lunes, 5 de noviembre de 2007
lunes, noviembre 5 Ánimo para hoy por Van Walton Directora del Ministerio Latino, Conferencista y Escritora Certificada de Proverbios 31 Ministerios para la Mujer Versículo Clave: Deuteronomio 11:19, “Enséñenselas a sus hijos y repítanselas cuando estén en su casa y cuando anden por el camino, cuando se acuesten y cuando se levanten.” (NVI) Hoy lea el capítulo entero. Escriba el versículo. Memorícelo. martes, noviembre 6 Devocional para Hoy: Recientemente yo hice una fuerte declaración. Mi amiga respondió. “¡Wow, realmente que eres apasionada!” “¿No te sientes apasionada por ciertos temas?” Le pregunte. Nuestra conversación inmediatamente comenzó a cambiar su rumbo, mientras conversábamos acerca de nuestras pasiones. Hace cinco años, yo tuve que pagar el precio de mi pasión. Y me di cuenta no solamente del beneficio de continuar con mi entusiasmo, sino que también encontré una bendición en medio de la tormenta. Yo tengo una gran pasión por los niños. Especialmente por su salvación. Yo crecí en un país en crecimiento, rodeada por el abandono del tercer mundo. Vivir en el tercer mundo también me ofreció a mí el lujo de tener contacto directo con misioneros. Una combinación de embajadores de Dios, mas la pobreza financiera y espiritual me recordaban diariamente de la necesidad de Jesús en la humanidad. Si miras, esos que eran tremendamente pobres, no tenían nada verdaderamente. Pero los que eran pobres y tenían a Jesús, lo tenían todo. Yo encontré el poder de Dios en lugares simples y vi su paz sobreabundante tomar control en medio de las circunstancias mas desesperadas. Estoy segura que los misioneros que me animaban a visitar las comunidades remotas de las selvas de Sur América nunca se dieron cuenta del impacto en la vida de la pequeña niña americana. Sin duda, Dios los usó para plantar una semilla de cristianismo en mi vida y llamarme a sembrar la semilla de las buenas nuevas en el corazón de otros. Cuando nacieron mis hijos, yo los comprometí a Dios. Yo le dije a Dios, “No estoy segura de que puedo ser una buena madre. No me gusta cocinar y no soy muy buena ama de casa. Pero yo te amo y yo se que mis hijos estarían eternamente perdidos sin ti. Ayúdame a prepararlos para el día que se presenten delante de tu trono y den cuenta de sus vidas. Mi gran deseo para ellos es que puedan pasar toda la eternidad contigo.” Años más tarde la tragedia nos golpeó. Yo recibí la llamada a la que todos los padres le tienen pavor. Mi hijo, Aaron, quien estudiaba en la universidad habia sido admitido en la sala de emergencia. Yo me mude al hospital y me convertí en su compañera de cuarto, no el sueño para un joven universitario. Durante nuestra primera semana como compañeros él tuvo uno de muchos roces con la muerte. Él había sido diagnosticado con embolismo pulmonar. La información tan delicada me dejó sin sentido. Él podría morir en cualquier momento. ¿Qué es lo que debería hacer una madre? Aaron admitió que había tenido luchas con Dios algunas veces pero finalmente se dió cuenta, “Por que no querría ir yo a un mejor lugar? Después de todo, el cielo es donde vive Dios” Y me dijo que no me preocupara por él, por que iría al cielo si se muriera. Esas palabras llegaron como un gran consuelo que solo viene de la perfecta paz de Dios. La muerte tenía agarrado a mi hijo, pero los brazos de mi Padre estaban abiertos a todo lo ancho, listos para aceptar su sufrido hijo. El mensaje del evangelio que yo enseñaba, nunca fue tan real para Aaron o para mí como en ese momento. Nada de lo que le enseñamos a nuestros hijos importa si no los dirige a la gracia salvadora de Jesús. Finalmente, Dios no llamó a Aaron a su hogar durante esa enfermedad. Yo estoy de acuerdo con Juan quien escribió: “No tengo yo mayor gozo que oír que mis hijos andan en la verdad” (3 Juan 1:4 NIV). De eso yo estoy apasionada. Mi oración para hoy: Padre, todos los niños merecen escuchar acerca de Tu amor. Yo oro por los niños de todas partes para que tengan un adulto en el camino de Dios que tome el tiempo de presentarte a ti ante ellos. Gracias por enviar a Jesús a la tierra a enseñarnos el camino hacia Ti. En el Nombre de Jesús yo oro. Amen miércoles, noviembre 7 Aplicación: Has un compromiso de pasar mas tiempo todos los días para guiar a tus hijos hacia Cristo. jueves, noviembre 8 Puntos para Reflexionar: ¿Cuando le leo a mi hijo, incluyo historias de la Biblia con otras historia seculares? ¿Le muestro la creación de Dios a mis hijos cuando los llevo al parque o algún lugar afuera a jugar? ¿Uso los mandamientos de Dios y sus leyes para enseñar a mi hijo ser amable y obediente? viernes, noviembre 9 Versículos para Recordar: Juan 14:6, “ ‘Yo soy el camino, la verdad y la vida’ —le contestó Jesús—. ‘Nadie llega al Padre sino por mí.’ ” (NVI) Romanos 1:19-20, “Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos, pues él mismo se lo ha revelado. Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa.” (NVI) Revelación 21:1, 5, 7, 27, “Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva… Él que estaba sentado en el trono dijo, ‘y yo seré su Dios y él será mi hijo. No entrará en ella ninguna cosa impura… sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.” (NVI) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Angela Vásquez Ana Stine Judith Hernandez
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog