lunes, 8 de enero de 2007

lunes, enero 8

Animo para hoy

“Jugando a las Escondidas”

Por Micca Campbell

Escritora y Conferencista

Certificada de Proverbios 31

Ministerios para la Mujer

Versículo Clave:

Deuteronomio 4:29, "Pero si desde allí buscas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, lo encontrarás.” (NVI)

martes, enero 9

Devocional para Hoy:

Cuando miro atrás a mi infancia uno de mis más preciados y memorables recuerdos lo constituyen los días largos y calurosos del verano. Cada tarde antes de la cena, los niños del vecindario y yo regresábamos de jugar. Al anochecer nos encontrábamos al comenzar de la calle para jugar a las escondidas.

Este era un juego bastante importante. La meta era esconderse de, por

Supuesto, alguien quien debía buscarte. Te escondías hasta que fuera seguro correr a la base, sin ser visto, y tocarla. Era por esto que jugábamos cubiertos por el crepúsculo. La oscuridad de la noche nos mantenía escondidos como un aliado hasta que finalmente podíamos salir de nuestro escondite sin ser vistos.

Algunas veces engañaba a quien me buscaba, lanzando una piedra a través del patio de la casa. Una vez eran distraídos por el ruido, yo corría hasta la base.

Estos fueron los mejores días, cuando fui lo suficientemente joven, para disfrutar jugar. Ahora en los años de la madurez juego con mis habilidades y así poder ser encontrada.

Recuerdo con claridad que fue mi papá quien me introdujo al juego de las escondidas. Yo era mucho más joven entonces. Él desarrollo la estrategia de darse a conocer a quien lo buscaba. Creo que era por esto que el juego fue tan diferente a el que jugábamos en el vecindario.

Cuando mi papá se escondía, intencionalmente nos daba pistas para que lo pudiéramos encontrar.

Algunas veces lo espiaba y podía ver sus pies pegados detrás de las cortinas de la sala. Otras veces podía notar la sombra de una lámpara larga, que era él, ó podía escuchar ruidos que venían de detrás del sofá. Para mi papá y para mí, el juego no constituía en estar escondidos, estábamos desarrollando una relación.

Este juego nos traía, gozo, risas y diversión. ¡Pero principalmente lo que aprendí al jugarlo con mi papá a su manera, fue que siempre, en cualquier momento y cualquier cosa que necesitara de mi papá, podía encontrarlo!

Creo que esto mismo sucede con nuestro padre celestial. ¡Él no está jugando con nosotros por suerte! Y siempre podemos hallarlo. Él quiere ser encontrado. Nos da pistas sobre su presencia por todas partes. Siempre lo podemos buscar en las promesas que tiene para nosotros. Realmente debemos buscarlo.

¿Qué encontramos cuando buscamos a Dios? Encontramos vida, poder, fuerza, y guía. Descubrimos Su rostro, lo que Él es, Su favor, rectitud, honradez, y el conocimiento de todas las cosas.

¿Cómo encontramos a Dios? Su palabra nos dice como: con diligencia a través de la oración, en Su Palabra y con todo nuestro corazón.

Mientras lo buscamos, Él se encuentra entre las páginas de Su Palabra, y es una fuerza nueva mientras encaramos la adversidad y en el confort de Su presencia nos comunicamos con Él por medio de la oración.

OH, amiga, Dios no está jugando a las escondidas con nosotras. Él se dejará encontrar por aquellas que desean buscarlo. Está listo y esperando revelarse a Él mismo y sus caminos maravillosos. Esto es una aventura que tú no querrás perderte.

¡En sus marcas… listas… busquen!

Mi oración para hoy:

Querido Señor, deseo conocerte y conocer tus caminos. Abre mis ojos para que yo pueda verte; quita cualquier cosa falsa que yo pueda pensar de ti, que no me permita ver tu poder, propósito y plan para mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.

miércoles, enero 10

Aplicación:

Escoge un devocional que puedas hacer todos los días, para que así descubras a Dios y sus caminos.

jueves, enero 11

Puntos para Reflexionar:

¿Has visto a Dios en su palabra y oraciones hoy? ¿Cómo se revela El mismo a el mundo? ¿Cómo esta El moldeando tú carácter? ¿Qué fue algo nuevo que aprendiste de Dios hoy?

viernes, enero 12

Versículos para Recordar:

Hebreos 11:6, " Porque a Dios no le gusta que no confiemos en él. Para ser amigos de Dios hay que creer que él existe, y que sabe premiar a los que buscan su amistad.” (BLS)

Isaías 55:6, "Busquen al Señor mientras se deje encontrar llámenlo mientras este cercano." (NVI) Proverbios 8:17, "A los que me aman, les correspondo; a los que me busca, me doy a conocer." (NVI) Proverbios 28:5, "Los malvados nada entienden de la justicia; los que buscan al Señor lo entienden todo." (NVI)

1 Crónicas 16:11, "Refúgiense en el Señor y en su fuerza, busquen siempre su presencia." (NVI)

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Angela Vásquez

Ana Stine

Barabara G. Arcaini

Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog