lunes, 30 de junio de 2008
por Melanie Chitwood Miembro del Equipo de Conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: “…aun vuestros cabellos están todos contado.:” Mateo 10:30 (RVA) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, julio 1 Devocional: Cuando animé a una amiga de la iglesia a que orara por un problema, ella respondió de una manera, que de algún modo, todos hemos sentido alguna vez. Ella descartó mi consejo diciendo “Dios tiene muchas otras cosas más importantes de que preocuparse, que de mis pequeños problemas.” Yo le aseguré que nada era muy pequeño para presentárselo al Señor, pero creo que no la convencí. Más tarde mientras pensaba en su respuesta, yo me preguntaba ¿Qué la llevaría a ella a esa conclusión incorrecta acerca de Dios? ¿Escucharía esta idea mientas estaba creciendo? ¿Alguien importante en su vida le habría hecho sentir como si sus necesidades fueran insignificantes, y de pronto ella pasó esta idea a lo que Dios pensaba de ella? Tenemos que tener cuidado que nuestras ideas acerca de Dios vengan realmente de Dios, no de alguien más, ni de un maestro cristiano ni de un libro o pastor. Para aprender cómo es Dios y como nos ve, necesitamos ir a la Palabra de Dios. Cuando vamos a la Escritura podemos ver que el carácter de Dios es deslumbrantemente diferente a la idea que tiene esta amiga mía acerca de quién es Dios. La palabra de Dios nos dice y nos repite, que el es un Dios que se interesa por los detalles. En Mateo 10:30 Dios está tan interesado en nosotros que dice que “…aun vuestros cabellos están todos contados.” (RVA). En Salmos 47:4 Dios dice que el “Cuenta el número de las estrellas, y a todas ellas les pone nombre.” (LBLA) En Marcos 5, aprendemos de una mujer que había estado sangrando por doce años. Esta mujer en la escritura es como mi amiga de la iglesia. Ella estaba creyendo que Dios tenía cosas más importantes de que preocuparse, que de su pequeño problema de salud. Como sea, en su deseo desesperado de ser sanada, ella decidió que si había una pequeña oportunidad de terminar su sufrimiento, ella se tomaría el riesgo. La Escritura nos dice que tocó el manto, por que ella pensó, “Si tan sólo toco sus ropas, sanaré.” Inmediatamente su sangrado paró y ella sintió que había sido liberada del sufrimiento. (Marcos 5: 28-29 LBLA). Inmediatamente Jesús paró y preguntó quien lo había tocado. Considerando las circunstancias, es admirable ver a Jesús deteniéndose por una mujer. Con el montón de gente apretándolo, con polvo y ruido y jalones y tirones, Jesús paró. El paró por una pequeña mujer que tuvo la fe de ser alcanzada con un pequeño toque. La escritura nos dice quién es Dios realmente. El no es un Dios que nos ama a la distancia. El es un Dios que se preocupa por los detalles de nuestras vidas. Nada es demasiado pequeño para presentárselo a El. Nada escapa de su atención, de su cuidado y de su amor. Mi oración para hoy: Amado Dios. Yo estoy asombrada de que tu cuidas tanto de nosotros, y de los detalles de mi vida y que tu, el Dios del universo, se interesa por mí y las pequeñas cosas de mi vida. Gracias por ser un Dios tan personal. Gracias por la más grande prueba de que cuidas de mí; tu muerte en la cruz. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, julio 2 Aplicación: Escribe tres palabras que describan a Dios. Busca en la Biblia versos que confirman que estas características, verdaderamente describen el carácter de Dios. Trata usando Biblegateway.com para encontrar esos versos. Escríbelos y reflexiona en ellos todos los días. jueves, julio 3 Puntos para reflexionar: ¿Qué relación crees ha dado color a la forma en que ves a Dios? Piensa en algunas circunstancias que hayan influenciado tu entendimiento de Dios. Pasa un tiempo orando y pidiéndole a Dios que te revele si tienes alguna imagen errónea de El. viernes, julio 4 Versículos para recordar: Salmos 139:1, “SEÑOR, tú me examinas, tú me conoces.” (NVI) Salmos 139: 14,15, “Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ángela Vásquez Ana Stine Laura A. Colón González
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog