domingo, 30 de noviembre de 2008
UNA MUCHACHA ORDINARIA por Melanie Chitwood Escritora y Conferencista Certificada de Proverbios 31 ministerios para la mujer Versículo clave: Lucas 1:38, “María respondió: Yo soy la esclava del Señor. Que suceda todo tal como me lo has dicho...” (BLS) Hoy lee el capítulo entero. Escribe el versículo. Memorízalo. martes, 2 de diciembre Devocional para hoy: Una de las declaraciones de fe más increíbles en la Biblia es la respuesta de María al ángel Gabriel, cuando le dice que ella será embarazada por el Espíritu Santo con el hijo de Dios, Jesús. Al mismo tiempo que el plan de Dios le revolcaba su mundo de arriba a bajo, la respuesta de María es una de sumisión completa. “Que suceda todo tal como me lo has dicho...” Es fácil para mí leer historias de personas en la Biblia como María, y pensar, “¡Claro que ella tuvo fe! ¡Es María, la madre de Jesús!” Dios quiere que recordemos que antes que María fuese la madre de Jesús, ella era simplemente María, una muchacha ordinaria como tú y yo. Yo puedo imaginar que ella quería a José, y estaba emocionada con su futuro matrimonio. Puedo verla hablando con sus padres de los planes que tenía para su nueva vida. Cada día ordinario le trajo a María muchas oportunidades para mantener su fe en Dios o alejarse de Él en duda y egoísmo. Y cada día María escogió decir que sí a las cosas sencillas que Dios le puso en su camino. “Sí, Dios. Serviré a mi familia cocinando y limpiando. Sí, Dios. Seré tus manos y corazón aquí en mi familia y comunidad.” Y entonces, aparece un ángel. Y de repente esta muchacha ordinaria en un día ordinario, viene cara a cara con su Dios extraordinario. Gabriel le recuerda, “Porque ninguna cosa será imposible para Dios.” (Lucas 1:37) A pesar de tener miedo y estar confundida, esta proclamación parece ser todo lo que ella necesita. Yo creo que una de las razones por las que Dios escogió a María para ser la madre de Jesús es que Él vio cada vez que María había dicho que sí en los pequeños momentos de su vida. Estos pasos de fe fueron su entrenamiento y Él sabía que ella estaba preparada para decir sí al plan extraordinario que Él pondría por delante. Dios sabía que María iba a decir que nada sería imposible con Dios. Cuando decimos que sí a los momentos ordinarios de nuestra vida cada día, recordemos que le decimos sí a nuestro Dios extraordinario. ¡Que Él nos encuentre fiel, como María fue fiel! Mi oración para hoy: Querido Señor, te doy gracias porque la fe es un regalo tuyo, no algo que yo tengo que conseguir. Quiero entregar mis planes, especialmente durante las navidades, para abrazar tus planes. Yo quiero ser como María, fiel en los momentos ordinarios y en los extraordinarios de mi vida. Dame tu poder para caminar en fe, no por lo que veo. En el nombre de Jesús, Amen. miércoles, 3 de diciembre Aplicación: ¡La fe es un regalo de Dios! ¿Sabes que podemos pedir más fe en oración, con confianza que Él quiere contestar esta oración? Otra manera que nuestra fe crece es por la palabra de Dios (Romanos 10:17). Dedícate diariamente a leer y reflexionar la palabra de Dios. Finalmente aumenta tu fe, caminando en lugares que tengas que depender de Él para la provisión necesaria. jueves, 4 de diciembre Puntos para reflexionar: ¿Qué decisiones ordinarias tienes delante de ti que le puedes ofrecer a Dios como un servicio de alabanza a Él? Recuerda que los pasitos de fe nos preparan para grandes saltos de fe. ¿Está Dios preguntándote que dejes ir algo por Él, y que te entregues a Él completamente? Acaso Él quiere que perdones a alguien, que dejes de tener miedo de algo, o que dejes de destruirte a ti misma. Pídele a Dios que te muestre modos de caminar en fe. viernes, 5 de diciembre Versículos para recordar: Romanos 10:17, “Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.: (NVI) Efesios 2:8,9, “Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló. La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso.” (BLS) Hebreos 11:1, “Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no podamos verlo.” (BLS) Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional Laura A. Colón González, editora Judith Hernández: http://www.judithhernandez.blogspot.com Janet Eckles: http://www.janetperezeckles.com/ Wendy Bello Ana Stine Ángela Vásquez Lupe Coka
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog