lunes, 29 de diciembre de 2008
por Melanie Chitwood Miembro del equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Isaías 9:6 b, “y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 30 de diciembre Devocional: El año trajo muchos retos inesperados a mi vida. Sobretodo por la preocupación de varias relaciones personales. Estas preocupaciones me hicieron levantarme muy temprano en la mañana para orar y me llevaron a aumentar mi dependencia de Dios. Una mañana mientras leía mi Biblia, Dios me recordó que yo no estaba sola, y no tengo que enfrentarme a estos retos yo sola. Yo he sabido esto muchos años, pero esta mañana Dios movió esa verdad de mi mente hacia mi corazón, con las palabras del versículo clave. Jesús es mi consejero admirable. ¿Te has detenido algún día a pensar en estas palabras? Jesús es mi consejero. Cuando yo no sé como ser una madre para mi hijo adolescente, Jesús es mi consejero admirable. Cuando no sé como calmar a mis familiares que están pasando por una situación difícil en su matrimonio, Jesús es mi consejero admirable. Cuando quiero darles consejos sabios a mis amigas que tienen una vida muy difícil, Jesús es mi consejero admirable. Mientras veo los otros nombres de Jesús, recordé qué clase de consejero es Él. Él es un Dios poderoso. La fortaleza de Dios sobrepasa cualquier ataque que el mundo nos quiera dar. Él es nuestro padre eterno. Su amor y fortaleza son eternos. Y Él es el príncipe de paz. Él calma nuestros temores y preocupaciones cuando se las entregamos. ¿Sabías que Jesús es tu consejero admirable? Cualquier cosa que te preocupe hoy, o cualquier reto que puedas tener, puedes entregárselo a Jesús ¿Has invitado a Jesucristo a entrar en tu corazón? ¿Estás segura que eres hija de Dios? Sino, ve a la parte de “¿Conoces a Jesús?” y pídele que a partir de hoy Él sea tu consejero fiel. Él te ama y está dispuesto a ayudarte, hoy y siempre. Y si tú ya conoces a Jesús como tu Señor y Salvador, ¿has confiado en Él para ser tu consejero fiel? Mi oración para hoy: Jesús, Señor de mi vida, Salvador. Gracias por venir a esta tierra para mostrarme cuanto me ama nuestro Padre. Gracias por envolverte en piel humana para que yo te pudiera conocer. Yo quiero siempre ser tu amiga y caminar cada día en tu presencia. Te invito a vivir conmigo porque sé que no hay ninguno excepto tú que me pueda guiar en esta vida. Yo te pido que venga Jesús. En tu nombre, Amén. miércoles, el 31 de diciembre Aplicación: No importa lo que te preocupe en este momento. Dale tu carga al Señor por medio de la oración. Pídele sabiduría al Consejero Admirable y prepárate para obedecer su palabra. Reflexiona en los nombres de Jesús en el versículo clave de hoy: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Recursos sugeridos: Sueños de Mujer, El Plan De Dios Para Cumplir Tus Sueños por Sharon Jaynes jueves, el 1 de enero Puntos para reflexionar: ¿Estás siendo autosuficiente o estás dependiendo de Dios?¿Hay situaciones en tu vida por las que necesitas orar? ¿Necesitas dejar de tratar de resolver estos problemas? viernes, el 2 de enero Versículos para recordar: 1 Juan 3:1a, “¡Miren! Dios el Padre nos ama tanto que la gente nos llama hijos de Dios, y la verdad es que lo somos.” (BLS) Mateo 28:20b, “… Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo.” (BLS) Salmos 100:5, “… el Señor es bueno y su gran amor es eterno; su fidelidad permanece para siempre.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello Ángela Vásquez
lunes, 22 de diciembre de 2008
por Ángela Vásquez Graduada de She Speaks y voluntaria de Proverbios 31, ministerios para la mujer Versículo clave: Romanos 12:15-16, “Si alguno está alegre, alégrense con él; si alguno está triste, acompáñenlo en su tristeza. Vivan siempre en armonía. Y no sean orgullosos, sino traten como iguales a la gente humilde. No se crean más inteligentes que los demás.” (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, 23 de diciembre Devocional: La navidad viene y va cada año, durando muy poco. Creo que cada vez durará menos. El espíritu navideño transforma la ciudad, se percibe en el ambiente. Todo alrededor tiene este olor inexplicable y atractivo a la vez. Me llama la atención que es el periodo más amigable durante todo el año. La navidad también transforma a las personas, sus corazones atraídos por la luminosidad de la época. Se llenan de buenos deseos de amor y cordialidad. La energía se transforma, y se ocupan en decorar sus hogares, llenar la ciudad de luces, comer lo tradicional, distribuir regalos, reunirse en las iglesias y compartir con los amigos. Hablamos del maravilloso regalo que representa el que Jesús viniera al mundo. Y... nos gozamos... reímos. La navidad nos hace felices. ¿Pero que hay de aquellos que no celebran con alegría esta temporada del año,, quienes desearían dormir todo el mes sin enterarse que llegó la Navidad? Me refiero a los que están pasando sus momentos más difíciles en una época como esta: alguien que perdió un ser querido; una madre que sufre por su hijo enfermo o adicto; un matrimonio que está firmando su sentencia de divorcio; las familias que lloran por aquellos quienes ya no podrán abrazar pues murieron en la guerra; por quienes perdieron todo en algún desastre natural o ataque terrorista; a quien le detectaron cáncer la semana pasada. Mi amigo David me dijo que la Navidad no era la misma para él, ni su familia desde que su mamá murió de cáncer un 24 de diciembre. La navidad perdió su encanto para todos. Han pasado ya 8 años de esto, pero el dolor de su pérdida sigue vigente. Mientras que mi amigo Pablo me llamó feliz, sonriendo, y contándome que su recuperación y su lucha contra la leucemia durante todo éste año estaba pasando. Aun cuando muchas veces sentíamos que lo perdíamos mientras duraba días y hasta meses en el hospital. En nuestro versículo de hoy, Jesús nos habla bien claro de cual debe ser nuestro comportamiento. Gozarnos con los que están contentos, reír con ellos. Pero también nos recuerda que lloremos con los que lloran. Esto no quiere decir que siempre que veas a esta persona quien está pasando por momentos difíciles tengas que ponerte a llorar. Significa tener compasión, orar por ella, darle a entender con palabras, con nuestro silencio, o simplemente dejándola hablar de su situación, pero estar ahí también en el sufrimiento. Muchas personas, demasiadas quizás, están sufriendo este año y no están muy contentas porque la Navidad llegará. ¿Qué crees que puedes hacer para aliviar un poco la carga de esta persona y cambiar su sentir por la Navidad, bajo la circunstancia que esté viviendo? Mi oración para hoy: Amado Jesús. Sé que eres bondadoso. Gracias por la oportunidad de encontrar en esta época una persona que esté afligida y mostrarle tu amor. Solo tú puedes cambiar en un instante todo el trayecto de nuestras vidas. Permítenos en esta Navidad gozarnos con los que están contentos, pero también llorar por los que sufren. En el nombre de Jesús te oro. Amén. miércoles, 24 de diciembre Aplicación: Localice las personas que están sufriendo cerca de usted a causa de alguna circunstancia y llévele un mensaje renovador y grato. “Jesús el Salvador.” Recurso sugerido: Belleza Extrema por Sharon Jaynes jueves, 25 de diciembre Puntos para reflexionar: Haga un plan para ayudar, así sea solo una persona o una familia. ¿Has visitado un ancianito en Navidad? ¿Recuerdas que los niños también sufren? ¿Alguna persona en su familia necesita que usted llore con ella? viernes, 26 de diciembre Versículos para recordar: Efesios 4:2, “… siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor.” (NVI) Marcos 12: 30-31, “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Ama a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más importante que éstos.” (NVI) Juan 11:34-36, “— ¿Dónde lo han puesto? —preguntó. Ven a verlo, Señor —le respondieron. Jesús lloró. ¡Miren cuánto lo quería! —dijeron los judíos.” (NVI) Juan 3:16, “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (NVI) Gracias por su ayuda de este devocional. Laura A. Colón González, editora
lunes, 15 de diciembre de 2008
Por Wendy Blight Miembro del Equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Lucas 1:38, “María respondió: -Yo soy la esclava del Señor. Que suceda todo tal como me lo has dicho.” (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, 16 de diciembre Devocional: ¿Ya has leído la historia de navidad este año? Únete a mí en una mirada fresca a esta historia tan familiar. En el primer capítulo de Lucas, la palabra de Dios nos presenta a una joven mujer llamada María. Y podemos deducir del evangelio que ella era una muchacha ordinaria, así como tú y como yo. La escritura nos dice que ella estaba comprometida con un hombre llamado José. Lucas no nos dice mucho de su vida pero podemos creer una cosa…María conocía y amaba a Dios. ¿Cómo sabemos esto? Por las verdades en la historia. En un momento del tiempo, esta muchacha ordinaria quien vivía una vida ordinaria se encontró cara a cara con un Dios extraordinario. El ángel Gabriel saludó a María con estas palabras. Tú “quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo”. María le preguntó a Gabriel como pasaría esto si nunca había dormido con un hombre. Él le respondió que el Espíritu Santo vendría sobre ella y colocaría el bebe en ella. Él le dijo entonces “…al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios”. Considera el impacto tan grande que este mensaje traería a la vida ordinaria de María, ella tendría que explicar a su familia y a su comprometido que estaba embarazada, su respuesta fue poderosa y un testimonio tan grande para ti y para mí. Ella le dijo a Gabriel “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra”. ¿Cómo podía ella tan pronto y fácilmente entender realmente significaba esta sorpresa y rendirse a la voluntad de Dios? ¿Cómo llegó María a este lugar? Creo firmemente que para llegar a este punto hubo varios pequeños pasos de obediencia, en donde ella había experimentado y visto la fidelidad de Dios. De pronto situaciones donde ella dijo, “Si Dios” aunque fuera difícil o no tuvieran sentido. El escoger decir que “Si” en días ordinarios prepara nuestros corazones para decir “Si” en los días extraordinarios. Tú y yo tenemos que escoger momentos ordinarios de nuestras vidas, también…momentos que no parecen significantes, excepto cuando los ponemos juntos a un corazón obediente. Un día Dios nos va a pedir que le creamos para algo extraordinario. ¿Dónde estará nuestro corazón? ¿Estará listo para decir “Si Dios”, aunque lo que nos esté pidiendo parezca imposible? Mi oración para nosotras es que Dios use este día para preparar nuestros corazones para esos momentos cuando nuestro Dios extraordinario nos invite a estar con Él en su viaje extraordinario. Dile “Si Dios”, hoy. Mi oración para hoy: Amado padre celestial, gracias por ser mi Salvador y mi redentor. Oro para que pueda conocerte más y creerte igual que lo hizo María. Dame Señor un corazón obediente y ayúdame a decir “Si” en las cosas pequeñas y las decisiones diarias. En medio de la ocupada época de navidad, por favor recuérdame humillarme ante ti y oír tu palabra. Lléname con tu Espíritu Santo y deja que tu presencia se haga manifiesta de una manera real y poderosa en mí. Ayúdame a ser fiel en las cosas ordinarias, y con eso prepararme para lo extraordinario. En el nombre de Jesús. Amén. miércoles, 17 de diciembre Aplicación: Pasa un poco tiempo solita con Dios en esta época de navidad, pidiéndole que se revele a ti en maneras personales. Ora por oportunidades para responder con un “Si”. Escucha mientras Él te habla, con expectativas de que grandes cosas pasen mientras obedeces lo que oyes. jueves, 18 de diciembre Puntos para reflexionar: ¿Hay algo en tu vida que no te deja responder con un “Si” a Dios? ¿Puedes confiarle esa área a Dios? Pídele a Dios que te ayude para entregarle esta área, para que puedas descubrir las cosas extraordinarias y magníficas que Dios tiene para tu vida. viernes, 19 de diciembre Versículos para recordar: Hebreos 11:6, “Porque a Dios no le gusta que no confiemos en él. Para ser amigos de Dios hay que creer que él existe, y que sabe premiar a los que buscan su amistad.” (BLS) Marcos 11:24, “Confíen en Dios. Les aseguro que si tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá.” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: //www.judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello Ángela Vásquez
domingo, 7 de diciembre de 2008
por Van Walton Directora de ministerios hispanos y Miembro del equipo de conferencistas de Proverbios 31, Ministerios para la mujer Versículo clave: Lucas 2:25, “En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho. Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón…” (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, 9 de diciembre Devocional: Este año voy a contar las veces que escucho la pregunta, “¿Estás preparada para celebrar las fiestas de diciembre?” ¿Qué quiere decir esto? Si pudiera explicar lo que quiere decir la gente cuando se preguntan si están listos para las celebraciones y los días de fiesta, yo diría que muchos no hablan de la preparación espiritual. Lo que quieren decir cuando hacen esta pregunta es, “¿has hecho tu lista de todo lo que necesitas hacer antes de la noche buena?” Usualmente la conversación llega a ser un intercambio que demuestra cual mujer está más ‘busy’, más ocupada con los quehaceres. En mi la lista de tareas que tengo que completar antes del día de Navidad está el trabajo de la cocina; las galletas y los panes. Además comprar, escribir, y mandar las tarjetas de Navidad, comprar los regalos, envolverlos, esconderlos de los niños o enviarlos. También, incluso en mi lista está mi trabajo en el teatro Navideño o el coro que se presenta durante las posadas en mi iglesia. Me preparo para los huéspedes que me vienen a visitar o hago planes para los viajes a visitar la familia. Y siempre planeo fiestas, compro vestidos nuevos, limpio casa y últimamente, lo que me encanta más, ¡la decoración de casa! Y durante todo este tiempo pienso, voy a averiguar cuantas veces oigo la pregunta, “¿Estás lista para celebrar la navidad?” De vez en cuando me gusta pensar en la primera Noche Buena. Me gusta comparar mi vida con la de los que vivían muchos años atrás y hasta participaron en la primera Navidad. ¿Si pudieran mandarnos un mensaje, cómo nos avisarían sobre la preparación para la celebración de la llegada de Jesús a nuestro mundo? ¿Qué se encontraría en sus listas de preparación para esta fiesta tan animada? Y si Jesús estaba componiendo su lista, ¿Qué incluiría? Pues, Él nos pide que seamos una luz sobre la colina, apuntando el camino para que otros lo puedan encontrar. Las acciones de Simeón, el ancianito en el templo, sería de lo que nos hablaría. Él esperaba continuamente, todos días la llegada del Mesías. Tal vez José nos diría que debiéramos escuchar. María sugeriría que nos pongamos a pensar en todo lo que ha pasado. Los ángeles nos animarían a cantar anuncios de la llegada de Jesús. La alabanza de los pastores nos mostraría cómo prepararnos para ver a Jesús. Los Reyes Magos nos dirían que busquemos a Jesús para darle nuestro regalo más valioso. El acto de hospitalidad de la posada ilustraría la importancia de casas y corazones abiertos. No puedo hablar por ti, pero mis preparaciones no se empiezan a comparar con la devoción de los que estaban listos, esperando, y luego fueron recompensados cuando Jesús llegó. Si yo hubiera vivido en los últimos días del Viejo Testamento, sé por cierto que el nacimiento de Jesús se me hubiera pasado. Mis preocupaciones no me hubieran dejado parar para tomar el tiempo para alabar en el pesebre. Desafortunadamente muchos de nosotros no experimentamos la verdadera razón de por qué se celebra la navidad. Nunca nos arrodillamos a ver el milagro. Quiero que la navidad para mi familia sea más una alabanza, que una carrera de decorar, ir de compras y brincar por los aros del mundo. No quiero perder la verdadera razón por la que celebramos esta temporada. Hace unos pocos años decidí planificar a propósito la manera en que celebro. Esto ha resultado en que mis Navidades sean cada vez más simples, y al mismo tiempo mi corazón se ha sentido más satisfecho. ¿Estás lista para las fiestas navideñas? Mi oración para hoy: Padre Santo, gracias por mandar a tu Hijo para mostrarme el camino hacia ti. Me animo en esta temporada especial cuando recuerdo que la devoción hacia ti me da más satisfacción que todas las preparaciones que puedo hacer para la Noche Buena. Ayúdame a balancear mi Navidad este año, en el nombre de tu hijo Jesús, Amén. miércoles, 10 de diciembre Aplicación: Lee la historia del nacimiento de Jesús en tu Biblia. Visita http://www.tagnet.org/mae/servicios/sermones/biograficos/biog15.htm para leer más sobre las profecías del nacimiento de Jesús. jueves, 11 de diciembre Puntos para reflexionar: ¿Cuáles tradiciones puedo desarrollar para que mi familia se enfoque en Jesús y no en el mundo? ¿Puede ser que mis actividades durante el mes de diciembre confundan a mi familia en su viaje de fe, o tal vez los lleve directamente hacia Jesús? ¿Cuáles tradiciones debo de eliminar para tener una Navidad más significativa? Versículos para recordar: viernes, 12 de diciembre Mateo 1:18-25, “Así fue como nació Jesús, el Mesías: Una joven llamada María estaba comprometida para casarse con José. Pero antes de que vivieran juntos, se supo que ella estaba embarazada. José era un hombre bueno y… Mientras pensaba en todo esto, un ángel de Dios se le apareció en un sueño y le dijo: ‘José, no tengas miedo de casarte con María. El Espíritu Santo fue quien hizo que ella quedara embarazada…’ Cuando José despertó, obedeció al ángel de Dios y se casó con María. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que Dios había dicho por medio del profeta Isaías.” (BLS) Lucas 2:19, “María quedó muy impresionada por todo lo que estaba sucediendo, y no dejaba de pensar en eso.” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello Ángela Vásquez
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog