lunes, 22 de septiembre de 2008
Por Glynnis Whitwer Conferencista de Proverbios 31 Ministerios para la mujer Versículo Clave: Efesios 3:20-21, "Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén." (NVI) martes, septiembre 23 Devocional para hoy: Como una de las voluntarias del ministerio de los niños por muchos años en mi iglesia, note un comportamiento similar en los niños de los pastores y de los empleados. Ellos caminaban con autoridad y confianza por toda la iglesia, tenían bien claro en sus mentes que si su papá era el dueño del lugar en donde estaban, entonces ellos podían ir de un lugar a otro sin que nadie lo impidiera. Entendía bien esta mentalidad ya que cuando era una adolescente mi mamá trabajaba como la directora de la oficina, en nuestra pequeña iglesia... Recuerdo, aunque era aun pequeña, que me sentía orgullosa del papel que desempeñaba mi mamá como directora... Me daba un sentido de confianza y autoridad. Un niño pequeño adquiere confianza, cuando se identifica con sus padres. Hoy, tú y yo podemos caminar a través de este mundo con confianza, porque nos identificamos, con el Padre Celestial. Como las hijas del máximo Rey tenemos el privilegio y acceso al trono de nuestro Padre, por medio de nuestras peticiones en oración, pero todavía, por alguna razón, no utilizamos este maravilloso recurso. De hecho, actuamos como huérfanos, con miedo de pedir mucho y ser codiciosos. Pero la verdad es que tenemos un Padre Celestial que “está dispuesto hacer mucho más allá de lo que te puedas imaginar” (Efesios 3:20 NVI). Aun Jesús nos dice en Mateo 8:1, “Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan”! (NVI) Necesitamos pensar como reyes. Pero en realidad yo agregaría, que es requisito pensar como hijas del Rey. Apremia estar convencidas de que Dios está dispuesto hacer cualquier cosa por nosotras. No pretendo darle la mala impresión de que Dios es como un padre rico con un cheque en blanco. Sin embargo, la escritura es clara en que si pedimos de acuerdo a su voluntad, tendremos lo que hemos pedido. Precisamos caminar con confianza y pedir sabiendo que nuestra identidad está fundamentada en ser amados por un generoso Padre Celestial, quien nos escogió para darnos cosas buenas y regalos maravillosos. Mi oración para hoy: Padre celestial, gracias por escogerme a mí y adoptarme dentro de tu familia. Tu amor es arrollador. Dame un corazón audaz y confiado, que viene de conocer mi identidad en ti, y ser amada por ti. En el nombre de Jesús. Amén miércoles, septiembre 24 Aplicación, Reflexiona si tu identidad y confianza están fundadas en tus propias habilidades, o de tu relación personal con Dios. Identifica las áreas en tu vida en las cuales confías más con tu propia fuerza. Decide entregar por completo esas áreas y necesidades a nuestro Padre Celestial. jueves, septiembre 25 Puntos para Reflexionar: Recuerda los tiempos en que Dios fue abundante contigo. ¿Qué es lo que más le pides frecuentemente a Dios en tus oraciones? Si pudieras hacerle una pregunta a Dios sobre cualquier cosa. ¿Cuál sería? ¿Crees que Dios responde todas las oraciones con un sí? ¿Crees que hay alguna cosa que esté interrumpiendo tus oraciones? viernes, septiembre 26 Versículos para recordar: "Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá...” (Mateo 7:7 NIV) “Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. "¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!” (Mateo7: 8-11 NIV) “Ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por causa de ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.” (2 Corintios 8:9 NVS) “Oh Señor, por siempre cantaré por todas las generaciones, proclamará mi boca tu fidelidad.” (Salmo 89:1 NVI). “Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Mateo 18:19-20 NVS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional. Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Ana Stine Ángela Vásquez Wendy Bello

1 comments:

Diana Sañas dijo...

Gracias por recordarnos que Dios esta con nosotros.

Yo tenia una tristeza muy grande debido a lo mal que ha ido mi negocio y respecto a que recien me case y mi esposo es extranjero, la duda y el miedo hacia el futuro se apoderaron de mi y me olvide por un instante de todas las maravillas que Dios a hecho en mi y mi familia. Gracias por sus palabras de aliento. Me voy convencida esperando en Dios y en que nos espera un futuro unico y mejor como hijos de el a su lado.

Espero con Fe y confianza en el señor agradeciendole a cada momento todas las personas, paginas y situaciones que hayan ocurrido en mi vida, como enseñanza y crecimiento espiritual.
Les envio un cordial saludo y que todas las bendiciones del señor lleguen a todos sus hijos.

Saludos de Mexico

Publicar un comentario
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog