lunes, 26 de enero de 2009
por Susanne Scheppmann Proverbios 31, Ministerio para la mujer Versículo clave: Salmo 27:14, “Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, 27 de enero Devocional para hoy: ¡Un nuevo año! Es hora de hacer nuestra lista de metas anuales. Excepto yo. ¿Por qué? Porque ya me cansé de trazar metas que nunca logro alcanzar; perder peso, hacer más ejercicios, mantener mi casa más limpia, cocinar más. Cada año, aproximadamente a mediados de enero, termino dándome por vencida. Y ¿quién aprecia a alguien que siempre se da por vencido? Nadie. Nadie, excepto Dios El Rejuvenecedor. Toma por ejemplo al Profeta Elías. El oró para que Dios enviara fuego y lluvia desde el cielo, y Dios respondió milagrosamente. Mas después de esto, cuando su vida estaba en peligro, Elías salió huyendo hacia el desierto y le dijo al Señor, “Estoy harto... ¡quítame la vida!” (1 Reyes 19:4, NVI) En otras palabras, Elías se dio por vencido. Sin embargo, Dios rejuveneció a Elías. El le envió comida, bebida y descanso. Una vez rejuvenecido, Elías logró proseguir con su ministerio. Nadie aprecia a quien se da por vencido, excepto Dios El Reestablecedor. ¿Te acuerdas de Jonás? El se dio por vencido aún antes de iniciar su misión. Pero Dios sabe como cambiar nuestro parecer. Después de flotar en el estómago de un gran pez por un par de días, Dios animó a Jonás a que completara su misión en Nínive. La Biblia dice que Dios habló con el pez y éste vomitó a Jonás en la playa. Después de esto, Dios habló nuevamente con Jonás: “Anda, ve a Nínive a proclamar el mensaje que te voy a dar.” (Jonás 3:2, NVI) Esta vez, Jonás obedeció inmediatamente el mandato del Señor. Nadie aprecia a quien se da por vencido, excepto Dios El Restaurador. Piensa en Juan Marcos. Este joven cristiano se dio por vencido durante un viaje misionero con Pablo y Barnabás. Cuando las cosas se pusieron difíciles, Juan Marcos regresó huyendo a casa. Su abandono puso furioso al Apóstol Pablo. ¿Ya te imaginas qué pasó? Dios restauró la relación entre el joven y el apóstol. Mira lo que Pablo escribió sobre él: “Sólo Lucas está conmigo. Recoge a [Juan] Marcos y tráelo contigo, porque me es de ayuda en mi ministerio.” (2 Timoteo 4:11, NVI) ¿Y qué hay de ti? ¿Estás cansada de todo lo que tienes que hacer? ¿Estás cansada de tu trabajo, tu ministerio, tus quehaceres, incluso tu familia? ¿Estás cansada de “estar cansada”? Tal vez como yo, te dan ganas de tirar la toalla y de gritar “¡me doy por vencida!” Deseo compartir contigo estas palabras de aliento: “¡Se fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” (Josué 1:9, NVI) Cuando sientas deseos de darte por vencida, recuerda estas palabras y no te olvides que ante los ojos de Dios, ¡tú eres más que vencedora! Mi oración para hoy: Amado Padre: Reconozco que a veces tengo deseos de darme por vencida. Por ello te pido que me des ánimo y fuerzas. Y por aquellas ocasiones en que me di por vencida, te ruego que restaures mi llamado. Gracias Señor por no olvidarte de mí. En el Nombre de Jesús. Amén miércoles, 28 de enero Aplicación: Lee el primer capítulo de Josué. Cada vez que encuentres las palabras “se fuerte y valiente,” subráyalas con un lápiz rojo. Haz una lista de las áreas en tu vida donde necesitas ser fuerte y valiente. Pídele al Señor que te recuerde esta verdad todos los días: “El Señor tu Dios estará contigo donde quiera que vayas.” Recursos sugeridos: Rayos de esperanza, como vencer la depresión por Florence Littauer jueves, 29 de enero Puntos para reflexionar: ¿Soy yo el tipo de persona que se da por vencida fácilmente? ¿Cómo me anima el Señor cuando quiero darme por vencida? ¿Me aseguro de dormir y descansar bien para no sentirme constantemente fatigada? ¿Puedo verme como vencedora a través de los ojos de Dios? viernes, 30 de enero Versículos para recordar: Gálatas 6:9, “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.” (NVI) Isaías 40:30-31, “Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” (NVI) Mateo 11:28, “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” (NVI) Jueces 6:12, “Cuando el ángel del Señor se le apareció a Gideón, le dijo: ¡El Señor está contigo, guerrero valiente!” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Lupe Coka Ángela Vásquez Wendy Bello
lunes, 19 de enero de 2009
por T. Suzanne Eller Conferencista y Escritora Certificada de Proverbios 31 Ministerios para la Mujer Versículo Clave: Mateo 5:23-24, “Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda.” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, el 20 de enero Devocional para Hoy: ¡Quién me viera barrer ayer! Esta persona pensaría que yo tenía algo contra el piso o que soy un ama de casa compulsiva, viendo la forma en que atacaba con la escoba la madera del piso de mi casa. ¡Es que estaba furiosa! Una amiga me había dicho algo muy doloroso. Recordar sus tersas palabras me llenaban de rabia, y la única forma de liberar mi coraje era contra el piso y con la escoba. Yo sabía que debía perdonar a mi amiga. ¡Pero qué difícil es! He escuchado a otras personas que hablan del perdón como si fuese un remedio fácil, simple y sencillo, como tomarse una aspirina. “Si Jesús perdonó a sus ofensores, ¿por qué no perdonas tú?” ¡Cómo que si yo fuera Jesús! La verdad es que el perdón no es nada fácil. La práctica del perdón y la misericordia trae libertad a nuestras vidas, pero requiere determinación y disciplina. Es una decisión de abandonar la amargura, el enojo, la ira, y toda otra emoción atada a un evento o acción dolorosa cometida en nuestra contra. Pensé que yo ya había aprendido a perdonar. Antes de esta última ofensa, yo ya había experimentado la libertad, el gozo y la paz que el perdón brinda. ¿Por qué entonces tenía tanta dificultad en perdonar a mi amiga? Entre escobazos me di cuenta de que todavía tengo mucho por aprender y que el perdón es un proceso que tendré que enfrentar toda mi vida. La Biblia cuenta que Jesús se encontró a un hombre paralítico. Sus amigos lo habían traído en una camilla para que el Señor lo sanara. Su necesidad era obvia, pero en lugar de sanar sus piernas, Jesús le dijo, “¡Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados!” (Mateo 9:2, NVI) ¡Qué interesante es ver que el Señor se ocupó primero de las necesidades del corazón de este hombre, antes de atender sus necesidades físicas! De igual manera, el Señor vela por la condición de mi corazón. Él sabe que yo he perdonado. Pero Él también sabe que para poder enfrentar los retos de la vida, debo aprender a continuar perdonando. Para ello, debo aprender también a ser paciente conmigo misma y con mis emociones; debo aceptar la gracia de Dios e invitarlo a ser parte de este proceso.Llegó un momento en que hice a un lado la escoba y me puse a cuentas con mi Salvador, pidiéndole que me ayudara a perdonar a mi amiga. El día de ayer no sólo logré limpiar mi casa, sino que también logré limpiar mi corazón. Mi oración para hoy: Amado Señor: Ayúdame a perdonar el día de hoy. Pongo delante de Ti mi corazón. No pretendo que lo que ocurrió o lo que se dijo no me duele. Pero vengo delante de Ti dispuesta a perdonar. Yo no puedo hacer esto sola. Pero Tu gracia es suficiente. No basaré mi perdón en las acciones o reacciones de otras personas. Mi deseo es ser obediente y ser libre. Deseo experimentar Tu amor y que otros lo experimenten también por medio de mí. Gracias te doy, Señor, en el Nombre de Jesús. Amén. miércoles, el 21 de enero Aplicación: No importa cuan grande o cuan pequeña la ofensa, invita hoy a Dios a participar contigo en el proceso del perdón. jueves, el 22 de enero Puntos para Reflexionar: Piensa en el perdón como un muro que nosotras construimos alrededor de nuestro corazón para evitar que otros nos lastimen. ¿Qué te mantiene cautiva dentro de este muro? ¿Qué pierdes tú al vivir dentro del muro? viernes, el 23 de enero Versículos para Recordar: 1 Corintios 13:5, “[El amor] no se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.” (NVI) Efesios 4:32, “Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Ana Stine Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Ángela Vásquez Lupe Coka
lunes, 12 de enero de 2009
por Ángela Vásquez Graduada de “She Speaks” y voluntaria del Ministerio hispano Proverbios 31 Versículo clave: “Conforme a su eterno propósito realizado en Cristo Jesús nuestro Señor. En él, mediante la fe, disfrutamos de libertad y confianza para acercarnos a Dios.” Efesios 3:11-12 (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 13 de enero Devocional: Siempre que termina un año, trato de escribir todos mis propósitos y resoluciones que espero cumplir completamente cada nuevo año. Y como siempre, al leer mis pasadas resoluciones y propósitos, con frustración me doy cuenta que todas esas metas por alcanzar se quedaron a mitad de camino. Orándole al Señor, Él me permitió comprender lo que estaba pasando con mis resoluciones. Me gustaría compartirlo contigo porque sé que no soy la única que deja sus metas en la mitad del camino. Fuimos creadas con un propósito. Dios tiene un plan para cada una de nosotras. El versículo de hoy nos dice que Dios hizo un propósito eterno en Cristo Jesús. (Efesios 3:11). También hizo otro. Nos regaló su palabra para que la leamos porque nunca vuelve vacía. “Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12 (NVI) Pero no todo terminó aquí. Él nos dejó su Santo Espíritu con el propósito de que fuera nuestro ayudador, (Hechos 10:46). Nos ayuda a orar y Él mismo intercederá por nosotros ante del Padre (Romanos 8:26-27). Así que cuando vuelvas a mirar tus propósitos para el nuevo año, reflexiona en estos cuatro puntos. - ¿Está Jesús en primer lugar? Recuerda que Él es nuestro eterno propósito. - ¿Está mi propósito de acuerdo con la palabra de Dios? - ¿He orado y pedido ayuda? ¿Conozco a mi ayudador? - Y por último, recuerda que sin fe es imposible agradar a Dios, (Hebreos 11:6). Esto quiere decir que tenemos que poner en práctica nuestros propósitos, no dejarlos solo en la caja de los recuerdos año tras año. Ahora entiendo porque yo nunca completaba mis resoluciones. Lo que me pasaba era que solo pensaba en ellos como si fueran listas para ir de compras al supermercado. Ya entiendo, y ojalá tú también. Dios, y solo Él, debe de ser la fundación de nuestros propósitos. Mi oración para hoy: Amado padre Celestial, deseo que cada una de las metas de quienes lean éste devocional se cumplan en tu nombre. Pero mi oración principal es que tú estés acompañándonos este nuevo año. En el nombre de Jesús. Amén. miércoles, el 14 de enero Aplicación: Escribe en un tablero, en el espejo de tu baño o en algún lugar que te sea visible la manera que aprendiste hoy de cómo hacer tus propósitos. jueves, el 15 de enero Puntos para reflexionar: Si deseas alcanzar alguna meta, como ir a la universidad, crecer más espiritualmente, leer más la Biblia, recuerda que la palabra de Dios nos dice, “Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.” Filipenses 4:13 (NVI). Aplica ésta palabra a tu propósito cuando ores por ello. ¿Deseas casarte este año o simplemente encontrar tu pareja? Recuerda que Dios creó a Eva como ayuda idónea. Aplica esta palabra a tu petición: Dios dijo: “No es bueno que el hombre este solo”. (Génesis 2:18) (NVI) ¿Es tu propósito hacer ejercicios, cuidar más tu salud? Recuerda orar por esto sabiendo que la palabra de Dios dice: “Somos el templo del Espíritu Santo.” 1Corintios 6:19 (NVI) Ser valiente es un propósito, así que no estás sola. Ora por esta promesa que Dios le hizo a Josué: “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará donde quiera que vayas.”Josué 1:9 (NVI). viernes, el 16 de enero Versículos para recordar: Santiago 4:14, “Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece.” (NVI) Efesios 1:11, “En Cristo también fuimos hechos herederos, pues fuimos predestinados según el plan de aquel que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad.” (NVI) 2 Corintios 4:18, “Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.” (NVI) Proverbios 16:3, “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirá.” (NVI) Proverbios 16:4, “Toda obra del Señor tiene un propósito; hasta el malvado fue hecho para el día del desastre.” (NVI) Gracias por su ayuda con este devocional. Laura A. Colón González, editora
lunes, 5 de enero de 2009
por Glynnis Whitwer “Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.” Colosenses 3:23-24 (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo martes, el 6 de enero Devoción: El era un hombre callado, un trabajador fuerte Tejano quien creía que un hombre honesto podía encontrar un trabajo honesto. Vivía en el valle de Pecos en Nuevo México, balanceándose sobre el borde de la sequía del oeste, combinado por la época de la depresión, mi abuelo Bert Sinclair, siempre consiguió un trabajo.Bert siempre realizó trabajos de servicio, trabajando en la construcción de carreteras, jardinería, como carnicero, y siempre como un agricultor. Añadiendo a todos estos trabajos, él tenía su cocina personal en el jardín, para mantener a toda su familia. La sequía trajo nuevas maneras de cultivar la tierra. Sin dar marcha atrás en el trabajo que fuera, Bert presentó siempre una actitud positiva. Al final de un día duro de trabajo, él se relajaba en su casa, rodeado de sus cinco hijos quienes querían lavar sus cansados pies por un centavo. Y en la calma de las silenciosas tardes, mi abuelo tomaba su Biblia y leía las palabras que dirigieron sus pasos. Su vida entera de devoción y amor para proporcionar a su familia lo necesario, dejó un legado divino de la dignidad al trabajo. Hoy dia, al empezar un año nuevo debemos hacer una mirada hacia todos aquellos quienes trabajaron para construir países fuertes. Es bueno dar una pausa y recordarnos de lo qué es el trabajo para Dios y el valor que tiene.Hay una tendencia negativa a pensar que el trabajo, es la consecuencia del pecado de Adán y Eva. En el capítulo 3 de Génesis, Dios le dijo a Adán que por su desobediencia trabajaría arduamente y con dolor conseguiría lo que comería. Pero esta no fue la primera referencia del trabajo. En el Segundo capítulo de Génesis, después de que Dios creó a Adán y Eva la escritura registra, “Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.” (Génesis 2:15 NVI) El trabajo fue la primera responsabilidad que tuvo Adán. De hecho él aparece como el primero del llamado de Dios en la vida de una persona. En nuestra sociedad hay diversidad de trabajos. En la escritura todos los trabajos honestos tienen un gran valor. Pablo escribió a los creyentes de Colosenses en el libro de los Colosenses, como deberían de caminar el hombre y la mujer, incluyendo a los esclavos. Era exclusivamente a ellos los esclavos a quienes Pablo escribió estas palabras, "Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor." (Colosenses 3:23-24, NVI)No solamente fueron estos esclavos probablemente responsables por la modestia de sus trabajos, pero estuvieron haciendo esto una y otra vez sin un futuro, ni con esperanza de cambio. Pablo les recuerda que su trabajo es valioso por que ellos están trabajando para el Señor. En cualquier trabajo que tengas hoy, trata de encontrar el mayor significado. El trabajo no es un castigo, es una oportunidad para servir al Señor con fe, diligencia y gratitud en nuestros corazones. Aunque no permanezca en ese lugar para siempre, haga lo mejor con dignidad. Estoy muy orgullosa de la herencia que me dejó mi abuelo como trabajador fuerte y honesto, su dignidad calladamente resuena en los corazones de sus hijos, nietos y en los hijos de sus nietos. Burt Sinclair no figurará en los anales de la historia de Texas o Nuevo México. Pero su legado de compromiso con Dios, su trabajo y familia, estoy segura serán recordados en el libro de la vida. Este legado de dignidad lo pasaré también a mis hijos. Amado Padre, te alabo por valorar cada área de mi vida. Gracias por permitirme trabajar y servirte. Perdóname por quejarme alguna vez acerca de mi trabajo. Ayúdame para darte honra y gloria. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, el 6 de enero Aplicación: Identifica las diferentes áreas en donde estas realizando el trabajo que Dios te ha llamado hacer. ¿Cómo es tu actitud en cada área? Si necesitas cambiar o mejorar ora a Dios por su ayuda. Recursos sugeridos: ¿Lo conoces? jueves, el 7 de enero Puntos para reflexionar: ¿Cómo ves el trabajar para el Señor?¿Cómo puedes cambiar la actitud acerca del trabajo? Las escrituras nos dicen que trabajemos con todo nuestro corazón. ¿Cuáles serian unas buenas razones para dejar un trabajo? Génesis 2:2 nos dice que Dios trabajó desde que creó la tierra. ¿Cómo puedes ampliar la definición de trabajo? Identifica algunas personas en tu vida, quienes hicieron con dignidad su trabajo. ¿Cuáles son algunas características acerca de ellos? viernes, el 9 de enero Versículos para recordar: Génesis 2:2, “Al llegar al séptimo día, Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido.” (NVI) Hechos 13:2, “Mientras ayunaban y participaban en el culto del Señor, el Espíritu Santo dijo: ‘Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.’ ” (NVI) Efesios 4:11-12, “El mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.” (NVI) 1 Tesalonicenses 5:12, “Hermanos, les pedimos que sean considerados con los que trabajan arduamente entre ustedes, y los guían y amonestan en el Señor.” (NVI) Proverbios 14:23, “Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse sólo en palabras lleva a la pobreza.” (NVI) © 2008 by Glynnis Whitwer. All rights reserved. Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Lupe Coka Wendy Bello Ángela Vásquez
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog