domingo, 19 de mayo de 2013


Tracie Miles

 “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús.”  Filipenses 2:5 (NVI)

         
Devoción:

¿Está el vaso medio lleno o medio vacío? ¿Está parte soleado o parte nublado?  La perspectiva hace toda la diferencia. Me gusta mucho una canción de los 80’s que podríamos cantarle a Dios. “¿Qué terminaras por mí más tarde?”

Nuestra respuesta dependería de cómo lo veamos, desde nuestra perspectiva. Dios hace mucho más por nosotros de lo que podemos ver y desear. Y es muy fácil perder la perspectiva. También olvidamos fácilmente todo cuanto Dios hace y sigue haciendo por nosotros.

Me pregunto, “¿Cómo podemos combatir esta actitud humana de ver todo desde nuestra perspectiva y no de la de Dios?” Orando. Pidiendo tener una actitud como la de Cristo…con un inventario de todas las bendiciones recibidas de parte Dios.

Poder vivir, respirar cada día, tener habilidades, tener hijos, familia y amigos, ser libres, vivir en una casa, tener un carro, tener salud, y sobre todo tener Vida Eterna.

¿Cuál es su lista de inventario para hoy? Si eres honesta contigo misma, ¿puedes decir que ves todas las cosas positivas, en cualquier situación que estás pasando en este momento? ¿Consideras que Dios puede utilizar todas las situaciones para acercarte más a Él? ¿O te enfocas primero en las cosas negativas?

Durante los tiempos negativos realmente nos convertimos en nuestro propio enemigo, porque miramos las cosas desde nuestra perspectiva y modo de pensar, sin admitir qué es lo que Dios está haciendo por nosotros. Debemos abandonar nuestra propia perspectiva y cambiarla por una nueva actitud.

Winston Churchill decía, “un pesimista ve las dificultades como oportunidades; y un optimista ve oportunidades en cada dificultad.” ¿Qué ves tú usualmente?

Mientras más te conviertas en una persona que cambia su actitud de pensar en lo negativo, a lo positivo, verás que esto se convierte en un nuevo hábito. Los cambios no se verán inmediatamente, pero pasado el tiempo te darás cuenta que puedes convertirte en una persona optimista.

¿Quieres aceptar el reto de convertirte en un optimista hoy?  El regalo será ver a Dios trabajando con toda su misericordia y así mantener un corazón saludable y feliz.


Amado Dios, ayúdame a saber manejar esta tendencia humana de criticar y ver cada situación del lado negativo. Ayúdame a reconocerte en todos mis caminos y contar cada día tus bendiciones. Gracias por tú paciencia. Amén.


Recursos sugeridos:
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!


Reflexionar y responder:                                                                                     Dibuja dos columnas en un pedazo de papel. En el lado izquierdo escribe el listado de las situaciones difíciles y frustraciones diarias en tu vida. En el lado derecho escribe alguna cosa positiva de la situación o frustración, y como Dios puede hacer crecer tu fe al depender de Él en cada situación. Si tienes alguna dificultad o frustración, ora al Señor para que te muestre alguna cosa positiva.

¿Es mi actitud típicamente negativa o positiva?

¿Qué dirá la persona más cercana a mí? 

¿Cómo me ve? 


Versículos poderosos:
1 Pedro 1:1-3,  “Pedro, apóstol de Jesucristo, a los elegidos, extranjeros dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, según la previsión de Dios el Padre, mediante la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser redimidos por su sangre: Que abunden en ustedes la gracia y la paz. ¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva.” (BLS)


 © 2013 deTracie Miles. Todos los derechos están reservados.
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog