martes, 2 de noviembre de 2010
por Wendy Pope                                                                                            Miembro del Equipo de conferencistas
de Proverbios 31, Ministerios para la mujer

"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece." Filipenses 4:13(NVI)

Lectura:
Es increíble para mí ver cómo desde una edad temprana los niños se convierten en creyentes de Jesús. Algunos se desbordan en confianza, mientras otros necesitan más aliento. Tengo dos chicos que tienen dichas características de creyentes.

Mi hijo nunca reconoce que ha fallado. No permite que su talla ó edad afecten la confianza que tiene en él mismo. Mi hija por el otro lado tiene la confianza puesta en su mamá. Ella fácilmente renuncia cuando las cosas no van muy bien. Esto comenzó durante sus días preescolares. Si el rompecabezas no se resolvía, ó si su sacapuntas no servia en su lápiz, la primera palabra que salía de su pequeña boca era: “No puedo hacerlo.”

Como yo sabía que también había crecido creyendo a esta mentira, determiné cambiar el rumbo y adoptar nuevos pasos para ayudar a mis hijos.

Comencé el nuevo proceso enseñándole a mi hija que me pidiera ayuda cuando se sintiera frustrada por no poder hacer algo. Recomendé que dijera: “Mamá, tengo problemas con esto. ¿Podrías ayudarme?”

Después de muchos meses de entrenamiento se volvió algo natural. Ella podía venir a mí en busca de ayuda. Yo la pude ayudar pero también la dirigí a la palabra de Dios (todos los días repetíamos el versículo clave de este devocional).

Después de muchos años enseñándole este principio, finalmente comenzó a creer que ella podía hacer todo en Cristo.

Cuando el enemigo venga y quiera robarte el potencial que tengas en alguna esfera de tu vida y quiera convencerte de que no puedes hacerlo, no te dejes convencer. Defiende tu propia vida con pasajes de la palabra de Dios y pídele ayuda. Cristo murió por hacernos libres y no volver a la esclavitud de las mentiras del enemigo. Vive libre, disfrútalo y compártelo con quienes todavía viven en la esclavitud.

Señor, ayúdame a creer en tu palabra y a vencer mi desconfianza. Sé que mi confianza y fortaleza vienen de ti. Permíteme vivir de acuerdo a tu voluntad para mí. En el nombre de Jesús, Amén.

Pasos para la aplicación:

Haz una lista de todas las cosas que haces muy bien. Da gracias a Dios por tus habilidades.

Haz una lista de las cosas que no haces muy bien y acude a Dios por su ayuda.


Recursos relacionados:

Quiénes somos  

Más recursos 


Puntos para reflexionar:

¿Hay alguna esfera en tu vida en la cual estés creyendo las mentiras del enemigo cuando te dice que no sirves, que no puedes y que no tienes ningún valor?

¿Cuál es tú reacción cuando te encuentras frente a un problema?

¿A quién llamas cuando vienen los problemas?


Versículos que te darán fuerza:

2 Corintios 3:4, " Ésta es la confianza que delante de Dios tenemos por medio de Cristo". (NVI)

2 Corintios 3:5, "No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios”. (NVI)

Efesios 2:10, "Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica”. (NVI)


© 2010 de Wendy Pope. Todos los derechos están reservados.

Gracias por su ayuda en la traducción de este devocional.
Wendy Bello, editora

Judith Hernández 
Ana Stine 
Natasha Curtis
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog