lunes, 26 de enero de 2009
por Susanne Scheppmann Proverbios 31, Ministerio para la mujer Versículo clave: Salmo 27:14, “Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!” (NVI) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, 27 de enero Devocional para hoy: ¡Un nuevo año! Es hora de hacer nuestra lista de metas anuales. Excepto yo. ¿Por qué? Porque ya me cansé de trazar metas que nunca logro alcanzar; perder peso, hacer más ejercicios, mantener mi casa más limpia, cocinar más. Cada año, aproximadamente a mediados de enero, termino dándome por vencida. Y ¿quién aprecia a alguien que siempre se da por vencido? Nadie. Nadie, excepto Dios El Rejuvenecedor. Toma por ejemplo al Profeta Elías. El oró para que Dios enviara fuego y lluvia desde el cielo, y Dios respondió milagrosamente. Mas después de esto, cuando su vida estaba en peligro, Elías salió huyendo hacia el desierto y le dijo al Señor, “Estoy harto... ¡quítame la vida!” (1 Reyes 19:4, NVI) En otras palabras, Elías se dio por vencido. Sin embargo, Dios rejuveneció a Elías. El le envió comida, bebida y descanso. Una vez rejuvenecido, Elías logró proseguir con su ministerio. Nadie aprecia a quien se da por vencido, excepto Dios El Reestablecedor. ¿Te acuerdas de Jonás? El se dio por vencido aún antes de iniciar su misión. Pero Dios sabe como cambiar nuestro parecer. Después de flotar en el estómago de un gran pez por un par de días, Dios animó a Jonás a que completara su misión en Nínive. La Biblia dice que Dios habló con el pez y éste vomitó a Jonás en la playa. Después de esto, Dios habló nuevamente con Jonás: “Anda, ve a Nínive a proclamar el mensaje que te voy a dar.” (Jonás 3:2, NVI) Esta vez, Jonás obedeció inmediatamente el mandato del Señor. Nadie aprecia a quien se da por vencido, excepto Dios El Restaurador. Piensa en Juan Marcos. Este joven cristiano se dio por vencido durante un viaje misionero con Pablo y Barnabás. Cuando las cosas se pusieron difíciles, Juan Marcos regresó huyendo a casa. Su abandono puso furioso al Apóstol Pablo. ¿Ya te imaginas qué pasó? Dios restauró la relación entre el joven y el apóstol. Mira lo que Pablo escribió sobre él: “Sólo Lucas está conmigo. Recoge a [Juan] Marcos y tráelo contigo, porque me es de ayuda en mi ministerio.” (2 Timoteo 4:11, NVI) ¿Y qué hay de ti? ¿Estás cansada de todo lo que tienes que hacer? ¿Estás cansada de tu trabajo, tu ministerio, tus quehaceres, incluso tu familia? ¿Estás cansada de “estar cansada”? Tal vez como yo, te dan ganas de tirar la toalla y de gritar “¡me doy por vencida!” Deseo compartir contigo estas palabras de aliento: “¡Se fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” (Josué 1:9, NVI) Cuando sientas deseos de darte por vencida, recuerda estas palabras y no te olvides que ante los ojos de Dios, ¡tú eres más que vencedora! Mi oración para hoy: Amado Padre: Reconozco que a veces tengo deseos de darme por vencida. Por ello te pido que me des ánimo y fuerzas. Y por aquellas ocasiones en que me di por vencida, te ruego que restaures mi llamado. Gracias Señor por no olvidarte de mí. En el Nombre de Jesús. Amén miércoles, 28 de enero Aplicación: Lee el primer capítulo de Josué. Cada vez que encuentres las palabras “se fuerte y valiente,” subráyalas con un lápiz rojo. Haz una lista de las áreas en tu vida donde necesitas ser fuerte y valiente. Pídele al Señor que te recuerde esta verdad todos los días: “El Señor tu Dios estará contigo donde quiera que vayas.” Recursos sugeridos: Rayos de esperanza, como vencer la depresión por Florence Littauer jueves, 29 de enero Puntos para reflexionar: ¿Soy yo el tipo de persona que se da por vencida fácilmente? ¿Cómo me anima el Señor cuando quiero darme por vencida? ¿Me aseguro de dormir y descansar bien para no sentirme constantemente fatigada? ¿Puedo verme como vencedora a través de los ojos de Dios? viernes, 30 de enero Versículos para recordar: Gálatas 6:9, “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos.” (NVI) Isaías 40:30-31, “Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” (NVI) Mateo 11:28, “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.” (NVI) Jueces 6:12, “Cuando el ángel del Señor se le apareció a Gideón, le dijo: ¡El Señor está contigo, guerrero valiente!” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Ana Stine Lupe Coka Ángela Vásquez Wendy Bello
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog