lunes, 13 de diciembre de 2010
por Melanie Chitwood                                                                                         Miembro del Equipo de                                                                                    conferencistas de Proverbios 31,                                                                         Ministerios para la mujer



Versículo clave:                                                                                              

1 Juan 1:5, "Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en Él”. (RVR)

Lectura:

Donde quiera que mire en esta época del año veo luces, luces llamativas que adornan el centro comercial y las calles, el resplandor constante de la luz de las velas durante nuestro servicio de víspera de Navidad y las luces deslumbrantes de la decoración exterior. Sin embargo, de todas las luces de Navidad, las que más me atraen son las luces blancas centelleantes de nuestro árbol de Navidad.

Una tradición que he disfrutado durante años es sentarme en mi silla favorita en la oscuridad de la sala y tener solo la iluminación de las luces del árbol de Navidad. Dejo que las luces del árbol me recuerden la luz más brillante de todas, Jesucristo.

La Biblia incluye numerosas referencias a la luz. Al leer estos versículos piensa en cómo Cristo ha sido una luz en este año que termina, o piensa en qué tipo de luz necesitas para esta temporada de Navidad. Deja que la luz de Cristo ahuyente cualquier oscuridad mientras te bañas en el esplendor de su luz.

Como el creador de la luz, permita que Dios cree luz en tu vida. (Génesis 1: 3)

Cuando estés temerosa, deja que su luz te haga valiente. (Salmo 27:1)

Si necesitas dirección, su luz te mostrará el camino. (Salmo 119:105)

Cuando estás en una situación difícil, la luz de Dios hace de los lugares escabrosos algo más suave. (Isaías 42:16)

¿Te sientes avergonzada o culpable? Acepta la luz del perdón de Cristo. (Juan 3: 19).

Ahuyenta la oscuridad de la desesperanza, la soledad, la desesperación, la falta de sentido, la confusión, el dolor o la ira mientras sigues a Cristo, la luz de la vida. (Juan 8: 12).

Sé un testigo de la luz de Cristo por la manera en que vives tu vida. (Mateo 5: 16).

Estimado Señor, gracias por tu luz. Renueva mi esperanza, alegría y confianza en ti cuando todas las luces de la Navidad me recuerdan que eres la luz del mundo. En el nombre de Jesús, amén.

Pasos para la aplicación:

Este año inicia una tradición de sentarte con tu Biblia bajo la luz suave de las luces centelleantes de tu árbol de Navidad. Mientras lo haces, piensa acerca del significado de la luz de Cristo para ti y para tu familia en esta temporada de Navidad. Utiliza los versículos de la lectura de hoy en un momento privado o del culto familiar.


Recursos relacionados:

¿Conoces a Jesús?

Más recursos    

Puntos para reflexionar:

¿Estás segura de que eres una hija de Dios? Dios nos promete salvación y una relación eterna con él cuando creemos en su hijo Jesús. Si deseas estar segura de una relación con Cristo como tu amigo, tu Salvador y tu luz, sólo tienes que hacer una oración. Él te ama mucho y anhela que descanses en la seguridad de su amor. Haz clic en ¿Conoces a Jesús? para obtener más información acerca de cómo tener una relación con Jesús.

Versículos que te darán fuerza:

Juan 8: 12, "Otra vez Jesús les hablo, diciendo: ‘Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino tendrá la luz de la vida.’ ”(RVR)

© 2010 de Melanie Chitwood. Todos los derechos están reservados.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora

Judith Hernández                                                                                                   Ana Stine
Natasha Curtis                                                                                                 Waleska Nickerson













Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog