lunes, 27 de octubre de 2008
por Marybeth Whalen Conferencista de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Hechos 7:39, “Pero los israelitas fueron rebeldes. No quisieron obedecer a Moisés y, en cambio, deseaban volver a Egipto.” (BLS) martes, el 28 de octubre Devocional: No había llovido en muchos, muchos días. Yo no sé que tanto territorio habría afectado la sequía en los Estados Unidos, pero si sé que ha sido mucho más que en mi área cercana. He escuchado en la radio que la sequía es la peor que se ha visto en los últimos 100 años. Creo que eso te da una idea de lo serio que ha sido. Día tras día, el gran calor mezclado con la falta de lluvia fue lo que tuvimos el pasado verano, hasta me puse a revisar el cielo tratando de encontrar una nube densa, o alguna muestra de que venía lluvia. Escuché que en Atlanta, Georgia llevaban cerca de 60 días sin agua. Y aun más cerca de mi casa en Monroe estaban en el día 110 sin agua. No pensamos en esas cosas frecuentemente, ¿pero te imaginas una vida sin agua? En poco tiempo las cosas se pusieron desesperantes. Yo estaba tan feliz cuando finalmente llovió. Me regocijé con eso. Agradecí a Dios por la lluvia y hasta oré para que continuara lloviendo. Tenía la esperanza de que esta lluvia fuera suficiente para llenar las 14 pulgadas que necesitábamos para llegar al nivel normal de agua. Ahora pensé, “vamos, lluvia.” Pero la lluvia seguía. Mientras bajaba a los niños del carro y las bolsas de compra, traté de no enojarme por la lluvia. Y traté de sonreír mientras se mojaba mi cabello, aun cuando mi hijo estaba brincando sobre un charco, mojando sus zapatos completamente. Cada vez que me veía enojándome y deseando que parara de llover, me enfocaba mejor en cuanto necesitábamos la lluvia,y en como esta lluvia era una respuesta a las oraciones de tanta gente. Y también, debo confesar que cuando paso un tiempo yo estaba lista para que la lluvia se fuera y la sequía regresara. Aunque sabía que Dios nos estaba dando lo que más necesitábamos, y comencé a mirar para atrás. Entonces Dios me dio una visión de como yo era similar a los israelitas mientras estaban deambulando por el desierto. La escritura nos habla de que la opresión de Egipto les estaba pareciendo buena otra vez. Habían orado por liberación de la esclavitud y Dios les había dado liberación. Dios había respondido a sus oraciones, les había dado lo que necesitaban. Pero después de días y días de caminar y deambular ellos comenzaron a tomar las cosas a su manera, ellos comenzaron a olvidarse de la bondad de Dios y se concentraron en sus circunstancias. O, regresemos a Egipto, pensaron. ¿Con cuánta frecuencia hacemos esto? Pedimos por liberación de algo, estamos agradecidos por la liberación, pero después mientras caminamos por la parte difícil de la liberación la carne comienza a gemir oponiéndose a la liberación. Comenzamos a irnos hacia atrás en nuestro espíritu a ese lugar que nos era familiar, en lugar de caminar en obediencia hacia donde Dios quiere llevarnos. Yo sé que esto es verdad para las finanzas de mi familia. Oramos por liberación de deudas, y Dios comenzó a mostrarnos la salida. Pero mientras caminamos por el proceso que se toma para poder ser libre de deudas, me he encontrado varias veces a mi misma mirando hacia atrás, recordando cuando salía hacer compras adicionándolas fácilmente cargándolas a las tarjetas, sin pensar en como pagaríamos por eso. O, tan bueno que era poder comprar algo sin tener que rebuscar o ahorrar, pensaba. Yo no quiero mirar atrás o ceder a las comodidades que ambiciona mi carne. Quiero ir hacia adelante, esforzándome por el premio que Dios tiene para mí. Quiero buscarlo con todo mi corazón, sin importar hacia donde me lleve. Yo quiero vivir en ese lugar, que algunas veces es un poco incomodo, caminando en obediencia total. Cuando la lluvia llegue a cantaros, quiero escoger bailar en los charcos en lugar de añorar por el refugio de los días soleados de antes. Mi oración para hoy: Amado Dios, quiero enfocarme en ti, en tus planes y no en mi nivel de comodidad cuando las cosas son difíciles. Quiero vivir una vida que te busque hoy en lugar de una vida mirando al pasado. Ayúdame a ser agradecida en todas las circunstancias y a creer completamente en ti. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, el 29 de octubre Aplicación: Toma un tiempo escribiendo tus oraciones en un diario. Te asombrarás de mirar hacia atrás y ver como la mano de Dios estuvo contigo durante todo el camino, aunque pareció que Él no te contestó por largos tiempos. Escribe también sobre oraciones en el pasado que ya fueron contestadas. ¡Te animarán hoy! jueves, el 30 de octubre Puntos para reflexionar: ¿Has estado mirando para atrás recientemente? ¿Hay algún lugar incomodo, pero necesario, donde Dios te está llevando en este momento? viernes, el 31 de octubre Versículos para recordar: Filipenses 3:13-14, “Hermanos, no digo que yo mismo ya lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.” (DHH) Lucas 9:62, “Jesús le dijo: ‘No se puede pertenecer al reino de Dios y hacer lo mismo que hace un mal agricultor. Al que se pone a arar el terreno y vuelve la vista atrás, los surcos le salen torcidos.” (BLS) Números 11:18-20, “Al pueblo sólo le dirás lo siguiente: ‘Santifíquense para mañana, pues van a comer carne. Ustedes lloraron ante el Señor, y le dijeron: ¿Quién nos diera carne? ¡En Egipto la pasábamos mejor!’ Pues bien, el Señor les dará carne, y tendrán que comérsela. No la comerán un solo día, ni dos, ni cinco, ni diez, ni veinte, sino todo un mes, hasta que les salga por las narices y les provoque náuseas. Y esto, por haber despreciado al Señor, que está en medio de ustedes, y por haberle llorado, diciendo: ¿Por qué tuvimos que salir de Egipto? ” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello
lunes, 20 de octubre de 2008
por Lysa Terkerust Conferencista de Proverbios 31 Ministerios para la mujer Versículo clave: Salmos 73:26, “Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna.” (NVI) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, 21 de octubre Devocional: ¿Buena mamá?¿Mala mamá?¿Buena mamá?¿Mala mamá? ¿Alguna vez te has sentido como si fueras la pelota de ping pong en un juego muy reñido, estando constantemente entre “buena madre” y “mala madre”? En un minuto tengo una charla con mi hijo y al final soy… ¡BUENA MAMA! Después recibo un correo electrónico de la maestra donde pone una lista de tres padres que no han devuelto los permisos para sus hijos, y yo estoy en la lista que todo el mundo puede ver… ¡MALA MAMA! Calmadamente manejo el estrés de la rutina de la mañana… ¡BUENA MAMA! Pero después en la tarde, al hacer las tareas, la irresponsabilidad de mi hijo acerca de un proyecto de último momento me envía casi al borde de la irritación. Y siento que los músculos de mi cuello están tensos y también mi voz… ¡MALA MAMA! Me aseguro de que empaquen algo saludable para el almuerzo… ¡BUENA MAMA! El horario de la tarde es un caos, y termino dándole un endulzado cereal en la noche, en lugar de la cena…. ¡MALA MAMA! Algunas veces me siento como la pelota de ping-pong entre buena y mala. Ayer en la mañana me senté en la mesa de la cocina, luego de dejarlos a todos donde debían estar y comencé a llorar. Hace tiempo que creía que el tener hijos fue lo más maravilloso que había podido pasar en mi vida. Otros días yo siento que la función de ser madre de esta pequeña gente me está llevando al borde de la locura. Hace poco yo estaba charlando con mi amiga Rene en el teléfono. De repente el tema de criar a nuestros hijos comenzó. Yo empecé a reírme, y le dije a Rene que hay tantos días en que me parecía que pasábamos las mismas experiencias. Le conté que estaba a punto de un ataque de nervios y luego pasé un tiempo con Jesús y Él hizo que me sintiera mejor. René bromeo conmigo diciendo: “¿Bueno, no es allí donde la mayoría de nosotras vivimos casi todos los días?” No es que estemos todos los días a punto de un ataque de nervios, pero vivimos en un mundo totalmente dependiente de Dios. Se que como madre vivo en una necesidad constante de su amor, su ánimo, su sabiduría, su perspectiva, su fuerza, su paciencia y su gracia. Todo lo que hago bien como madre es por los constantes diálogos que tengo con Dios. Todo lo que hago mal como madre es porque trato de hacer las cosas con mi propia fuerza y me maltrato tratando de hacerlo. Es allí donde la gracia llega, y yo necesito mucha gracia. La gracia de Dios llega y dice. “Lysa, tú lo estas haciendo mejor de lo que piensas. Para qué pasártela sintiéndote de buena a mala y de mala a buena. En los buenos momentos regocíjate y agradéceme. Y en los momentos que no son tan buenos, llámame rápidamente.” Y repentinamente se me ocurrió; con Dios nunca soy una mala mamá. Yo puedo tener un mal momento…o dos…o siete. Pero unos pocos malos momentos no me definen como una mala madre. La gracia de Dios esta allí para cubrirme. Y aun en el medio de un mal momento, me interrumpe, me redirige y me cambia. El perdón esta ahí... El amor esta ahí. Una segunda oportunidad esta ahí. Tú eres una buena mamá, amada amiga, aunque, así como yo, hayas tenido algunos malos momentos. Tú eres la madre que Dios sabia que necesitarían tus hijos. Te animo a vivir en esa verdad hoy. Mi oración para hoy: Amado Dios, ser una madre es un gran privilegio, privilegio que puede ser un gran reto algunas veces. Enséñame a depender de ti en todas las acciones y en todas las reacciones. Y cuando haga algo mal, por favor ayúdame a no definirme como la madre que falla. Ayúdame a definirme solamente por tu amor que me da seguridad y tu gracia que me cubre. En el nombre de Jesús Amen. miércoles, 22 de octubre Aplicación: Encuentra un versículo hoy que te pueda ayudar durante los momentos de enojo o frustración con tus hijos. Puedes usar la escritura del devocional de hoy. O puedes buscar en tu Biblia para unas palabras positivas que se apliquen a tu situación personal. Cuando te sientas frustrada recuerda lo que has memorizado y repítelo pidiéndole al Señor que te de una respuesta sabia, en vez de tus sentimientos naturales. jueves, 23 de octubre Puntos para reflexionar: ¿Tienes problemas con quién eres ante los ojos de Dios? ¿Oyes las mentiras de tus errores, o la verdad que te cuenta el Señor? Pasa un poco tiempo con Dios pidiéndole que te muestre su perspectiva sobre cómo Él te ve. Descansa en su amor abundante. Si necesitas pedir perdón por algunas de tus acciones, hazlo y deja estas acciones en el pasado… viernes, 24 de octubre Versículos para recordar: Proverbios 15:1, “La respuesta amable calma el enojo; la respuesta grosera lo enciende más.” (BLS) Santiago 1:5-6, “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 13 de octubre de 2008
por Renee Swope Conferencista de Proverbios 31 Ministerios para la mujer Versículo clave: Efesios 6:18, “No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, háganlo dirigidos por el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. Oren siempre, pidiendo por todos los que forman parte del pueblo de Dios.” (BLS) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, 14 de octubre Devocional para hoy: Cuando inicié mi caminar con el Señor, yo sentía como que mis oraciones no surtirían efecto. Yo no sabía que decir o cómo decirlo bien, y pensaba que si yo no utilizaba las palabras correctas, Dios no escucharía mis oraciones. Finalmente me animé a compartir mis temores con una amiga. Ella me explicó que la oración no se trata de decir cosas bonitas o elocuentes. Se trata más que todo, de nutrir nuestra relación con el Señor, platicando con Él, pasar tiempo con Él escuchando su voz aún antes de empezar a orar. También aprendí sobre el poder de orar de acuerdo a la Palabra de Dios. Cuando oramos así, oramos según la voluntad de Dios. ¡Este concepto me encantó! Yo deseaba que mis oraciones estuviesen llenas de poder. Deseaba creer que Dios es capaz, y desea concederme lo que le estoy pidiendo. La Biblia dice que la Escritura es “viva y eficaz”, así que debo creer que cuando oro de acuerdo a la Escritura, mis oraciones se vivifican en una situación y son eficaces en las vidas de otras personas. ¡Qué alegría es saber que no existe una forma o estilo exacto de comunicación con Dios! Y ahora, la oración se ha convertido en una de mis principales pasiones. Ya no me siento presionada a utilizar palabras correctas y precisas. A veces únicamente me siento y callada procuro escuchar lo que el Señor desea susurrar a mi oído. Luego, le ruego que conceda mis peticiones, o a veces únicamente permanezco callada, enfocando mis pensamientos en Él. Y cuando deseo dirección para saber como orar por una persona o situación, abro mi Biblia y procuro alinear mis palabras con la Palabra de Dios, sabiendo que al hacer esto, alineo mi corazón con su voluntad. Mi oración para hoy: Gracias Señor porque no tengo que utilizar palabras exactas para que tu me pongas atención. Gracias te doy porque tu Santo Espíritu guía mi vida y mis oraciones. ¿Podrías darme un versículo para orar el día de hoy? En el Nombre de Jesús te lo ruego. Amén. miércoles, 15 de octubre Aplicación: Busca en la Biblia uno de tus versículos favoritos y utilízalo para orar. Sigue este ejemplo: Romanos 15:13, “Que Dios, quien da seguridad a ______________, llene de alegría a ______________. Que dé la paz a ______________ que trae el confiar en él. Y que, por el poder del Espíritu Santo, ______________ sea lleno/a de esperanza.” Para encontrar un versículo con una palabra o tema específico, haz clic aquí para dirigirte a la herramienta Bible Gateway para la búsqueda en línea. jueves, 16 de octubre Puntos para reflexionar: ¿Alguna vez has evitado orar porque sientes que no sabes qué decir? viernes, 17 de octubre Versículos para recordar: Salmo 66:19-20, “¡[Dios] me escuchó y contestó mis oraciones! ¡Bendito sea Dios, pues tomó en cuenta mi oración y me demostró su amor!” (BLS) Romanos 12:12, “Mientras esperan al Señor, muéstrense alegres; cuando sufran por el Señor, muestren paciencia; cuando oren al Señor, muéstrense constantes.” (BLS) Filipenses 1:9, “Le pido a Dios que ustedes se amen cada vez más, y que todo lo aprendan bien y lo juzguen correctamente.” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Ángela Vásquez Lupe Coka
domingo, 5 de octubre de 2008
EL PODER DE UNA SOLA por Wendy Pope Conferencista de Proverbios 31 Ministerios para la mujer Versículo clave: “Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1:14 (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, 7 de octubre Devocional: ¿Qué diferencia puede hacer una sola persona? ¿En un mundo de más de seis millones de personas, qué puede hacer uno solo? En tres años del ministerio de Jesús, miles le siguieron. Miles lo necesitaban. Entre los miles Jesús ministró a unos que fueron importantes. …ese uno esperando en el estanque de Betesda ese uno fue el leproso que fue sanado esa una fue la mujer samaritana ese uno que se le murió su hijo esa una que tocó el borde de su manto ese uno que fue liberado de los demonios ese uno que recobró la vista ¡Uno importa! ¡Uno puede hacer la diferencia! ¡Uno tiene poder! Uno/una importa para nosotras aquí en la oficina de Proverbios 31, Ministerios para la mujer, cuando recibimos una petición por medio de nuestra línea de oración. Esa una estaba a punto de acabar con su vida. Esa mujer sentía que no tenía ninguna razón para vivir y estaba sin esperanza. Nosotras escuchamos su clamor, su corazón roto clamando al de uno. En la oficina oímos el clamor de una durante nuestro día “normal” y el ruido alrededor y nos reunimos para orar. Mientras unimos nuestras manos y oramos por el clamor de este “una” la habitación se llenó de la presencia de Dios y su amor por este “una”. Él respondió a nuestra oración por una, y con alabanza y acción de gracias, ella clamó otra vez. “Amado, Jesús, te doy la Gloria y mi humilde agradecimiento. Yo estaba en un desastre completamente. Yo grité llena de dolor en el espacio cibernético, cargada y sin control bajo un ataque. Yo estaba sobrecogida por una idea de suicidio y planeando morir. Estaba atrapada y no podía escapar. Estaba aterrada y avergonzada, abrazada por una cantidad de sentimientos de destrucción. No había una forma de salir. La presión era mucha. Luego recibí una respuesta a mi clamor. Ayuda, amor y preocupación llegó a este lugar oscuro, gente que se preocupaba por mí y me cuidaba, atravesando toda clase de líneas, ellos oraron por mí. Gracias Dios por estas amadas y verdaderas hijas tuyas.” Como hijas de Dios, como las escogidas, es nuestro hermoso propósito reflejar a Jesús. Algunas veces puede ser sobrecogedor pensar en Jesús enviándonos a nosotras a llevar las buenas noticias. Pero no necesariamente debe ser así. Cuando nosotros alcanzamos a una sola persona en el nombre de Jesús, cambiamos al mundo. ¿Sabías que eres una de las 250,000 subscritoras de nuestro devocional “Animo para hoy”? Solo imagínate si cada una de las personas que reciba este devocional alcanza a una persona en el nombre de Jesús. Orando por un alma herida, ayudando a un vecino, bendiciendo a un compañero de trabajo, animando a un niño, aconsejando a un amigo, o se une a nosotros para alcanzar a ese uno/una. ¿Qué diferencia haríamos? miércoles, 8 de octubre Mi oración para hoy: Amado Dios, en este mundo uno parece insignificante pero con tigo uno es muy poderoso. Es mi deseo ser una persona que te refleje y te obedezca en todo lo que haga, todos los días de mi vida. Perdóname cuando caiga. Permíteme ver el mundo por medio de tus ojos y responder a lo que veo con las acciones de tus manos y tus pies, con las palabras de tu boca y los pensamientos de tu mente. En el nombre de Jesús. Amén. jueves, 9 de octubre Puntos para reflexionar: ¿Qué cosa diferente puedo hacer para reflejar Dios más claramente dentro de mi vida? ¿Qué es lo que no me deja ser esa una persona tocando el corazón de uno/una? ¿Qué es lo que Dios me esta enseñando en este devocional? viernes, 10 de octubre Versículos para recordar: 1 Pedro 2:9, “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (NIV) Santiago 1:22-25 “No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. Él que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla”. (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Wendy Bello
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog