lunes, 23 de febrero de 2009
CONCENTRANDOME EN SANTIFICARME por Wendy Pope Conferencista de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Josué 3:5, “Josué le ordenó al pueblo: Purifíquense, porque mañana el Señor va a realizar grandes prodigios entre ustedes.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, el 24 de febrero Devocional: Recientemente pasé el fin de semana enseñándole a un grupo de hermosas mujeres en Pensilvania. El enfoque de nuestro fin de semana fue, “Acercarse y ser más personal con Dios.” Tengo que admitir que es un pensamiento aterrador, acercarme y ser más personal con Dios. Cuando tú estás cerca y en una relación personal con Dios, realmente te vez en la luz de lo que Él es. Cuando estoy preparándome para enseñar, muchas veces, subestimo el poder de Dios de enseñarme en el proceso. Pasé meses con Dios preparándome para este fin de semana. En los últimos días de preparación Dios me llevó a un lugar inesperado en el libro de Josué, capítulo 3 verso 5, Josué le dice al pueblo “Purifíquense, porque mañana el Señor va a realizar grandes prodigios entre ustedes.” Dios no me permitiría olvidar o desatender este verso en la escritura. Mientras yo oraba y Él insistía, me di cuenta que Él me estaba provocando; me quería traer más cerca de Él. Como rutina, le pido a Dios que haga grandes cosas en mi vida, que me maraville con su presencia y poder. Yo quiero ser parte de lo que Él está haciendo en mi mundo. Pero algunas veces fallo en reconocerlo.. Quiero corregir eso; no algunas veces, pero todo el tiempo. Muchas veces le fallo. Me he preguntado, “¿Por qué me he perdido de lo mejor cuando Él está allí cerca y cara a cara conmigo?” El Señor usó este verso en la escritura para ayudarme a entender porque algunas veces me pierdo de las maravillosas cosas que Él hace. No me estoy concentrando en estar santificada. En ese capítulo, Dios, a través de Josué, se estaba alistando para guiar a sus hijos a la tierra prometida. Dios le mandó a Josué que les dijera a todos “santifíquense.” En otras palabras, “preparasen por que voy a hacer algo increíble y no quiero que se lo pierdan.” Yo sabía exactamente lo que Él me estaba diciendo en esta historia. Él quería que yo me santificara haciendo cosas como abstenerme de ver algunos programas de televisión. Debía de dejar de ver algunos programas que yo ya sabía que no debería estar viendo. Apagar la TV fue más fácil de lo que yo misma había pensado. Es increíble ver como Dios nos equipa para hacer lo que Él nos pide que hagamos. (2 Timoteo 2:7) Ahora, en lugar de ver ese programa tomo ese tiempo en la noche para orar y pedirle a Dios que me prepare para el día siguiente mientras duermo. ¡Ahora estoy buscando las maravillas de Dios! ¿Y qué acerca de ti? ¿Te estas preparando para las maravillosas obras de Dios, santificándote a ti misma, apartándote del mundo? Yo creo que si todos los cristianos en el mundo hicieran esto, todos estaríamos maravillados por Dios. Quiero retarte a que le pidas a Dios que te muestre qué necesitas hacer para santificarte para recibir las cosas maravillosas que Dios ha planeado para ti. Si tú se lo pides, Él te contestará. Mi oración para hoy: Amado Dios, yo sé que tú estas trabajando todo el tiempo. Y quiero participar activamente en lo que tú estás haciendo. Ayúdame a saber lo que debo hacer para santificarme para las grandes cosas que tienes preparadas para mí. No quiero perderme de las cosas maravillosas que tú haces. En el nombre de Jesús. Amén. miércoles, el 25 de febrero Aplicación: Adquiere un cuaderno pequeño para guardarlo junto a tu cama. Durante un mes todas noche copia el verso de Josué 3:5 in tus propias palabras. Escribe cada cosa maravillosa que sientes que Dios está haciendo alrededor de tu vida. Recursos surgeridos: Controla tu lengua en 30 dias por Debora Smith Pegues jueves, el 26 de febrero Puntos para reflexionar: ¿Busco regularmente las cosas maravillosas de Dios? ¿Cómo desea Dios que yo me santifique? ¿Estoy leyendo la palabra de Dios diariamente? viernes, el 27 de febrero Versículos para recordar: Salmos 25:8, “Bueno y justo es el Señor; por eso les muestra a los pecadores el camino.” (NVI) Lamentaciones 3:25 “Bueno es el Señor con quienes en él confían, con todos los que lo buscan.” (NVI) Salmos 36:5, “Tu amor, Señor, llega hasta los cielos; tu fidelidad alcanza las nubes. (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Wendy Bello Ángela Vásquez Ana Stine Lupe Coka
lunes, 16 de febrero de 2009
por Marybeth Whalen Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: “Jesús les respondió: ‘-- Les aseguro que si alguno ha dejado algo por seguirme y por anunciar las buenas noticias, recibirá su premio. Si has dejado a sus hermanos o hermanas, a su padre o a su madre, a sus hijos, su casa o algún terreno, recibirá en esta vida cien veces mas casas, terrenos y familiares, aunque también será maltratado por sus enemigos. Y cuando muera, vivirá con Dios para siempre.’ ” Marcos 10:29-30, (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 17 de febrero Devocional: Recientemente el Señor me ha llamado a dejar ciertas cosas buenas en mi vida para dar lugar a cosas aún mejores que Él tiene planeadas para mí. Todo esto ha sido algo nuevo en mi camino con el Señor y un tiempo un poco confuso. ¿Por qué es que Dios me está llamando a dejar de hacer algo bueno? Decidí que la mejor forma de encontrar la respuesta a esta pregunta sería en Su Palabra. Empecé a investigar lo que la Biblia dice al respecto y me di cuenta que, una y otra vez, Dios llamó a su gente a abandonar ciertas cosas “buenas” para seguir Su llamado.Dios les pidió que dejaran: A seres queridos - En 1 Reyes 19:19-21 vemos que Elías nomina a Eliseo para ser su sucesor y Eliseo lo deja todo para convertirse en su siervo.Su hogar - Génesis 12:1 “El Señor le dijo a Abraham: ‘Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré.’ ” (NVI) Sus posesiones - En Marcos 10:21, cuando un hombre le preguntó a Jesús qué era necesario para obtener la vida eterna, Él le contestó, "Sólo te falta hacer una cosa. Ve y vende todo lo que tienes, y da el dinero a los pobres. Así, Dios te dará un gran premio en el cielo. Luego ven y conviértete en uno de mis seguidores.” (BLS) Sus profesiones- Eliseo dejó su granja y los discípulos dejaron la pesca. Mateo 4:18-22 dice, "Jesús pasaba por la orilla del Lago de Galilea cuando vio a dos hermanos que eran pescadores: Simón Pedro y Andrés. Mientras pescaban con sus redes, Jesús les dijo: ‘Síganme. En lugar de pescar peces, les voy a enseñar a ganar seguidores para mí.’ En ese mismo instante, Pedro y Andrés dejaron sus redes y siguieron a Jesús.’ ” (BLS) Sus sueños - Moisés soñó con llevar a su pueblo a la Tierra Prometida, pero su sueño no se realizó. A pesar de haber viajado grandes distancias y de haber sido fiel al Señor durante todos esos años, en Deuteronomio 34:4 Dios anunció a Moisés, “Éste es el territorio que juré a Abraham, Isaac y Jacob que daría a sus descendientes. Te he permitido verlo con tus propios ojos, pero no podrás entrar en él.” Dios requirió que todas estas personas dejaran cosas buenas para obtener lo mejor que Dios tenía para ellos. En la mayoría de estos casos se requirió obediencia inmediata. De igual manera, Dios nos llama a nosotros a dejar las dudas, los argumentos o los razonamientos. El desea que nos rindamos completa e inmediatamente a Su plan. Quizás como a mí, Dios te está llamando a abandonar algo “bueno” para dar lugar a lo “mejor” que Él tiene para tu vida. Te animo a que dejes las excusas, los argumentos y los razonamientos y te rindas en oración y en confianza a Su perfecta voluntad. Pido a Dios que te conceda el ánimo y la bendición de tomar a Su lado este nuevo paso de fe en tu camino con Él. Mi oración para hoy: Amado Señor: Muéstrame cuales son las áreas en mi vida que Tu deseas que yo abandone y dame las fuerzas para hacerlo. Ayúdame con mis dudas y guíame a un nuevo nivel de fe en Ti. Gracias por caminar a mi lado cuando tomo estos pasos. En el Nombre de Jesús. Amén miércoles, el 18 de febrero Aplicación: Durante esta semana, escribe las cosas que crees que Dios desea que tú abandones. ¿Cómo está confirmando Dios estos pasos? Escribe cualquier Escritura que te resulte significativa durante este tiempo. jueves, el 19 de febrero Puntos para reflexionar: ¿Qué estás evitando abandonar? De ser así, ¿por qué tienes temor o dudas hacerlo? viernes, el 20 de febrero Versículos para recordar: 2 Tesalonicenses 2:16-17, “Dios nuestro Padre es bueno; por eso nos ha amado, nos ha dado el consuelo eterno y la seguridad de que seremos salvos. A él y a nuestro Señor Jesucristo les pido que les den ánimo y fuerzas para que siempre digan y hagan lo bueno.” (BLS) Mateo 19:27, “Pedro le contestó: --Recuerda que nosotros hemos dejado todo lo que teníamos y te hemos seguido. ¿Qué premio vamos a recibir?" (BLS) Juan 12:25-26, “Si ustedes consideran que su vida es más importante que obedecerme, no tendrán vida eterna. Pero si consideran que su vida en este mundo no es importante y me obedecen, entonces tendrán vida eterna. Si alguno de ustedes quiere servirme, tiene que obedecerme. Donde yo esté, ahí también estarán los que me sirven, y mi Padre los premiará.” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 9 de febrero de 2009
Por Lysa TerKeurst Presidente de Proverbios 31 Ministerios para la Mujer Versículo clave: Génesis 24:58- 60, “Entonces llamaron a Rebeca y le dijeron: ‘¿Te irás con este hombre?’ Y ella dijo: ‘Me iré.’ Y enviaron a su hermana Rebeca y a su nodriza con el siervo de Abraham y sus hombres. Y bendijeron a Rebeca y le dijeron: ‘Que tú, hermana nuestra, te conviertas en millares de miríadas, y posean tus descendientes la puerta de los que los aborrecen.’” (LBLA) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, 10 de febrero Devocional para hoy: ¿Alguna vez te has comprometido con algo sin saber cómo vas a salir de ello? Es una de esas circunstancias llenas de temor y de fe en las que Dios nos llama a entrar; se parece a un viaje que empezamos sin saber a dónde vamos. El entrar en un matrimonio puede sentirse igual. En el verso clave de hoy, Rebeca se encontró en un dilema similar. Abraham había mandado a su sirviente a que encontrara una esposa para su amado hijo, Isaac. El siervo salió en su misión confiando que Dios iba a darle la esposa perfecta para el hijo de su amo. Se llevó muchos camellos porque esto era un regalo estimado para el padre de una novia. El sirviente también salió buscando la novia ideal, orando: “O Señor, Dios de mi señor Abraham, te ruego que me des éxito hoy, y que tengas misericordia de mi señor Abraham. He aquí, estoy de pie junto a la fuente de agua, y las hijas de los hombres de la ciudad salen para sacar agua. Que sea la joven a quien yo diga: ‘Por favor, baja tu cántaro para que yo beba’, y que responda: ‘Bebe, y también daré de beber a tus camellos’, la que tú has designado para tu siervo Isaac; y por ello sabré que has mostrado misericordia a mi señor.” (Génesis 24:12-14 LBLA) Antes de que terminó la oración, Rebeca vino haciendo lo que él había pedido; oración contestada. Será bien obvio para el sirviente de Abraham y para todas las que hemos leído este precioso pasaje que Rebeca era la escogida para Isaac, y si lo fue. Pero, piensas de vez en cuando, “¿Qué estaba pensando Rebeca cuando un hombre extraño le dijo que en los planes divinos de Dios ella era la novia para el hijo de su amo? ¡Y ella ni siquiera lo había conocido! No solamente habían estos detalles, pero ella tenía que viajar sola con el sirviente hacia un hogar nuevo para vivir con un hombre extraño y seguirlo hacia un lugar donde Dios había prometido una herencia que ellos jamás habían visto. En mi vida han existido muchas veces cuando no quise responder como respondió Rebeca; que iría a cualquier lugar con este hombre. El plan perfecto de Dios me unió a mi esposo. Hemos visto oraciones contestadas y la realidad de que somos una pareja unida ante los ojos de Dios. Pero, en mi frustración de lo desconocido he querido correr hacia otro lugar. Lo único que no me dejó salir corriendo fue mi relación con Dios y mi promesa de darle honor a Él. Quiero ser más como Rebeca. Ella vio que Dios contestó la oración del sirviente y ella supo que el propósito de Dios había ocurrido. La obediencia de Rebeca resultó en un matrimonio que Dios usó para bendecir a las naciones del mundo. Seguir detrás del liderazgo y quedarse debajo de la cabeza de tu esposo es a veces una lucha de fe. No siempre es un lugar cómodo. Se necesita cruzar países extranjeros, habrá personas extrañas en cada esquina y será necesario dejar la familia atrás. A veces la única manera de continuar el viaje será en esas oraciones que Dios contesta cuando nos encontramos desesperadas. Seguir detrás del líder que Dios escogió para ti es en última instancia una decisión de fe; fe en la soberanía de Dios. Dios está en control de tu esposo, sus decisiones y tu bienestar. Estoy alegre por haberme quedado junto a mi esposo, porque como Rebeca he sido bendecida. Mi oración para hoy: Padre amado, solamente Tú me has regalado la bendición de mi esposo. Tu deseo es que seamos uno, mudándonos por este mundo como si fuéramos un juego unido. Ayúdame a escoger acciones positivas para poder respetarle como el líder de nuestro hogar, aunque el futuro sea desconocido. Te pido esto en el Nombre de Jesús, Amén. miércoles, 11 de febrero Recursos sugeridos: Belleza Extrema: Experimenta el poder transformador de Dios por Sharon Jaynes Aplicación: Vuelva a leer el verso clave. Es importante notar que las bendiciones no vinieron a su familia hasta que ella se comprometió a irse con su hombre y empezó el viaje. 1. La próxima vez que estés preguntándole al Señor sobre el liderazgo de tu esposo, debes estar lista para caminar con tu hombre en vez de correr. 2. Si no estas en acuerdo con una decisión de tu esposo no temas hablarle sobre tus inquietudes. Dentro del matrimonio siempre se necesita comunicación. Si él desea hacer algo contra la Palabra de Dios, tú con sabiduría se lo puedes mostrar. 3. Ten fe de que Dios tiene control de tu vida aunque tu esposo no sea salvo. “Porque el esposo que no cree en Cristo, puede ser aceptado por Dios si está unido a una mujer cristiana. Del mismo modo, una esposa que no cree en Cristo, puede ser aceptada por Dios si está unida a un hombre que sí cree en Cristo. Además, los hijos de ellos serán aceptados por Dios como parte de su pueblo, y Dios no los rechazará como si fueran algo sucio.” 1 Corintios 7:14 (BLS) jueves, 12 de febrero Puntos para reflexionar: ¿Recuerdas un tiempo en tu vida cuando Dios te guió a hacer algo donde tuviste que salir en fe antes de que Él te diera la bendición? ¿Cómo se resolvió la situación? ¿Qué preguntas tuviste durante este tiempo? ¿Corriste del liderazgo del Señor? ¿Si tomaste la decisión de seguir tras el Señor, cómo fuiste bendecida por Dios? viernes, 13 de febrero Versículos para recordar: Efesios 5:23, " Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza de su iglesia, y también su Salvador. Cristo es la cabeza, y la iglesia es el cuerpo.” (BLS) Santiago 3:16-17, " Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.” (RVR 1960) 1 Pedro 5:5-6, " Del mismo modo ustedes, los jóvenes, deben obedecer la autoridad de los líderes de la iglesia. Todos deben tratarse con humildad, pues la Biblia dice: ‘Dios se opone a los orgullosos, pero trata con amor a los humildes’. Por eso, sean humildes y acepten la autoridad de Dios, pues él es poderoso. Cuando llegue el momento oportuno, Dios los tratará como a gente importante.” (BLS) 1 Pedro 3:5-6, " Así eran algunas mujeres en el pasado, que confiaban en Dios y obedecían a sus esposos.6 Así fue Sara, pues obedecía a Abraham y lo llamaba "señor". Si ustedes hacen el bien y no tienen miedo de nada, serán como ella.” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com/ Ana Stine Wendy Bello Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 2 de febrero de 2009
de Renee Swope Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar. Salmo 18:35 (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, el 3 de febrero Devocional: Estuve conversando con unas amigas que hace poco leyeron mi devocional acerca de ayudar a mi hijo a ser un niño dinámico. Una dijo que quería criar niños dinámicos pero que no sabía por dónde empezar. Otra contó cuánto deseaba disfrutar ser mamá así como yo lo disfruto. La verdad es que no siempre he disfrutado ser mamá. No empecé como una mamá dinámica con pensamientos dinámicos e hijos dinámicos. De hecho, la actitud de renuncia de mi hijo, que inspiró mi devocional al comienzo de este mes, probablemente es algo que heredó de mí. En muchas ocasiones miré desde afuera la maternidad y declaré “no puedo”. Me desanimaba tanto. Una vez que mis hijos se convirtieron en niños que no me escuchaban ni obedecían como pequeños robots, sentí pánico. Miraba a otras mamás que parecían saber lo que estaban haciendo y me preguntaba: "¿Qué pasa conmigo?" Sus hijos escuchaban cuando ellas les decían que no. ¿Por qué mi hijo no dejaba las manos tranquilas en el mercado o en el pasillo de los juguetes? ¿Por qué nadie me dijo que esto iba a ser tan difícil? A menudo sentía que era un fracaso. Comparaba la manera en que me sentía con otras mamás que parecían perfectas, al menos desde afuera. Mi sensación de incompetencia e inseguridad eran puestas a la altura de mamás que vestían a sus hijos con ropas que hacían juego y se engalanaban con actitudes de gracia y sabiduría. Me preguntaba cómo se las ingeniaban para lograrlo con una sonrisa. ¡Yo apenas podía darme una ducha, vestir a los niños o salir de la casa antes del almuerzo! Quería renunciar. Un día regresé a casa luego de hacer mandados con dos niños pequeños cansados y exigentes. Los acosté a dormir y busqué un papel rosado para escribir "Renuncio". Le iba a entregar a mi esposo mi "carta de renuncia" cuando regresara a casa del trabajo ese día. Era demasiado difícil y estaba cansada de sentir que nunca serviría como mamá. Y fue ahí donde empecé. Realmente no comencé a ser mamá hasta el día en que casi renuncio porque ese fue el día en que caí de rodillas ante Dios y le dije ahogadamente: "Yo no puedo hacer esto." Y en ese lugar de entrega sentí como si Dios se arrodillara delante de mí y hablara a mi corazón: "Tienes razón, Renee. Con tu propia fuerza y mediante tu propia perspectiva, no puedes hacerlo. Pero estoy contigo. Con mi gracia, mis promesas, mi misericordia, mi presencia y mi poder, todas las cosas son posibles. Te ayudaré a convertirte en una gran mamá". Eso me recordó el Salmo 18:35: "Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar". Fue un nuevo punto de partida para mí. Cuando reconocí que por mi cuenta era un desastre, Dios vino a rescatarme. Me mostró que con su gentileza, gracia, sabiduría y dirección me podía convertir en la mamá que él me llamaba a ser, la mamá que mis hijos necesitaban que fuera ¡y la mamá que yo quería ser! Mi oración para hoy: Querido Señor: Necesito que el escudo de tu salvación me proteja del desánimo. Te pido que extiendas tu diestra para sostenerme, que tu gracia me fortalezca y que tu sabiduría me guíe. Gracias por Jesús, quien con su bondad me ha hecho prosperar debido a tu gran amor por mí. Hoy encuentro un nuevo punto de partida en ti. En el nombre de Jesús, Amén. miércoles, el 4 de febrero Aplicación: Escribe una carta contándole a Dios cómo te sientes. Sé honesta y abierta. Abrirle tu corazón y tus pensamientos es el primer paso hacia la libertad y la esperanza. Pídele a Jesús su perspectiva en cuanto a ti como una hija de Dios para que puedas comenzar a convertirte en una mamá piadosa. Tenemos que recibir su amor antes de poder darlo. jueves, el 5 de febrero Puntos para reflexionar: Al leer el devocional de esta semana, ¿con qué luchas te identificas? ¿Alguna vez has deseado renunciar? Comienza hoy nuevamente al reconocer que no puedes hacerlo sola, pero con la ayuda de Dios, nada es imposible. viernes, el 6 de febrero Versículos para recordar: Lucas 1:37: “Porque para Dios no hay nada imposible”. (NVI) Mateo 19:26: “Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, mas para Dios todo es posible”. (NVI) Salmo 113:5-7: “¿Quién como el Señor nuestro Dios, que tiene su trono en las alturas y se digna contemplar los cielos y la tierra? Él levanta del polvo al pobre y saca del muladar al necesitado.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Ángela Vásquez Wendy Bello Lupe Coka
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog