miércoles, 12 de mayo de 2010
por Susanne Scheppmann                                                                               Miembro del Equipo de conferencistas                                                                  de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

Juan 1:16, “Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia."(LBLA)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo

martes, el 11 de mayo

Lectura:

El sudor cubría mi frente como gotas de rocío mientras yo me obligaba a terminar la última ronda de ejercicios de esa mañana. Halé las agarraderas esperando escuchar el “silbido” cuando divisé un tatuaje en la pierna de la mujer que se encontraba frente a mí. Forcé la vista para ver qué significaba exactamente el tatuaje. Pero como ella estaba trotando, yo no podía descifrar el significado de la obra de arte. Las manchas azules chorreadas de rojo parecían un mapa. Pensé: “¡Qué trabajo más malo! Espero que le hayan devuelto el dinero.”

Ella finalizó el circuito al mismo tiempo que yo. Llegó primero al colchón para estirarse y comenzó a extender sus piernas. El mapa lleno de manchas estaba a unos pocos centímetros de mi cara.

“Ay,” pensé, “no es un tatuaje, son várices”.

Mis ojos estaban fijos en su pierna é inmediatamente perdí el interés en hacer el estiramiento. Ahora solo quería llegar a casa para examinar mis propias piernas. Antes de quitarme el pantalón de hacer ejercicios ya sabía que mis piernas no eran perfectas. Mi corazón dio un vuelco ante la decepción. Me di cuenta de que mis venas también podían pasar por “una obra de arte”. Las estudié detenidamente por varios minutos.

Seguidamente comencé a reír. Mis piernas también eran un mapa. Mostraban las curvas y vueltas de mi vida. La gran línea púrpura que recorría la parte interna de mi muslo es un recuerdo de mi primer embarazo. Las otras líneas rojas pequeñas aparecieron en mi vida cuando cruzaba las piernas en la silla del trabajo de recepción que tuve por años. La línea que sobresale en la izquierda recuerda el nacimiento de mi segundo hijo. Varias marcas como tejidas al croché se abrieron paso luego de años de meterme en pantalones vaqueros apretados.

Estos tatuajes cuentan una historia. La historia de una vida realizada, mi vida. No son tan feos, son sagradas. Las bendiciones de Dios se ilustraban en mis piernas. Yo podía lucir estas obras de arte con orgullo. Esta obra de arte maestra mostraba la evidencia de la fidelidad de Dios obrando a lo largo de mi vida. Yo lo considero “¡mi tatuaje sagrado!”.

Amado Padre, ayúdame a recordar las muchas bendiciones que me has dado en Ia vida. Déjame lucir mis tatuajes sagrados con orgullo y agradecimiento.


miércoles, el 12 de mayo

Recursos Relacionados:

Quienes somos

Más recursos

Pasos para la aplicación:

Mírese hoy detenidamente en su espejo. ¿Ve “tatuajes sagrados”? ¿Divisa líneas por reírse tontamente? ¿Tal vez los muslos pesados declaran la abundancia de Dios? ¿Las manchas de la piel revelan toda una vida llena de recuerdos? En una tarjeta de cartulina haga una lista de los “tatuajes sagrados” de su vida y colóquela en su espejo para que diariamente le recuerden las bendiciones de Dios.


jueves, el 13 de mayo

Puntos para reflexionar:

¿Cómo veo las “imperfecciones” que tengo?

¿Qué evidencias veo de las bendiciones de Dios en mi vida?

Cuando estoy con mis amigas, ¿me quejo de mis “tatuajes sagrados”?

¿Le doy gracias a Dios por sus bendiciones?


viernes, el 14 de mayo

Versículos que te darán fuerza:

Génesis 49:25-26: “¡Gracias al Dios de tu padre, que te ayuda! ¡Gracias al Todopoderoso, que te bendice! ¡Con bendiciones de lo alto! ¡Con bendiciones del abismo! ¡Con bendiciones de los pechos y del seno materno! Son mejores las bendiciones de tu padre que las de los montes de antaño, que la abundancia de las colinas eternas. ¡Que descansen estas bendiciones sobre la cabeza de José,
sobre la frente del escogido entre sus hermanos!” (NIV)

Efesios 1:3: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo…” (LBLA)

Proverbios 31:30: “Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al SEÑOR es digna de alabanza.” (NVI)

1 Pedro 3:3-4: “No piensen ustedes que los peinados exagerados, las joyas de oro y los vestidos lujosos las hacen más bellas. Su belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en su corazón. Así que sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios.” (BLS)

© 2010 de Susanne Scheppmann. Todos los derechos están reservados.

Proverbios 31 Ministerios para la mujer
616-G, Matthews-Mint Hill Road
Matthews, NC 28105                                                                            http://www.proverbs31.org/


Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora

Judith Hernández 
Ana Stine

Natasha Curtis
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog