miércoles, 9 de septiembre de 2009
SIGA EL LIDER
Lysa Terkeurst                                                                                                       

Versículo clave:

Génesis 24:58- 60, “Entonces llamaron a Rebeca… ‘¿Te irás con este hombre?’ Ella dijo: ‘Me iré.’ ” (LBLA)

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo

jueves, el 10 de septiembre

Devocional:

¿Has tenido alguna vez una ocasión para comprometerse a algo sin saber como va a salir por fin? Es una de esas circunstancias llenas de miedo y de fe en que Dios nos llama a entrar; se parece a un viaje que empezamos sin saber a donde nos vamos. Entrando un matrimonio puede ser lo mismo. En el verso clave de hoy Rebeca se encontró en un dilema similar.

Abraham había mandado a su sirviente a que encontrara una esposa para su amado hijo, Isaac. El siervo salió en su misión lleno de confianza que Dios iba a darle la esposa perfecta para el hijo de su amo. Se llevó muchos camellos porque esto era un regalo estimado para el padre de una novia. El sirviente también salió buscando la novia ideal, orando:

“Ah SEÑOR, Dios de mi señor Abraham, te ruego que me des éxito hoy, y que tengas misericordia de mi señor Abraham. He aquí, estoy de pie junto a la fuente de agua, y las hijas de los hombres de la ciudad salen para sacar agua. Que sea la joven a quien yo diga: ‘Por favor, baja tu cántaro para que yo beba’, y que responda: ‘Bebe, y también daré de beber a tus camellos’, la que tú has designado para tu siervo Isaac; y por ello sabré que has mostrado misericordia a mi señor.” (Génesis 24:12-14 LBLA)

Antes de que se terminó la oración, Rebeca vino – haciendo lo que él había pedido: oración contestada.

Será bien obvio para el sirviente de Abraham y para todas las que hemos leído este cuento precioso que Rebeca era la escogida para Isaac – y si lo fue. Pero, piensas de vez en cuando, “¿Qué estaba pensando Rebeca cuando un hombre extraño le dijo que en los planes divinos de Dios ella era la novia para el hijo de su amo?” ¡Y hasta que ella ni lo había conocido! No solamente habían estos detalles, pero ella tenia que viajar sola con el sirviente hacia un hogar nuevo para vivir con un hombre extraño y seguirle a él hacia un lugar donde Dios había prometido con una herencia que ellos jamás nunca lo había visto.

En mi vida he conocido muchas veces cuando no quise contestar como Rebeca respondió: que iría a cualquier lugar con este hombre. El plan perfecto de Dios me juntó a mí con mi esposo. Hemos visto oraciones contestadas y la realidad que somos una pareja unida en los ojos de Dios está fijo. Pero, en mi frustración de lo que no conozco he querido correr hacia otro lugar. La única cosa que no me dejó salir a la corrida fue mi relación con Dios y mi promesa de darle honor a Él. Quiero ser mas como Rebeca. Ella vio que Dios contestó la oración del sirviente y ella supo que el propósito de Dios había ocurrido. La obediencia de Rebeca resultó en un matrimonio usado por Dios para bendecir a las naciones del mundo.

Seguir detrás del liderazgo y quedarse debajo de la cabeza de tu marido es a veces una lucha de fe. No es siempre un lugar cómodo. Se necesita cruzar países extranjeros; personas extrañas se van a ver en cada esquina y será necesario dejar la familia atrás. A veces la única manera de continuar en el viaje será con las oraciones que contesta Dios cuando nos encontramos desesperadas. Siguiendo detrás del líder que Dios escogió para ti es últimamente una decisión de fe – fe en la soberanía de Dios. Dios está en control de tu esposo, sus decisiones, y tú bienestar. Tengo alegría por haberme quedado junto a mi esposo, porque como Rebeca he sido bendecida

Mi oración para hoy:

Padre Amado, Solamente Tú me has regalado la bendición de mi esposo. Tu deseo es que seamos uno, mudándonos por este mundo como si fuéramos un juego unido. Ayúdame escoger acciones positivas para poder respetarle a él como el líder de nuestro hogar aunque el futuro sea escondido. Te pido esto en el nombre de Jesús, Amen.

viernes, el 11 de septiembre
Aplicación:

Vuelva a leer el verso clave de hoy. Es importante notar que las bendiciones no vinieron de su familia hasta que ella se cometió a irse con su hombre y empezó el viaje.

Recursos sugeridos:
¿Conoces a Jesús?
Más recursos

lunes, el 14 de septiembre
Puntos para reflexionar:
¿Te recuerdas de un tiempo en tu vida cuando Dios te guió a hacer algo donde tuviste que salir en fe antes de que Él te diera la bendición?

¿Cómo se resolvió la situación?

¿Corriste del liderazgo del Señor?
¿Si hiciste la decisión de seguir tras el Señor, como fuiste bendecida por Dios?

martes, el 15 de septiembre

Versículos para recordar:

Efesios 5:23, " Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza de su iglesia, y también su Salvador. Cristo es la cabeza, y la iglesia es el cuerpo.” (BLS)

1 Pedro 5:5-6, " Del mismo modo ustedes, los jóvenes, deben obedecer la autoridad de los líderes de la iglesia. Todos deben tratarse con humildad… acepten la autoridad de Dios, pues él es poderoso. Cuando llegue el momento oportuno, Dios los tratará como a gente importante.” (BLS)

 2009 by Lysa Terkeurst . All rights reserved.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.
Laura A. Colón González, editora                                                                  Wendy Bello, editora                                                                                             Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com                                  Ana Stine                                                                                                                Ángela Vásquez                                                                                                         Lupe Pareja-Coka
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog