lunes, 28 de septiembre de 2009
por Micca Monda Campbell
Miembro del Equipo de conferencistas
de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

Versículo clave:

Salmos 127:1, "Si Jehová no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guarda la ciudad, en vano vela la guardia.” (RVR1995

Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo

martes, el 29 de septiembre

Devocional:

Años atrás, mi esposo y yo compramos un terreno y, con la ayuda de Dios, empezamos a construir nuestra casa. Para nosotros era muy importante que el Señor fuera parte de este emocionante proceso ya que planeábamos criar a nuestros hijos allí y a la vez utilizar este hogar para esparcir el reino de nuestro Señor. Era nuestro deseo que toda persona que pusiera pie en nuestra casa experimentara el amor del Dios.

Cuando se fundaron los cimientos de nuestra casa, mi esposo y yo colocamos sobre el cemento pedacitos de papel con versículos bíblicos cuidadosamente seleccionados. Uno de ellos se convirtió en nuestro versículo familiar:

"Dios bendice [a las familias] que no siguen malos consejos ni andan en malas compañías ni se juntan con los que se burlan de Dios. Dios bendice a quienes aman su palabra y se alegren con la estudia de la Biblia día y noche. Son como árboles sembrados junto a los arroyos: llegado el momento, dan mucho fruto y no se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hacen les sale bien!” (Salmos 1:1:3)

Al terminar de construir nuestra casa, tuvimos una fiesta a la cual invitamos a familiares y amigos para bendecir nuestro hogar. De cuarto a cuarto, nuestros amigos oraron por nuestra nueva casa, rogando al Señor su bendición y protección.

A través de los años, el Señor nos ha mostrado su fidelidad y nos ha dado muchas oportunidades para ser de bendición para otros. Hemos hospedado a otras personas. Hemos sido protegidos durante fuertes tormentas. Hemos sido bendecidos con excelentes vecinos. Nuestro hogar ha sido un refugio para personas sin techo, adictas o abandonadas. También ha sido un lugar donde hemos presenciado cuando seres queridos han rendido su vida a Cristo.

Los recuerdos y las bendiciones que hemos experimentado en nuestro hogar van más allá de lo que jamás hubiésemos imaginado. Dios tiene razón: Nosotros nunca hubiésemos podido igualar lo que Él ha hecho en nuestra casa. Amada amiga, ¿quién es el maestro de obras en tu hogar?

Mi oración para hoy:

Amado Señor, Sé el maestro de obras en nuestra casa, y edifica un hogar lleno de amor, seguridad y apertura hacia otros. Te ruego que todos aquellos quienes entren a nuestra casa puedan sentir tu amor y tu presencia. En el Nombre de Jesús, Amén.

miércoles, el 30 de septiembre

Aplicación:

Quizás tú no puedas literalmente incluir versículos bíblicos en los fundamentos de tu casa, como mi esposo y yo tuvimos oportunidad de hacerlo. Pero tu casa sí puede ser un hogar de bendición. Invita a familiares y a amigos para gozar un tiempo de compañerismo y rica comida, y luego pídeles que oren por tu casa. También puedes pintar versículos bíblicos en las paredes o colgar cuadros con escrituras en tu casa.


Recursos sugeridos:
Nuestra página principal
Más recursos



jueves, el 1 de octubre

Puntos para Reflexionar:

¿Quién edifica tu casa?

¿Cómo puedes invitar a Dios para que sea el maestro de obras de tu hogar?

¿Cómo puedes utilizar tu casa para ser de bendición para otros y para traer gloria a Dios?

viernes, el 2 de octubre

Versículos para Recordar:

Estas son varias de las escrituras que depositamos en los cimientos de nuestra casa:
3 Juan 1:4, "Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad.” (NVI)

Josué 24:15, "Pero si a ustedes les parece mal servir al SEÑOR, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del Río Ufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al SEÑOR." (NVI)

Juan 15:16, “No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre." (NVI)

Salmos 65:4, "¡Dichoso aquel a quien tú escoges, al que atraes a ti para que viva en tus atrios! Saciémonos de los bienes de tu casa, de los dones de tu santo templo." (NVI)

Deuteronomio 31:8, "El SEÑOR mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes." (NVI)

Salmos 23:1, " El SEÑOR es mi pastor, nada me falta." (NVI)

© 2009 by Mica Monda Campbell. All rights reserved.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.

Wendy Bello, editora
Laura A. Colón González, editora                                                                         Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com                             Ana Stine                                                                                                               Ángela Vásquez                                                                                                        Lupe Coka

2 comments:

Anónimo dijo...

Blessings for all of you!!! I just need to let you know that this website has been such a blessing in my life and my church's too, thank you for dedicate time to this site. Please don't forget that the heart is what matters for God, I'm glad you're not one more that preaches about prosperity but God's expectations from us. Love

Saidy Garcia, Schaumburg, Illinois

Anónimo dijo...

Que bendicion leer en mi propio idioma el devocional del dia. Muchas Gracias y que Dios les prospere en su ministerio.
Carmen Niemela.

Publicar un comentario en la entrada

Compartir en Facebook

Archivos del Blog

Buscar en este blog

Cargando...