sábado, 23 de marzo de 2013


Suzie Eller

“Es cierto que con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero solo si uno está satisfecho con lo que tiene.” 1 Timoteo 6:6 (NVI)  

Lectura: 

¿Alguna vez has vivido en la tierra de los “si tan solo…”?

Si tan solo tuviera más dinero, las cosas serían más fáciles.

Si tan solo perdiera 5 kilos, sería más feliz.

Si tan solo reconocieran mi talento, me sentiría más apreciada.

No hace mucho tiempo mi esposo y yo estuvimos orando por su carrera. No solo no obtuvimos respuesta, sino que tampoco se nos abrieron las puertas que nosotros pensamos que se nos abrirían. Conforme pasaba el tiempo empecé a enumeras mis “si tan solo…”.

Si tan solo tuviéramos una dirección más clara.

Si tan solo pudiéramos empezar ese sueño que Dios ha puesto en nuestros corazones.
Si tan solo, si tan solo, si tan solo…

Pronto esas palabras que pasaban por mi mente ocuparon todos mis pensamientos. 

Acapararon mi tiempo de oración. Fueron entrando poco a poco en mi relación con mi esposo.

Un día las siguientes palabras, del libro titulado King's Cross (La Cruz del Rey), de Timothy Keller sobresalieron en la página: 

 La Biblia dice que nuestro verdadero problema es que cada uno de nosotros estamos construyendo nuestra identidad en algo apartado de Jesús. Ya sea para sobresalir en algún campo específico, para tener cierta relación o incluso para levantarnos y caminar decimos: ‘si yo tuviera esto, si lograra mi deseo más profundo, entonces todo estaría bien’.”
De pronto me di cuenta que mi deseo más profundo había cambiado. En donde alguna vez yo había buscado a Dios, ahora mis pensamientos y mis acciones se enfocaban en lo que no tenía. Lo que no podía controlar.

Esa noche le confesé a mi esposo que no solo me había trasladado a la tierra de los “si tan solo…” sino que me había anclado en ese lugar. Prometí que en vez de enfocarme en lo que no estaba teniendo lugar en mi vida en ese momento, empezaría a atesorar lo que sí tenía.
Amado Señor, hoy tengo comida, tengo un lugar dónde refugiarme. Mi hogar es cálido. 

Gracias, Padre, por este regalo. El día de hoy tengo a mi nietecita en mis brazos. Señor, me deleito al ver su hermosa sonrisa. El día de hoy me siento en la sala y me río con mi esposo. Gracias Señor por la alegría. Hoy y cada día soy tuya, Jesús. Tú eres más que suficiente.

Reflexionar y responder:                                                                                                                 El contentamiento que viene de Dios no es pasivo sino que es una fe activa que dice: “Dios es suficiente”. Tú y yo estamos bien porque nuestro deseo más profundo no se enfoca en bajar esos 5 kilos o en nuestra carrera o en tener a otra persona o en ser reconocidos por nuestros esfuerzos.

¿Estás viviendo en la tierra de los “si tan solo…”? Si es así ¿estás dispuesta a cambiar tu deseo más profundo del “si tan solo…” y enfocarte mejor en las cosas que sí tienes y dar gracias a Dios por ello?



Nuestros recursos sugeridos:                                                                                                Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella en la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Facebook:    
 


Segunda lectura: Ustedes, las que leen nuestras lecturas, han estado pidiendo más de una lectura a la semana. Gracias a Dios por nuestras voluntarias que las traducen, ahora podemos ofrecerles dos lecturas semanales. Esta lectura estará disponible los sábados en nuestra página. Es una bendición darles estas lecturas, pero esto implica un costo financiero. Así que tenemos una petición especial para este nuevo año; y aunque Dios siempre provee de maneras extraordinarias, en muchas ocasiones él usa a sus hijas para que otros tengan. ¿Quisieras ser parte de esta bendición, para que nuestro ministerio pueda alcanzar a muchas más mujeres, y contribuir con un regalo financiero? Tu donación, grande o pequeña, será de gran ayuda. Gracias.


Versículos poderosos:                                                                                                         Filipenses 4:4,Estén siempre llenos de alegría en el Señor. Lo repito, ¡alégrense! (NTV)

1 Crónicas 16:34, ¡Den gracias al Señor, porque él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre. (NTV)

© 2013  de Suzie Eller. Todos los derechos están reservados.  




Van Walton. Directora del ministerio para latinas
Judith Hernández, la voz latina  
Ana Stine  
Natasha Curtis
Waleska Nickerson 
Veronica Young
Karina Córdova
Cony Villareal
Diana Torres



Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog