lunes, 8 de febrero de 2010
de Marybeth Whalen
Miembro del Equipo de conferencistas
de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

Versículo clave:

“…aunque ustedes desbaratan los planes de los humildes, Dios es quien los protege." Salmos 14:6 (LBLA)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo


martes, el 9 de febrero

Devoción:

Cuando leí el versículo clave de hoy, pensé en la gente que contribuyó al desorden financiero de nuestro país el año pasado. Estas personas se llenaron los bolsillos sin preocuparse por la repercusión de sus elecciones. A sabiendas engañaron a los que les creyeron. Se cubrieron a sí mismos, mientras dejaban a otros expuestos en el proceso. Fueron como hacedores de maldad que frustraron los planes de los pobres. Tristemente muchos de nosotros quedamos sintiéndonos pobre financiera y espiritualmente cuando nuestros planes se frustraron.

Afortunadamente, el versículo no termina aquí. Sí, pasan cosas malas. Sí, todos hemos visto nuestras finanzas afectadas por esta crisis pública. Pero este versículo nos recuerda que el Señor es nuestro refugio. Comencé a pensar en qué significaba la palabra refugio, y encontré esta definición en el diccionario Webster de 1828: “Aquello que abriga y protege del peligro, sufrimiento o calamidad; aquello que te protege con su fuerza; santuario que asegura protección por que es muy sagrado; cualquier lugar inaccesible para el enemigo.”

Luego hice una referencia cruzada de la palabra refugio en la Biblia. Encontré muchas otras escrituras que nos recuerdan que Dios es nuestro refugio. 2 Samuel 22:2-4 y Salmos 18:2-3 son los mismos versículos repetidos por el rey David cuando pasaba por tiempos difíciles:

“Tú eres para mí la roca que me da refugio; ¡tú me cuidas y me libras! Me proteges como un escudo, y me salvas con tu poder. ¡Tú eres mi más alto escondite! Tú mereces que te alabe porque, cuando te llamo, me libras de mis enemigos”. (BLS)

Me gusta mucho cómo la definición y el versículo hablan del refugio como un lugar donde tus enemigos no pueden atraparte. ¿Necesitas ese recordatorio hoy? Sé que algunas veces yo necesito recordar que él me ofrece ese lugar seguro adonde puedo correr: ¡el lugar donde mis enemigos no me pueden tocar!

Podemos reclamar la promesa que se encuentra en Salmos 17:14 “…de los hombres, con tu mano, oh SEÑOR, de los hombres del mundo, cuya porción está en esta vida, y cuyo vientre llenas de tu tesoro; se llenan de hijos, y dejan lo que les sobra a sus pequeños.” (LBLA)

La gente que hace del dinero su Dios, recibirá su recompensa en esta vida. Pero ellos pasarán la eternidad en deseos. ¡Eso no suena como un buen intercambio para mí!

Dios prometió a aquellos que mantuvieran la confianza en él, que él los mantendría lejos del hambre. Él se asegurara de que nuestros hijos tengan suficiente y nos dará riquezas para guardar para ellos. Eso no significa riquezas como las define el mundo. Jesús dijo que él no da en la misma manera en que el mundo lo hace. En la economía de Dios, las riquezas existen en forma de amor, gozo, paz, paciencia, dignidad, bondad, fe y autocontrol. Y, a diferencia del dinero, estas son las cosas que perduran y producen bendiciones eternas.

¿Necesitas refugiarte en Dios en lugar de dejar que las malas noticias rijan tu corazón y tu mente? ¿Necesitas pasar tiempo escudriñando su palabra, buscando las promesas y la confirmación de que él confortará tu corazón ansioso y tranquilizará tu mente preocupada? Tal vez necesitas hacer un diario de tus sentimientos, derramar tu corazón delante de Dios y buscar su respuesta. Quizá necesitas orar sin cesar, permitiendo que su presencia te dé descanso de la preocupación. Cualquier cosa que te preocupe, busca tu refugio en Dios.

Él está justo allí, esperándote para darte refugio y seguridad en él.


Mi oración para hoy:

Amado Dios, necesito que seas mi refugio. Gracias por las promesas en tu palabra de que serás mi refugio en tiempo de tribulaciones. En el nombre de Jesús, Amén.


miércoles, el 10 de febrero

Aplicación:

Pasa un poco tiempo hoy escribiendo sobre lo que refugio quiere decir para ti. Habla con Dios pidiéndole que sea tu refugio. Anota algunos versículos que te producen seguridad y medita en esos versículos cuando te sientes ansiosa.

Recursos sugeridos:

¿Qué hago ahora?

Más recursos


jueves, el 11 de febrero
Puntos para reflexionar:

Si estás en medio de una crisis, financiera o de cualquier otro tipo, ¿has buscado al Señor para que sea tu refugio?

¿En cuáles refugios falsos buscas abrigos?


viernes, el 12 de febrero

Versículos para recordar:

Salmos 46:1, " Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia.” (NVI)

Isaías 25:4a, "… fuiste fortaleza para el pobre, fortaleza para el necesitado en su aflicción, refugio contra la tormenta, sombra contra el calor; porque el ímpetu de los violentos es como una tormenta que se abate contra el muro.” (RVR1995)

© 2010 de Marybeth Whalen. Todos los derechos están reservados.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora

Judith Hernández

Ana Stine

Natasha Curtis

2 comments:

Gracias por recordarnos que en Él estamos seguros y que sin importar aquello por lo que podemos estar atravesando, sus promesas siguen firmes para los que creemos. Definitivamente la clave está en dónde yo decido refugiarme... única y exlusivamente en DIOS.

Bendiciones,

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog