Glynnis Whitwer


" ¡Ay de los que descienden a Egipto en busca de ayuda, de los que se apoyan en la caballería, de los que confían en la multitud de sus carros de guerra y en la gran fuerza de sus jinetes,  pero no toman en cuenta al *Santo de Israel, ni buscan al Señor!."  Isaías 31:1, (NVI)


Lectura:

Desafortunadamente  es verdad, que muchas veces no oramos por nuestros problemas como deberíamos hacerlo. Pedimos a Dios ayuda cuando ya nos encontramos viviendo el problema, y no lo podemos resolver solos. Aprendí mi lección sobre esto justo la semana pasada.

Con cinco chicos, y en plena temporada del flu, puedo decir ahora que salimos ilesos. Mi hijo de diez años comenzó con flu estomacal a la media noche. El y yo estuvimos cerca del baño durante toda la noche, pero por la mañana su fiebre había subido mucho.  Una medicina para reducir la fiebre, sorbos de ginger, y agua fueron la agenda para el resto del día.

Fue solo hasta la tarde que me di cuenta que no había orado ni una vez  por mi hijo. Su fiebre  seguía aumentando y yo mantenía su caluroso cuerpecito en mis brazos. Coloqué mis manos sobre su frente y pedí en el nombre de Jesús que la  fiebre de Robie se fuera. Le di otra dosis de medicina, lo vestí con ropa fresca para aliviar su estado febril y lo mantuve sobre mi  regazo.

Treinta minutos más tarde su fiebre de 103.6  bajo a normal y Robie durmió plácidamente y libre de fiebre por toda la noche. Despertó a la mañana siguiente con su estomago vació, pero sintiéndose mucho mejor.

Reflexionando sobre este incidente, me pregunto, “¿Cuántas veces he dejado de confiar en el poder de Dios para resolver problemas?” Isaías 31:1 advierte la tendencia exclusiva que tenemos de buscar ayuda de los hombres y en las cosas, antes que en el poder Dios. , " ¡Ay de los que descienden a Egipto en busca de ayuda, de los que se apoyan en la caballería, de los que confían en la multitud de sus carros de guerra y en la gran fuerza de sus jinetes,  pero no toman en cuenta al Santo de Israel, ni buscan al Señor!." (NVI)

Dios conoce el peligro que representa confiar en nuestro propio poder.  El sabe de nuestra fragilidad y deslealtad de nuestra naturaleza humana. El conoce la conspiración de Satanás claramente. Dios conoce también la distancia que crece entre El y nosotros cuando no le entregamos el control de todas las áreas de nuestra vida.

Confiar en Dios es un hábito, realmente es una disciplina, que trae gozo  y  paz. Desarrollémosla en nuestras vidas. Debemos aprender a depender de Dios en lo pequeño y también en lo grande en todo aspecto de nuestras vidas.

Amado Padre Celestial, Tu poder es ilimitado. Dejaré de ponerte límites, y de excluirte de mis días. Perdóname, por mi naturaleza egoísta. Preguntaré por Tu guía, ayúdame con todas mis decisiones y acciones de este día. En el  nombre de Jesús , Amén.

Nuestros recursos sugeridos:
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!


Facebook   

Reflexionar y responder:
Identifica  una decisión que hayas  tomado sin tener en cuenta a Dios. Pídale perdón y  que te ayude a contar con El en todo.

  
Lee Isaías 31:1-9.  Identifica otras cosas en que las personas confían más que en Dios.

Nombra algún objeto, posesión ó persona, en la cual confié mas que en Dios.

Nombra tres caminos en los cuales  puedas ver y confiar que el poder de Dios esta cerca de ti.

Versículos poderosos:

2 Corintios 4:7, "Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros." (NVI)

Salmo 77:14, "Tú eres el Dios que realiza maravillas;  el que despliega su poder entre los pueblos." (NVI)

Juan14:13, "Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo." (NVI)


Juan 16:23-24, "En aquel día ya no me preguntarán nada. Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa." (NVI)

Salmo 91:14-15, "Yo lo libraré, porque él se acoge a mí;  lo protegeré, porque reconoce mi nombre.   Él me invocará, y yo le responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré honores'"   (NVI)

© 2013  de Glynnis Whitwer. Todos los derechos están reservados.


Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog