lunes, 20 de agosto de 2007

lunes, agosto 20

Ánimo para hoy

Por Wendy Pope

Conferencista y

Escritora Certificada

de Proverbios 31

Ministerios para la Mujer

Versículo Clave:

Marcos 8: 35, “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio, la salvará.” (NVI)

Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo.

martes, agosto 21

Devocional para Hoy:

La semana antepasada, en la parte uno del tema, nos enfocamos en la decisión de decir “SI”, al primer paso para traer balance a nuestras vidas, estando los primeros minutos de cada día con Dios. Por medio de la escritura recordamos que el Dios al que servimos es un Dios de orden y su propósito para nosotros es que vivamos una vida de orden y paz. Y eso puede pasar cuando ordenamos nuestro día con El.

Para continuar con nuestra salida del “ca-lle-jon que no va a ninguna parte” debemos continuar con nuestros pasos dos y tres hacia nuestra vida balanceada.

Decir NO

En la descripción que Pablo hacía de Jesús en el libro de Filipenses en el capitulo 2 dice que Jesús, aunque era Dios, no se aferro a sus derechos como Dios. Cuando este verso se volvió realidad para mi, fue como si alguien me hubiera golpeado el estomago con un palo de construcción de 2” x 4.”

Yo vivía mi vida buscando “mis derechos”. Mi frase favorita era “Yo me merezco…” Tú puedes llenar la parte que le sigue con cualquier cosa desde un vestido nuevo, hasta una noche libre con las amigas, o un baño caliente en la tina. Era todo acerca de mí. Yo servia para poder obtener algo.

Yo no me daba cuenta que, por que era una pecadora, si yo tenia lo que me merecía, seguramente estaría muerta. El pago del pecado es muerte. Realmente tuve que orar y pedirle a Dios que cambiara mi pensamiento. Yo quería que mi motivación fuera pura y honorable a Dios, sin ningún intento de egoísmo otra vez. Y aprendí a decir “NO” a mi egoísmo.

Dios contestó esa oración, usualmente usando mis hijos para darme cuenta que la vida no era todo acerca de mí. Estando en la casa con dos niños pequeños –para bien, que realmente no había nadie mas alrededor- eran muchas las oportunidades cada día para decir “no” a mi misma y en cambio bendecir a otros.

Habían momentos en que yo decía “no” a mi misma dándole la ultima galleta a mi hijo. ¡Yo apretaba los dientes mientras lo hacia! Pero, lo hacia y yo crecí gracias a eso. Hazte un reto tu misma de dar la “ultima galleta” y mira el trabajo de Dios. Pídele a Dios que te ayude a ver en donde necesitas decir “NO” para poder crecer.

Decir “DE PRONTO”

Decir que “no” es difícil para las mujeres. Por nuestra propia naturaleza somos individuos que nos preocupamos por los demás. Nuestro deseo es servir y tenemos gran compasión por los que están heridos, por lo que siempre buscamos la manera de ayudar. Esto me gusta mucho de ser mujer. Dios nos creó de esta manera, pero muchas veces, decimos “SI” muy rápido.

Quedamos atrapadas en el cautiverio de las actividades. ¡Cuando hay una necesidad, nosotras la cubrimos! Cuando alguien necesita una cena, nosotras la cocinamos Cuando una clase no tiene profesor, nosotras la enseñamos. Nosotras servimos y servimos hasta que nos agotamos. Necesitamos ejercitar nuestra bendita limitación y orar verdaderamente a cerca de cada oportunidad que tenemos para servir. Es nuestra responsabilidad para nosotras mismas, para Dios y para aquellos que amamos, examinar nuestros compromisos actuales antes de decir “SI” a un compromiso más.

La filosofía que yo recomendé para decir “NO” o “DE PRONTO” esta en Mateo 6: 10 donde Jesús nos enseña a como orar. Allí nosotros aprendemos a hacer solamente las cosas que están alineadas con su voluntad para nuestras vidas. ¿Como sabes cuando decir “SI” a una oportunidad? Toma el tiempo para preguntarle a Dios.¡El tiene la respuesta!

Mi oración para hoy: Querido Dios, Tú eres un Dios de paz. Paz y orden es lo que yo deseo. Has todas las cosas necesarias para alinearme con tu voluntad para mi vida. Muéstrame cuando decir si, cuando decir no, y cuando decir de pronto. Esperare, anhelando tu respuesta a mi oración. En el nombre precioso de Jesús. Amen.

miércoles, agosto 22

Aplicación:

Revisa tu lista actual de responsabilidades. Durante el tiempo de oración, junto con Dios, de la mañana. Pregúntale cual debe ser tu posición en cada una de ellas. Sigue lo que Él te diga en obediencia. Créele en que el llenara el vació que pueda crearse cuando digas que no. Y graba los resultados.

jueves, agosto 23

Puntos para Reflexionar:

¿Estoy atrapada de actividades en la actualidad?

¿Con cuanta frecuencia digo “no” a mi misma?

viernes, agosto 24

Versículos para Recordar:

Eclesiastés 5:3, “Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio”. (RVR 1960)

Mateo 6:10, “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (RVR 1960)

Marcos 10:45. “Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su *vida en rescate por muchos” (NVI)

Hebreos 11:6, “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.” (NVI)

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Angela Vásquez

Ana Stine

Judith Hernandez

Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog