sábado, 7 de septiembre de 2013

Melissa Taylor


"Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!  2 Corintios 5:17 (NVI)

Lectura:

Mi hija necesitaba urgentemente un corte de cabello.  Aunque lucía bella con su cabello largo y de un rojo intenso, ¡era una batalla cepillarlo cada mañana!  Además, a ella le encanta nadar y es una niña muy activa.  Aunque yo comprendía todo esto, solo de pensar en cortar su cabello me rompía el corazón.

Finalmente decidimos ir al salón.  Tan pronto como ella se sentó frente al espejo, la estilista comentó: “¡Veo que aquí tenemos a una nadadora!”  La forma en que lo dijo me ofendió al principio.  Pero luego reflexioné en este comentario.  El cabello de mi hija lucía seco y sin vida, los efectos del agua y el cloro.  Y la estilista, como profesional, sabía exactamente cuál era el problema con el cabello de mi hija.

La estilista recomendó un corte simple y fácil de mantener, el cual ella llamó “una nueva creación.” Con este corte, el cabello de mi hija luciría nuevamente saludable y lleno de vida.  Emocionada, mi hija exclamó: “¡Sí, mami, quiero un nuevo corte!”

Querida amiga, ¿cuál es la condición de tu “cabellera” espiritual?  ¿Está reseca, sin vida?  ¿Necesitas un “nuevo corte”?

Así como yo llevé a mi hija con un experto para dar “nueva vida” al cabello de mi hija, todas nosotras tenemos acceso a un Experto que puede darnos nueva vida, no importa cuán grande sea el daño que hayamos sufrido.

¡Cómo quisiera que pudieses ver el nuevo corte de cabello de mi hijita!  Parece una princesita.  Su cabello es saludable, lleno de vida.  El daño y la resequedad ya no existen.  Y aunque ella luce preciosa, debemos continuar cuidando de su cabello para que siga luciendo así.  Pero los cambios que Jesús opera en nuestras vidas son eternos.

Por cierto... mencioné que mi hija parece una princesa.  ¡Claro que sí, pues ES una princesa!  Ella es hija del Rey.  ¿Lo eres tú?

Amado Señor: Reconozco que necesito hacer ciertos cambios en mi vida.  Y sólo tú puedes hacerlos.  Por favor, guíame en el camino donde deseas que yo vaya.  Mi deseo es dejar las cosas viejas y dañadas, para que tú reveles cosas nuevas en mí.  En el nombre de Jesús, amén.

Nuestros recursos sugeridos:
Cuando compras algún recurso a través de los Ministerios Proverbios 31 dejas una huella la eternidad porque tu compra apoya las diversas esferas que sin costo alguno ofrece este ministerio para dar esperanza. Quisiéramos competir con los precios que ofrecen los enormes almacenes que venden en línea, pero sencillamente no podemos hacerlo. Por lo tanto, agradecemos muchísimo todas y cada una de las compras que hagas con nosotros. ¡Gracias!

Visita el blog de Wendy donde encontrara más sabiduría sobre los cambios nuevos.

Facebook

Reflexionar y responder:
Piensa en tu vida.  ¿Existen ciertos hábitos o viejas formas de ser que necesitas abandonar?  Escríbelos y luego habla con Dios al respecto.  Pregúntale cómo puede ayudarte a hacer cambios permanentes en estas esferas de tu vida.

Si no le has pedido a Cristo que sea el Señor y Salvador de tu vida, ¿por qué no lo haces ahora?  Hoy es el mejor día para hacer cambios permanentes en tu vida.  ¡Tú puedes ser una nueva criatura!

¿Te consideras una hija del Rey?

¿Existe algún aspecto de tu vida que necesita cambios?

¿Has conversado con Dios sobre cómo renovar tu vida?


Versículos poderosos:
Juan 3:16, "Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna." (NVI)

Juan 3:17, “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.” (NVI)

Colosenses 3:1-2, "Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra." (NVI)


© 2013 de Melissa Taylor. Todos los derechos están reservados
Se ha producido un error en este gadget.

Archivos del Blog

Buscar en este blog