martes, 11 de enero de 2011

Miembro del Equipo del ministerio latino

El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor”. Proverbios 19:21, (NVI)

        
Lectura: 

El inicio de un nuevo año es un buen tiempo para reflexionar en ciertos aspectos de nuestra vida que quizás deseamos cambiar o mejorar.  Muchas mujeres quisiéramos bajar unas libritas, o acercarnos más al Señor, dedicarle un poco más de atención a la familia, o encontrar un mejor trabajo.

Pero ninguna de nosotras logrará realizar sus deseos sin tomar en cuenta este ingrediente clave: Un plan.

Mi pastor siempre dice: “El que falla en planear, planea fallar”.

¡Qué razón tiene!

Todas deseamos – con plena sinceridad – ver cambios en nuestras vidas y alcanzar ciertas metas.  Pero el deseo en sí no es suficiente para lograrlo.

El Salmo 20:4 señala la diferencia entre un simple deseo y un plan definido: “Que [el Señor] te conceda lo que tu corazón desea; que haga que se cumplan todos tus planes”. (NVI)

¿Qué deseas lograr este año? Piensa al respecto y sigue los siguientes pasos:

·       Pídele al Señor que te muestre en qué metas debes enfocarte este año.  Proverbios 19:21 dice: “El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor”. (NVI)

·       “Poco aprieta el que mucho abarca” dice el popular dicho.  Selecciona no más de 3 a 5 metas claves y enfócate en ellas.

·       Considera tu realidad a la hora de trazar metas y sé creativa.  Por ejemplo, una madre de niños chiquitos que desea acercarse más al Señor, no puede proponerse pasar 2 horas ininterrumpidas en oración, todos los días.  Quizás lo que esta madre deba proponerse sea leer la Biblia de 10 a 15 minutos mientras sus niños ven sus caricaturas favoritas.

·       Se específica.  No te propongas simplemente “hacer ejercicio”.  Piensa en qué debas a hacer para lograr tu propósito.  Por ejemplo, “Iré al gimnasio los lunes, miércoles y viernes, de 6:00 am a 6:30 am).

·       Escribe estas metas en un papel y colócalas en un lugar visible, como un recordatorio de tu compromiso.

Recuerda esta fórmula: deseo + compromiso + planificación = ¡éxito!

¡Qué el Señor bendiga tus esfuerzos!

Amado Señor: Tú conoces los deseos y anhelos de mi corazón, así como mis limitaciones.  Te ruego que me muestres en qué áreas debo enfocarme este año para lograr realizar esos deseos.  Y dame fuerzas, por favor, para adherirme a las metas propuestas.  Para Tu honra y Tu gloria, te lo ruego, en el Nombre de Jesús.  Amén.                                                                                                                                                                           


Pasos para la aplicación:

·       Aparta un tiempo en el que puedas reflexionar a solas sobre las metas que deseas trazarte.  Ten papel y lápiz a mano.

·       Haz una lista de todo lo que desearías lograr o cambiar este año.  Pídele al Señor que te muestre las áreas en que las debes enfocar tus esfuerzos.

·       Una vez seleccionadas, decide la forma en que procurarás alcanzar tus metas.  Recuerda, se especifica y considera tu realidad.

·       Concluye este tiempo en oración, pidiéndole al Señor que bendiga tus esfuerzos.  Recuerda: ¡Dios esta de tu lado!  Jeremías 29:11, “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”.  (NVI)


Recursos relacionados:




Puntos para reflexionar:
 “Del dicho al hecho, hay un gran trecho”.  ¿Qué me impide pasar “del dicho al trecho”?  ¿Cómo y qué puedo planear para enfrentar estas limitaciones?

¿Cómo puedo aplicar la fórmula “deseo + compromiso + planificación” a mi situación en particular?


Versículos que te darán fuerza:

Proverbios 3:5-6, “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas”. (NVI)

Proverbios 16:3, “Deja en manos de Dios todo lo que haces, y tus proyectos se harán realidad”. (TLA)

Proverbios 21:5, “Los planes bien pensados: ¡pura ganancia! Los planes apresurados: ¡puro fracaso!” (NVI)                                                                         


© 2010  de Ana Stine. Todos los derechos están reservados.                                                           
Proverbios 31 Ministerios para la mujer
616-G, Matthews-Mint Hill Road
Matthews, NC 28105                                                                                 www.proverbs31.org



2 comments:

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Qué curiosa la manera en que Dios nos une "en un mismo sentir".
Hace poco decidí, por fin, comenzar un blog para mujeres cristianas. Animada en parte por el grupo de mujeres con quienes me reúno una vez por mes.
El primer tema sobre el que escrbí: las metas.
Gracias, Ana,por compartir tu sentir e ideas al respecto.
¡Bendiciones!

Una colega de Proverbios 31.

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog