sábado, 6 de julio de 2013



Wendy Pope

“ Y el sol se detuvo, y la luna se paró, hasta que la gente se vengó de sus enemigos..." Josué  10:13a (NVI)         

Lectura:

¿Necesitas más tiempo en tu día? ¿Ha habido días en los que necesitas solo un poco más de luz para completar tus tareas? Si necesitas tiempo, pídeselo a Dios. El tiempo está en sus manos.

En el versículo clave de hoy nos encontramos a Josué que necesitaba un poco más de tiempo en su día. Josué y el ejército de los israelitas estaban peleando con otros cinco ejércitos de los amorreos para conquistar la tierra asignada para ellos luego de cruzar el río Jordán. Josué y sus hombres estaban cansados. La batalla por el territorio había sido intensa. Como líder, Josué había decidido viajar toda la noche para atacar a los enemigos por sorpresa. Y nos encontramos a Josué pidiéndole a Dios que detuviera al sol y a la luna para que pudieran pelear.
 
Hace como una década que el Señor me llamó de manera radical a confiarle mi tiempo y levantarme cada mañana, antes de que el sol saliera, a pasar un tiempo en oración y leyendo su palabra. Recuerdo que le pregunté a Dios: “¿Cómo puedo hacer esto?”. Yo argumentaba: “Soy una madre y esposa ocupada”. El bebé solo tiene unos pocos meses. Necesito dormir”.

Yo obedecí pero no con toda la disposición en mi corazón. Nunca se me ocurrió pedirle a Dios que me ayudara al ajustar mi horario para que yo pudiera caminar en obediencia a Él y al mismo tiempo pudiera encargarme de todas mis otras responsabilidades.

Mi problema no era que yo no quisiera conocer a Dios a través de la oración y de su Palabra. El problema era que yo pensaba que podía manejar mi tiempo mejor que él. Yo me creí la mentira que me decía que yo tenía el control, ajustaba mi día y lograba mucho. La mentira me decía que yo no necesitaba a Dios para las cosas pequeñas de mi vida diaria. La mentira me decía que yo no necesitaba diezmar a Dios los primeros frutos de mi día. La mentira, mintió.

De la misma forma en que los reyes del sur fueron derrotados, también lo fue mi mentira.  Durante esta última década he aprendido a llamar a Dios, como lo hizo Josué, y pedirle que “el sol y la luna se detengan” para que yo pueda completar lo que Él me ha ordenado que haga. Es mi deseo estar en paz con su tiempo y no completar mi lista. ¿Que si creo que Dios ha tomado el tiempo en sus manos por mí? Sí lo creo.  ¿Y cómo puede ser eso posible? Él es Dios, el gran Yo Soy, y el creador del tiempo. Yo solo soy una “yo no soy” disfrutando de la historia de Dios un día a la vez. ¿Estás dispuesta a confiar tu tiempo en sus manos marcadas por los clavos?

Amado Dios, ayúdame a saber que tú eres bueno. En el nombre de Jesús, amén.

Reflexionar y responder:
Escoge un lugar para el tiempo que vas a pasar con el Señor.  Pon tu reloj despertador diez minutos más temprano para pasar tiempo con él. Pídele que te ayude a planear tu horario para el día y lograr lo que él necesita que logres. Escribe en un diario lo que Dios te enseñe acerca de tu tiempo.

¿Qué o quién determina tu horario?

¿Qué puedes hacer para aminorar la marcha?

¿Confías en Dios para que se encargue de tu rutina diaria? Si no, ¿por qué?

Si contestas que “sí”, alábale por su obra en tu vida. 



Recursos relacionados:  
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Facebook      


Versículos poderosos:
Génesis 1:3-5, "
Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir. Dios consideró que la luz era buena y la separó de las tinieblas. A la luz la llamó «día», y a las tinieblas, «noche». Y vino la noche, y llegó la mañana:
ése fue el primer día.'" (NVI)

Eclesiastés 3:1, "
Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: " (NVI)

Eclesiastés 3:11a, "Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el *hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin." (NVI).


 © 2013 de Wendy Pope. Todos los derechos están reservados.


Van Walton. Directora del ministerio para latinas
Judith Hernández, la voz latina  
Ana Stine  
Natasha Curtis
Waleska Nickerson 
Veronica Young
Karina Córdova
Cony Villareal
Diana Torres

 



Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog