lunes, 27 de octubre de 2008
por Marybeth Whalen Conferencista de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Hechos 7:39, “Pero los israelitas fueron rebeldes. No quisieron obedecer a Moisés y, en cambio, deseaban volver a Egipto.” (BLS) martes, el 28 de octubre Devocional: No había llovido en muchos, muchos días. Yo no sé que tanto territorio habría afectado la sequía en los Estados Unidos, pero si sé que ha sido mucho más que en mi área cercana. He escuchado en la radio que la sequía es la peor que se ha visto en los últimos 100 años. Creo que eso te da una idea de lo serio que ha sido. Día tras día, el gran calor mezclado con la falta de lluvia fue lo que tuvimos el pasado verano, hasta me puse a revisar el cielo tratando de encontrar una nube densa, o alguna muestra de que venía lluvia. Escuché que en Atlanta, Georgia llevaban cerca de 60 días sin agua. Y aun más cerca de mi casa en Monroe estaban en el día 110 sin agua. No pensamos en esas cosas frecuentemente, ¿pero te imaginas una vida sin agua? En poco tiempo las cosas se pusieron desesperantes. Yo estaba tan feliz cuando finalmente llovió. Me regocijé con eso. Agradecí a Dios por la lluvia y hasta oré para que continuara lloviendo. Tenía la esperanza de que esta lluvia fuera suficiente para llenar las 14 pulgadas que necesitábamos para llegar al nivel normal de agua. Ahora pensé, “vamos, lluvia.” Pero la lluvia seguía. Mientras bajaba a los niños del carro y las bolsas de compra, traté de no enojarme por la lluvia. Y traté de sonreír mientras se mojaba mi cabello, aun cuando mi hijo estaba brincando sobre un charco, mojando sus zapatos completamente. Cada vez que me veía enojándome y deseando que parara de llover, me enfocaba mejor en cuanto necesitábamos la lluvia,y en como esta lluvia era una respuesta a las oraciones de tanta gente. Y también, debo confesar que cuando paso un tiempo yo estaba lista para que la lluvia se fuera y la sequía regresara. Aunque sabía que Dios nos estaba dando lo que más necesitábamos, y comencé a mirar para atrás. Entonces Dios me dio una visión de como yo era similar a los israelitas mientras estaban deambulando por el desierto. La escritura nos habla de que la opresión de Egipto les estaba pareciendo buena otra vez. Habían orado por liberación de la esclavitud y Dios les había dado liberación. Dios había respondido a sus oraciones, les había dado lo que necesitaban. Pero después de días y días de caminar y deambular ellos comenzaron a tomar las cosas a su manera, ellos comenzaron a olvidarse de la bondad de Dios y se concentraron en sus circunstancias. O, regresemos a Egipto, pensaron. ¿Con cuánta frecuencia hacemos esto? Pedimos por liberación de algo, estamos agradecidos por la liberación, pero después mientras caminamos por la parte difícil de la liberación la carne comienza a gemir oponiéndose a la liberación. Comenzamos a irnos hacia atrás en nuestro espíritu a ese lugar que nos era familiar, en lugar de caminar en obediencia hacia donde Dios quiere llevarnos. Yo sé que esto es verdad para las finanzas de mi familia. Oramos por liberación de deudas, y Dios comenzó a mostrarnos la salida. Pero mientras caminamos por el proceso que se toma para poder ser libre de deudas, me he encontrado varias veces a mi misma mirando hacia atrás, recordando cuando salía hacer compras adicionándolas fácilmente cargándolas a las tarjetas, sin pensar en como pagaríamos por eso. O, tan bueno que era poder comprar algo sin tener que rebuscar o ahorrar, pensaba. Yo no quiero mirar atrás o ceder a las comodidades que ambiciona mi carne. Quiero ir hacia adelante, esforzándome por el premio que Dios tiene para mí. Quiero buscarlo con todo mi corazón, sin importar hacia donde me lleve. Yo quiero vivir en ese lugar, que algunas veces es un poco incomodo, caminando en obediencia total. Cuando la lluvia llegue a cantaros, quiero escoger bailar en los charcos en lugar de añorar por el refugio de los días soleados de antes. Mi oración para hoy: Amado Dios, quiero enfocarme en ti, en tus planes y no en mi nivel de comodidad cuando las cosas son difíciles. Quiero vivir una vida que te busque hoy en lugar de una vida mirando al pasado. Ayúdame a ser agradecida en todas las circunstancias y a creer completamente en ti. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, el 29 de octubre Aplicación: Toma un tiempo escribiendo tus oraciones en un diario. Te asombrarás de mirar hacia atrás y ver como la mano de Dios estuvo contigo durante todo el camino, aunque pareció que Él no te contestó por largos tiempos. Escribe también sobre oraciones en el pasado que ya fueron contestadas. ¡Te animarán hoy! jueves, el 30 de octubre Puntos para reflexionar: ¿Has estado mirando para atrás recientemente? ¿Hay algún lugar incomodo, pero necesario, donde Dios te está llevando en este momento? viernes, el 31 de octubre Versículos para recordar: Filipenses 3:13-14, “Hermanos, no digo que yo mismo ya lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.” (DHH) Lucas 9:62, “Jesús le dijo: ‘No se puede pertenecer al reino de Dios y hacer lo mismo que hace un mal agricultor. Al que se pone a arar el terreno y vuelve la vista atrás, los surcos le salen torcidos.” (BLS) Números 11:18-20, “Al pueblo sólo le dirás lo siguiente: ‘Santifíquense para mañana, pues van a comer carne. Ustedes lloraron ante el Señor, y le dijeron: ¿Quién nos diera carne? ¡En Egipto la pasábamos mejor!’ Pues bien, el Señor les dará carne, y tendrán que comérsela. No la comerán un solo día, ni dos, ni cinco, ni diez, ni veinte, sino todo un mes, hasta que les salga por las narices y les provoque náuseas. Y esto, por haber despreciado al Señor, que está en medio de ustedes, y por haberle llorado, diciendo: ¿Por qué tuvimos que salir de Egipto? ” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog