lunes, 3 de noviembre de 2008
por Lysa TerKeurst Conferencista de Proverbios 31, Ministerios para la Mujer Versículo clave: “El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad...” 1 Corintios 13:6 (NVI) martes, 3 de noviembre Devocional: Algunos años atrás, me senté junto con una mujer joven y hermosa y vi como sus lágrimas corrían en sus mejillas. Seis meses atrás, antes de nuestro encuentro, su mundo estaba lleno de tantas cosas; un esposo amoroso, un niño saludable y amigos divertidos. Su vida estaba completa. Pero una parte de ella, aun, se sentía sin descanso, indecisa y vacía. Ella comenzó a sentirse distanciada de su esposo y desilusionada en su relación. ¿Porqué su esposo no podía hacerla sentir amada? No se suponía que era él quien debería corregir sus errores, llenar sus expectativas, y darle un sentimiento de amor eterno. Entonces un día ella conoció a un hombre que le decía las cosas que a ella le hubiera gustado oír de su esposo. Este hombre la hacía sentirse bonita e ingeniosa. Pronto, ella razonó y pensó que en primer lugar, la verdad era que nunca había amado a su esposo. Una red de mentiras se estaba tejiendo en su mente. Ella cayó en los brazos de ese otro hombre. Ella no quería venir al retiro de mujeres. Sabía que le haría sentirse un poco culpable y no quería tener ningún sentimiento de culpabilidad. Pues solo estaba esperando por el momento oportuno para dejar a su esposo y comenzar de nuevo con el nuevo amor de su vida. Pero sus amigas habían comenzado a sospechar algo pues se había alejado de las actividades de la iglesia poco a poco, entonces para tranquilizarlas un poco ella fue al retiro. En el transcurso del fin de semana, las murallas que ella había colocado a su alrededor con tanto cuidado para mantener a todo el mundo distante y tener su secreto a salvo, comenzaron a derrumbarse poco a poco. El sábado en la noche se sentó conmigo y me confesó lo de su aventura. Ella quería saber desesperadamente cómo yo me sentía tan llena del amor de Dios. Ahora ella estaba convencida que no era el amor de otro hombre lo que añoraba, era el amor de Dios. Buscar amor fuera de la voluntad de Dios invita exactamente a lo opuesto del amor en nuestras vidas. 1ra de Corintios 13: 4-8 es la imagen del amor perfecto de Dios. El amor es paciente, es bondadoso, no tiene envidia…no es egoísta, no se alegra de la maldad pero se regocija en la verdad…siempre nos protege… siempre es perseverante. El amor nunca falla. Las cosas que nosotros buscamos en este mundo son contrarias al amor de Dios. Los falsos intentos de amor nos hacen impacientes, crueles, envidiosos, egoístas, resistentes a la verdad, imprudentes e inconsistentes. 1 ra de Corintios 13 no es una descripción de lo que es innato en nosotros cuando nos enamoramos de otra persona. Es una descripción del amor de Dios. Esta clase de amor puede ser nuestro, a medida que nos volvemos más como Cristo. Nunca ha sido enfocada en nosotros mismos. Nunca es acerca de lo que yo voy a obtener de otra persona. Se trata de decidir que ese es el tipo de amor que yo voy a dar. Yo he sido retada por esto. Porque nuestras almas fueron diseñadas para ser llenas del amor de Dios, si no nos mantuviéramos cerca, conectadas a Él todos los días, nuestros corazones comenzarían a sentirse vacíos. Cansados y sin estar llenos. No nos dejemos llevar al punto en que pensemos que somos tan fuertes que nunca nos dejaremos tentar de esta manera. Si todos somos completamente honestos, solo estamos a unos pasos de tomar una mala decisión y caer en el mismo desorden del que mi dulce amiga está tratando de resolver. Mientras que yo tengo la esperanza de que Dios la restaurará completamente, las consecuencias de su búsqueda de amor pueden ser severas en muchos niveles. La clase de amor que nuestras almas anhelan nunca se encontrará en las cosas de este mundo. El amor eterno y perfecto, que realmente satisface solo se puede encontrar cuando paramos de perseguir el de amor incorrecto y comenzamos a vivir la verdad de Dios. Mi oración para hoy: Amado Dios ayúdame a descansar en la seguridad de tu amor. Hazme sabía para guardar mi corazón. Te pido que nunca me atraiga ningún amor del mundo o un amor falso. Pero si algún día comienzo a caer, Dios por favor rodéame con gente que sea lo suficientemente audaz para que me hablen verdad a mi vida, en el nombre de Jesús. Amén. miércoles, 5 de noviembre Aplicación: Oh amigas dulces, ¿Podríamos hacer un compromiso juntas hoy? Si algo o alguien en este mundo parece lo suficientemente atractivo como para mover nuestros corazones lejos de la verdad de Dios, comprometámonos a ser mujeres que fácilmente lo admitamos a otra mujer de Dios y pidamos su ayuda. jueves, 6 de noviembre Puntos para reflexionar: ¿Quiénes son las amigas que me ayudarán a mantener cuentas? ¿Quiénes son las amigas con las que puedo fomentar este tipo de confianza mutua? viernes, 7 de noviembre Versículos para recordar: Deuteronomio 7:9, “Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es el Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos.” (NVI) Proverbios 4:23, “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello Ángela Vásquez
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog