lunes, 14 de abril de 2008
por Micca Campbell Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: 1 Pedro 3:3- 4, “No piensen ustedes que los peinados exagerados, las joyas de oro y los vestidos lujosos las hacen más bellas. Su belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en su corazón. Así que sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios." (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, abril 15 Devocional: El otro día encontré una fotografía del primer baile que tuvo mi hija en la escuela. ¡Ella parecía una princesa! Una de las partes más divertidas de esa tarde fue cuando ella se vistió para el evento. Como a la mayoría de las niñas, Peyton se maravilla con los disfraces. Tengo muchas fotografías de sus disfraces, como una novia, una princesa, una bailarina. Y como a ella le encanta esta actividad más que cualquier otra cosa, para su primer cumpleaños le regalé un juego de mesa llamado “Bella, bella princesa.” Muy rápidamente, este pasó a ser su juego favorito. Cuando a un jugador le llega su turno, puede colocarle a la princesa un arete, un collar o una pulsera, de acuerdo al dibujo que tenga la carta que escogió. Si uno de los jugadores saca el dibujo de la corona de la princesa, es el ganador del juego. Aun recuerdo que lindo era verla jugar con su papá y que divertido era verlo usando las hoyas de plástico de la princesa. Mirando atrás esos años me he podido dar cuenta que Peyton no está sola. No importa la edad que tengamos, como mujeres continuamos siendo tan bellas como una princesa. Es un deseo determinado por Dios. Pero desde la caída del mundo, hemos tratado de vivir este deseo causándonos daño y dolor. Por ejemplo, el mundo nos dice que seremos bellas si tenemos una talla perfecta, sin defectos. Nos dice que podemos cubrir nuestro rostro con maquillaje. Mira por un momento la cantidad de dinero que se calcula gastan las mujeres comprando cosméticos, cremas, lociones y haciéndose cirugías cosméticas. Si miramos la televisión, queremos saber quién es la mujer más hermosa y mejor vestida del planeta. El mundo nos invita a ver la belleza que dura muy poco tiempo y no permanece. Pero Dios nos llama a cultivar la belleza que permanece, Él nos creó a su imagen. Ya que somos hijas del Rey, entonces, ¡ya somos llamadas princesas! Somos escogidas, como dice en la Biblia: “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (Pedro 2:9) ¡Y él nos ama como somos! Mi oración para hoy: Amado Dios. No permitas que me concentre solo en la parte de mí que todos pueden ver, permíteme cultivar más mi apariencia interior. Quiero conocerte, y parecerme más a ti. Así seré mucho más atractiva en ti. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, abril 16 Aplicación: Cultiva tu belleza por dentro recordando y memorizando pasajes bíblicos que te recuerdan quién eres en los ojos de Dios. jueves, abril 17 Puntos para reflexionar: ¿Cuánto tiempo gastas arreglándote por fuera en comparación al que pasas cultivando tu belleza interior? ¿Cómo puedes cambiar la idea de que la belleza es solamente tan profunda como la piel? ¿Qué cualidades externas reflejan que estás cultivando tu belleza interior? viernes, abril 18 Versículos para recordar: Proverbios 31:30, “La hermosura es engañosa, la belleza es una ilusión; ¡sólo merece alabanzas la mujer que obedece a Dios.” (BLS) Éxodo 34:29, “Cuando Moisés descendió del monte Sinaí, traía en sus manos las dos tablas de la ley. Pero no sabía que, por haberle hablado el Señor, de su rostro salía un haz de luz.” (NVI) 2 Corintios 3:18, “Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor.” (RV- 95) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Laura A. Colón González

1 comments:

Anónimo dijo...

Estos ultimos dias vi muchas noticias sobre princesas reales y la verdad es que yo tambien queria ser princesa, y al pensar sentia que Dios me llamaba princesa del reino de Dios porque me siento hija de Dios y el es mi padre, Rey y Sr. del Cielo y eso me da el titulo de "princesa". Dios a cada mujer nos ha reservado este titulo de nobleza. TU TAMBIEN ERES PRINCESA SI LO CREES EN TU CORAZON

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog